Los organizadores profesionales de espacio. El trabajo del futuro

Nacio en el Estados Unidos de los ’80 y ahora ha encontrado su auge frente al choque generacional que refleja sus necesidades en el consumismo.

11 diciembre 2020 ·
Compartir
organizadores_profesionales_1_binary

Sumergidos en un mundo de excesos, el caos nos rodea como si fuera algo cotidiano, queremos más de todo y enseguida. Lo nuevo es nuevo hasta que algo mejor irrumpe en el camino y lo sustituye, hasta que su vez deje de ser nuevo. ¿Qué pasa con todos esos muebles, prendas y accesorios que usamos, pero que llegan a acumularse patosamente en cajones, mesas o bandejas? Ya no se trata solo de lo nuevo, sino de aquello que es ‘tan viejo’ que ni recordamos tenerlo.

Pues que se quedan ahí, olvidados y, sobre todo, mal utilizados. Parece un descubrimiento de hace poco tiempo, pero los organizadores profesionales han existido mucho antes de la llegada de Marie Kondo o The Home Edit. Indudablemente estas cracks del sector han dado visibilidad a una profesión, que todavía está buscando su reconocimiento entre el público, ya que va mucho más allá de ordenar y dividir artículos por colores.

Dar y mantener la armonía de espacios y objetos es una cualidad estética siempre ha existido.

Cada trabajo tiene un arte, su arte y los organizadores destacan por ser personas que, tras su formación en instituciones certificadas como la NAPO oen el caso de España, en The Home Academy, pueden enfrentarse a procesos de evaluación, decisión y acción con lo que respecta la reubicación o la eliminación de objetos, espacios y datos. Como siempre acompañando al cliente, sin imponer su propia visión, hacia el trabajo a realizar.

¿Por qué nadie se toma en serio a los organizadores profesionales? Con que reflexionemos un poco, nos daremos cuenta de que acaba ubicándose en el gran paréntesis de trabajos que “los podría hacer cualquiera”, pero da la casualidad de que no todxs se dedican a ello, ni se les da bien.

Puede que estos profesionales tengan una propensión hacia la creación de armonía del hogar, sin embargo el objetivo de su trabajo es mucho más profundo que el de buscar belleza. Los servicios más conocidos a nivel mediático son la catalogación de despensas o el orden de armarios y joyeros, a muchxs les sorprende cuando el servicio de organización se expande a mudanzas donde nace un equipo de colaboración entre mudancistas y organizadores o el asesoramiento a clientxs con síndrome de Diógenes.  

No en todos los casos se necesita crear caos para que nazca el orden.

La parte clave es presentar cercanía y empatizar con quien está frente al empleadx: ¿cómo podemos deshacernos de pertenencias de una persona querida que acaba de fallecer? ¿será posible que el cliente consiga quedarse con un cuarto de las tazas que posee (y que no utiliza)?

La parte clave es presentar cercanía y empatizar con quien está frente al empleadx: ¿cómo podemos deshacernos de pertenencias de una persona querida que acaba de fallecer? ¿será posible que el cliente consiga quedarse con un cuarto de las tazas que posee (y que no utiliza)?

Estxs profesionales tienen mucho que ofrecer, y que apoyándonos para poner orden en nuestras cosas, tal vez nos estén ayudando a dar forma en nuestra vida.

Compartir

    Artículos relacionados