Estas personas luchan contra quienes abusan de los becarios

La cuna en la que naces predestina la profesión que vas a poder ejercer. Una verdad que nos podrían haber dicho a todos los que no somos hijos de papá, antes de empezar a soñar con trabajar en publicidad.

9 diciembre 2020 ·
Compartir
becarios_binary

Según Google, las palabras similares a precariedad son inestabilidad, inseguridad y fragilidad. Pero también lo debería de ser publicidad. Quien haya pisado una agencia de publicidad sabe que las condiciones que tienen que aceptar los becarios son precarias. Una situación que se cubre con una tirita con forma de la respuesta más típica y generalizada.

“Todos hemos pasado por ahí”, 5 palabras que se han convertido en el tormento de todo aquel que sueña con Mad Men. Hacer a los demás algo que está mal, por el hecho de que a ti te lo hicieran antes, es injusto en cualquier lugar. Y es algo que deberíamos de tener ya más que metido en la sesera.

Son pocos los que conocen las injusticias con las que tienen que lidiar cada dia los becarios de las agencias de publicidad españolas. Te mudas a Madrid y vendes el riñón que esto implica. Estas 6 meses en una gran agencia donde se trabaja con cifras donde los ceros van de 6 en 6, mientras tu suelo es de únicamente uno.

Pocos conocen las injusticias con las que tienen que lidiar los becarios

Te dicen que solo tienes que trabajar hasta las 14:00 mientras ves el atardecer cada día desde la ventana de la oficina. Cuando tu precario contrato termina, tus esperanzas de quedarte con un sueldo digno se desvanecen con una palmadita en la mano y una puerta cerrada detrás de ti al no querer volver a pasar 6 meses más por esas condiciones.

Y llega el momento en el que has pasado por 3 agencias,  llevas más de un año y medio gastando tus ahorros para poder trabajar en lo que siempre has soñado, tu cuenta está a 0, y las únicas ofertas que te siguen llegando no te dan ni para pagar una habitación en un piso compartido. En ese momento es cuando te das cuenta de que te has metido en un sector donde importa más el bolsillo que la mente, y nadie te había avisado de ello.

“¿Mi camino acaba aquí cuando no podemos permitirnos más ser unx becarix?” Un pensamiento que nos atormenta a tantos, pero que ahora podría desvanecerse gracias a una nueva iniciativa, que ha llegado para poder decir basta. Bajo el lema “Queremos lo básico” ha nacido Basic Lebel, un sello de calidad que pretende unir a las agencias para asegurar a sus becarios unas garantías que en otros sectores son básicas.

Su objetivo, que los becarios solo trabajen para aquellas agencias que tengan el sello

Inundando Instagram Basic Label con verdades que muchos pensamos, pero nos faltaba valentía para decir, como “Un “buen trabajo” no paga ningún alquiler”, busca concienciar tanto a profesionales como becarios. Gritos de guerra que representan dos peticiones básicas: que a cada becario se le pague al mes, como mínimo, el precio medio del alquiler de una habitación en la comunidad autónoma en la que se encuentre su agencia.

Y que se le diga con 15 días de antelación a la finalización de su convenio cuál será su futuro en la agencia; es decir, si el fin de su precario contrato implicará la llegada de uno mejor o eso solo eran falsas esperanzas. Siendo esto solo lo básico, conscientes de que si pidieran más, muchas agencias rechazarían unirse a esta nueva forma de “buscar talento”. 

Su objetivo final, que todo becario únicamente acepte trabajar para aquellas agencias que posean este sello. ¿Serían las agencias capaces de asumir esta pérdida? 

Compartir

    Artículos relacionados