¿Cuál es la cultura millennial?

Cuando vas a otro país y preguntas qué es una comedia romántica, aunque no sea propia de su cultura ni de su estilo de...

22 enero 2019 ·
Compartir
Photo by Jakob Owens

vía · Jakob Owens

Cuando vas a otro país y preguntas qué es una comedia romántica, aunque no sea propia de su cultura ni de su estilo de cine, saben lo que es. Pero, además, es probable que tengan una percepción similar a la tuya sobre ella. ¿No te parece raro? ¿Por qué?

Este año he estado viviendo fuera de España y he encontrado la respuesta a esas preguntas. Si compartimos algo es porque estamos expuestos a cosas comunes ¿Y qué hay más común que las producciones de Estados Unidos? Al consumirse en casi todos los países, han generado una gran influencia. Es decir, el hecho de que todos los millennials hayamos visto películas y series estadounidenses hace que tengamos una cultura colectiva común. Por eso, lo que tenemos en común con las personas es en parte gracias a la cultura norteamericana que compartimos.

Pero esto se relaciona con otra cosa. Un tema que la psicología ha estudiado mucho es el efecto de la familiaridad al conocer a alguien. Se ha visto que cuando hablas por primera vez con un desconocido y conoces por propia experiencia aquello de lo que te habla, se generan automáticamente emociones positivas hacia esa persona.

Si unimos la idea de la cultura y la familiaridad, nos damos cuenta del impacto que EEUU tiene en nuestra cultura.

Esto hace que podamos sentirnos más atraídos por personas que, de otra manera, sentiríamos poco parecidas a nosotros e incluso ajenas. Esta cultura americana nos brinda un terreno común, donde generar familiaridad y atracción. Y es desde esta similitud desde donde podemos sentirnos seguros para explorar los terrenos de las diferencias.

Pero ¿Cuál es en concreto esta cultura norteamericana que todos tenemos?

Photo from exportiamo.it

Si naciste entre 1996 y 2000 estas películas y series fueron un gran acontecimiento en ese momento de tu vida. Películas como High School Musical, Crepúsculo o Harry Potter. Pueden gustarte muchísimo o generarte profundas ganas de devolver, pero sabes qué películas son y reconocerías a los personajes hasta en la peor borrachera y es justo eso lo que forma la cultura colectiva. Series como Kim Possible, Hannah Montana o Los Magos de Waverly Place. Aunque hay millones más: Raven, Cheetah girls, Camp Rock o Zack y Cody.

Puede que crecieras asustad@ por Gollum, maravillad@ por Jack Sparrow y su capacidad de estropearlo todo para conseguir escapar después. Creías que tus juguetes tenían una vida paralela después de ver Toy Story. Incluso que los peces en las peceras sufrían cuando se acercaba la gente a mirarlos como en Buscando a Nemo.

Así, de pronto, descubriste que había vida más allá de toda la cartelera infantil. Lloraste viendo En busca de la felicidad aunque no fue hasta años después que comprendiste la cruda realidad de la que habla. Te emocionaste con El diario de Noa o te viniste muy arriba tras ver V de Vendetta. No sabes si al ver Saw te acuerdas de lo mucho que te asustaba o de las veces que la pusiste para intentar asustar a la persona que te gustaba. Sí, tod@s sentimos la opresión social cuando, de adolescentes, vimos Hacia rutas salvajes. Solo queríamos dejarlo todo y hacer aquello que nos pedía el instinto.

Pues en España estamos haciendo lo mismo, generando una cultura colectiva propia.

Photo by Mango Street Lab

Estamos viviendo un momento muy especial de cambio. De novedades hacia un camino que nunca ha sido recorrido antes. Desde el feminismo y todos los cambios sociales que están sucediendo (y, gracias a Dios, de una manera mucho más rápida de lo que suelen darse) hasta la capacidad que tiene internet de hacernos a todos partícipes de algo.

Para mí, algunos momentos en España que quedarán siempre en la cultura de nuestra generación son varios. Empezaría por el Shake it Out de Amaia. Fue una explosión de sentimiento que nos emocionó a todos y mostró su alma de artista. No todos vieron Operación Triunfo, a no todos les gustó, pero todos sabemos qué es y quién es Amaia. Sí, está en nuestra cultura de Millenials españoles.

Otro cambio destacable ha sido Rosalía, esa artista que ha dado la vuelta a la tortilla a nuestra visión de España.

Muchos solían rechazar todos los símbolos propios de España. Pero Rosalía con su Nazareno en skate y toda su estética española pero actual nos ha hecho ver el atractivo y la fuerza que tienen.

Destacaría también la nueva cara que Ignatius pinta sobre el humor. Es algo que perdurará siempre en nuestra forma de ver y disfrutar el humor. Cómo te sentiste profundamente identificado con las letras de Love of Lesbian, o no tanto con las de Taburete, pero disfrutabas bailándolas con los ojos cerrados, sintiendo ese “no me importa una mierda nada” que te regala la borrachera en su mejor momento.

Pueden no gustarte, pero sabes quienes son y viviste el momento en el que aparecieron. Ésa es la cultura colectiva que compartimos gracias a haber consumido las mismas producciones, artistas y humoristas.

Sí, tenemos mucho, mucho en común. Y eso nos hace más fuertes. Nos hace una piña. Luchamos con valores parecidos y disfrutamos con recuerdos comunes. Valorémonos entre todos, podemos tener diferencias, pero somos más parecidos de lo que creíamos. Y eso, te lo aseguro, no es malo. Es precioso. Poder compartir tantos momentos, tantos recuerdos, tantos gustos. Y eso no te hace menos tu, porque sigues teniendo tus características personales, tu contexto individual, tu familia, tus genes. Pero una parte, sí la compartimos. Y eso es muy bello. Poder ver lo similar en el otro, es un don. Veamos lo que nos une y la fuerza que tiene, entendiendo que, aunque hay cosas que nos separan (cultura de cada comunidad, tendencias políticas, planes de futuro…) NO solo existe eso. Hay una infinidad de cosas que nos unen.

Compartir

Topic ·

Rosalia

    Artículos relacionados