Negación, ira, depresión... Las fases por las que vas a pasar durante la cuarentena : (

Dirigido especialmente a las personas confinadas en casa y que están experimentando altos niveles de frustración Han pasado más de 30 días desde que...

12 abril 2020 ·
Compartir
confinamiento_binary

Dirigido especialmente a las personas confinadas en casa y que están experimentando altos niveles de frustración

Han pasado más de 30 días desde que se decretó el estado de alarma en España. 30 días de confinamiento para muchas personas. Ese #QuedateEnCasa que todos compartimos, o bueno, casi todos compartimos. Dirigido especialmente a las personas confinadas en casa y que están experimentando altos niveles de frustración.

Desde el primer momento hemos tenido recursos a través de las redes sociales para no aburrirnos. Los Challenge; dibuja un tomate, toques con papel higiénico, plantillas de bingo, sube tu foto de cuando eras pequeño, sube tu foto haciendo deporte, etc. También, seguimos una iniciativa como acto colectivo, a las 20:00, hora menos en canarias, todos salimos al balcón o ventana para aplaudir, qué bonito. Los que no son tan afortunados aplauden en su patio interior o incluso en el sofá, por no tener nada de esto. La frustración aumenta. ¿Qué le ha pasado a la gente? Encontramos una explicación al comportamiento humano en estos momentos.

Veamos cómo ha reaccionado la gente y por qué

El cerebro está intentando asimilar todo lo que está ocurriendo. Al principio, nos parecía muy lejano, eso nunca iba a llegar aquí. Pero llegó y ha hecho que tengamos que parar nuestras vidas sin saber cuándo volveremos a la “normalidad”. Veamos cómo ha reaccionado la gente y por qué.

Negación: Todo esto es exagerado. Personas que salen a correr, pasean y se sientan en el banco a pasar el rato. El resto son histéricos, alarmistas. La pandemia mundial que estamos viviendo no va con ellos. Se ven obligados a quedarse en casa. Les han privado de su libertad y deciden que es divertido participar en todos los challenge, nominando a más gente que en un concurso de televisión. Esto es solo una gripe y todos los fallecidos son personas con patologías previas. Está negando la realidad de los hechos, no se enfrenta a la situación y gana tiempo para sí mismo.

Ira: La que menos pasa desapercibida. Una medida como la que se ha tomado puede parecer que nos han privado de nuestra libertad. Comienzan a cuestionarse por qué. Buscan culpables y empiezan a darle vueltas al asunto, si hubiese pasado de otra manera y sentimos ira, irritabilidad, frustración...

Todo esto hace que sientan el impulso de expresarlo, no es malo sacarlo, siempre y cuando no se vea afectada su integridad física o la de otras personas. Un ejemplo, es aquel que sale al balcón a gritarle a todos los que ve caminar en la calle. Sin saber a dónde van o de dónde vienen. Simplemente, le grita, porque está encerrado en su casa y la otra persona no. No piensa en por qué está sin poder salir. Únicamente no lo puede hacer y se siente superior por estar  obedeciendo. Quizás los sentimientos que están viviendo no justifican el modo en cómo lo expresan. Es fácil perder las formas, que no se quede atrás la buena educación.

Ante la frustración que no se quede atrás la buena educación

Por otra parte, el número de afectados y fallecidos en España alcanza cifras alarmantes. Estas, sean o no sean oficiales, nos hacemos una idea de la gravedad. Hay familias, amigos y conocidos que lo están viviendo muy de cerca. Sin poder visitar a sus seres queridos que están ingresados o sin poder realizar una forma de funeral y despedir a la persona que se ha ido. Esta parte es muy importante para afrontar la pérdida de una persona y no se permite hacerlo. La búsqueda de culpables y de incomprensión crece, encerrados en casa y en soledad con uno mismo.

Depresión: En este caso hablamos de una depresión endógena.  El confinamiento nos obliga a permanecer en casa, la actividad de ejercicio físico, entre otras cosas,  se verá reducida. Todas las hormonas que segregamos cuando estamos activos empezarán a bajar de nivel. Hablamos de la serotonina, noradrenalina y dopamina. No son las únicas que entran en acción pero sí, las que probablemente, les suenen.

Es evidente que es un proceso químico complejo. Podemos presentar algunos síntomas como insomnio o exceso de sueño, falta de apetito, apatía (falta de motivación, indiferencia hacia las cosas), cansancio, entre otros. Todo esto es normal. Como ya se ha dicho antes, la falta de actividad física provoca cambios en nuestro sistema neuronal. Solo hay que tener en cuenta que esto no se convierta en la rutina propia del sofá a la cama y de la cama al sofá. No debemos dejar que este estado depresivo tome el control. En otras palabras, que estos síntomas depresivos no pasen a ser patológicos.

Por otro lado, respecto a la situación que estamos viviendo podemos sentir tristeza, incertidumbre o vacío. Es entonces cuando comprendemos los hechos y todo el impacto que está teniendo. Es importante reconocer el dolor como parte de la recuperación de este estado.

Para muchos una carga, para otros el declive de su bienestar

¿Y las personas que ya sufrían un trastorno del estado de ánimo?

Se les ha limitado el tratamiento. No el farmacológico, puesto que si lo estaban tomando pueden salir a la farmacia cuando este se les termine. Tampoco, el psicológico, es posible que su terapeuta esté en contacto con esta persona de forma telefónica o vía online. Pero, gran parte de una recuperación es el contacto social, la realización de actividades en grupo y los horarios que le hacen enfrentarse a salir de casa. Qué frustración,¿ no?. Pero, con estas medidas que se han tenido que tomar, la exposición a una pérdida de la motivación y el aislamiento aumenta. Sobrellevar el quedarse en casa, para muchos una carga, para otros el declive de su bienestar.

Negociación: Es el momento de buscar soluciones. Creamos rutinas buscando una estabilidad emocional. Sacamos la esterilla, los ingredientes para cocinar, aspiradora, abrimos archivos perdidos en el ordenador, la guitarra, libros… Todo en un orden durante el día. Vemos una oportunidad para retomar todo lo que se dejó a un lado por falta de tiempo o avanzar en trabajo, estudio acumulado. No queremos sentir sentimientos de culpa.

Aceptación: La realidad es aceptada. Se produce un crecimiento personal al superar esa adversidad. El sufrimiento de las anteriores fases ha sido necesario para llegar a este punto. Empezamos a llevar nuestro día a día afrontando la situación.

Y tú, ¿te has sentido así en algún momento del confinamiento?

Y tú, ¿te has sentido así en algún momento del confinamiento?

Estos cinco estados no tienen por qué presentarse en ese orden. Tampoco se tienen que dar todos. Puede que des saltos de uno a otro durante semanas o incluso presentarlos todos en un día concreto. Es probable que el concepto de aceptación aún no esté en el diccionario de muchos. La incertidumbre de las circunstancias no nos permite fijar una negociación.

Nuestra economía familiar, estudios, trabajo están en pausa. Pensar en un futuro más allá de tres meses nos crea inseguridad e inestabilidad. Estas fases se irán repitiendo e irán aumentando o disminuyendo la intensidad según los acontecimientos. Estas fases, son las fases del duelo. En esta ocasión perdemos la libertad de seguir con nuestras vidas tal y como lo estábamos haciendo. Un cambio que se nos ha impuesto, inesperado y sin plan anticipado de recuperación. Una situación que ha roto los esquemas. Que ha aumentado la frustración de muchos.

No todo es negación, ira, depresión, negociación y aceptación. Aparecen más emociones y conductas positivas como los actos altruistas, aplausos, realización personal y conversación eternas con familiares y amigos. También, hay otros actos negativos como el egoísmo inexplicable de muchas personas al no quedarse en casa. Posiblemente caracterizado por su personalidad. Simplemente, es un repaso que nos hace entender por qué nos comportamos de la manera que lo hacemos. Sin juzgar, esta situación no es fácil y cada uno la lleva como puede. Con más o menos recursos. Mucho ánimo.

Compartir

    Artículos relacionados