Tres cómicas nos cuentan como es actuar en una pandemia

Paula Púa, Camila Carranza y Carmen Romero hablan de como ha sido reírse del Covid

27 noviembre 2020 ·
Compartir
comicas_binary

La pandemia del Covid-19 ha arrastrado a la mayoría del ocio en directo a la desaparición temporal. La música en directo, las obras de teatro o las actuaciones cómicas se han visto muy mermadas.

Ya que su concepción inicial, ya era de aforos pequeños en bares. Algunos Open Mics de comedia en Madrid siguen celebrándose. Son el último reducto que queda para que los cómicos puedan probar sus textos de Stand Up en plena crisis del Coronavirus.

Gustavo Capiello que coordina Probando Material un Open con más de seis años de historia que ahora se celebra en la capital. Nos ha invitado a ser testigos de una de sus ediciones durante el Estado de alarma en Madrid. Hemos hablado con tres de sus participantes para conocer como es hacer comedia durante una pandemia.

Paula Púa, 27 años, Valencia, vive en Madrid

¿Cuándo empezaste en la comedia? ¿Por qué lo hiciste?

Siempre he sido muy fan de la comedia y del stand-up, aunque ha sido hace poco cuando he empezado a dedicarme a ello de forma profesional. Estudié Periodismo y Comunicación Audiovisual y al principio metía la comedia donde podía, en una columna que tenía en un periódico de Valencia (Las Provincias) y en mis secciones de algunos programas de radio en los que me dejaban colarme. Al tiempo de mudarme a Madrid fue cuando empecé a hacer stand-up, hace como dos años.

Empecé a escribir comedia porque creo que escribir es de lo poco que sé hacer bien (además de dormir) y el humor siempre lo he tenido presente. Para atreverme a hacer stand-up por primera vez tuvo que haber una cerveza de por medio, la verdad.

¿Tuviste que cambiar los textos para adaptarlos a la nueva normalidad?

Más que cambiarlos, escribir nuevos. Los textos que escribí en su momento sigo utilizándolos, aunque en algunos sí que es necesario decir que lo que estoy contando ocurrió antes de la pandemia, para que tenga sentido y para que el público no crea que me estoy saltando el confinamiento a la torera. Las experiencias son una fuente importante de lo que escribo y si me he pasado tres meses sin salir de casa y relacionándome por skype, es natural que el nuevo texto hable de ello, aunque intento no abusar. También mola poder usar la comedia para evadirse de todo lo que ha sido este año. De hecho, gran parte de mi texto tiene un humor bastante surrealista, por lo que hay muchos chistes que he podido dejar intactos.

¿En qué se diferencia actuar en pandemia de actuar en la vieja normalidad?

La gente. Antes, si llenabas la mitad de la sala, era un bajón. Ahora es lo máximo que se permite y no siempre se llena, claro, todavía hay miedo de salir. Además está el tema de las mascarillas. Si el público no se ríe en alto o no aplaude, estás actuando delante de caras inexpresivas, no sabes si están sonriendo o cagándose en tus ancestros. Lo bueno es que los cómicos que no llenábamos antes, ahora tenemos la excusa de la pandemia. Aquí estoy llorando, pero como es una entrevista escrita no lo sabéis.

¿Cómo ves el futuro de la comedia stand up?

En muchos bares ya ni se hacen opens o shows porque el aforo apenas compensa. No tengo ni idea de cómo será el futuro del stand-up, pero me hace ser optimista que por lo menos ahora no estén desapareciendo del todo. Muchos siguen también adelante con las medidas de seguridad y el aforo reducido.

¿Qué más cosas haces aparte de stand up?

Soy guionista en ‘Todo es mentira’ (Cuatro) y tengo un podcast, como el 90% de la población (en Phi Beta Podcast, ‘Cómprate una vida’, con Virginia Riezu y Sergio Cano). También estoy intentando sacar una serie adelante, como el 90% de los guionistas, y en breve intentaré estrenar un show, como el 90% de los cómicos (‘Las Superpenas’, con Helena Pozuelo y Ana Bravo). De vez en cuando, también hago pequeñas colaboraciones: la última, poner voz a un personaje de ‘Biotopía’, un proyecto de Manuel Bartual. Y ayer hice macarrones.

Camila Carranza 22 años, Madrid

¿Cuándo empezaste en la comedia? ¿Por qué lo hiciste?

La risa siempre ha sido uno de los principales motores que han encausado mi vida. Desde que recuerdo siempre fui el payaso de la clase y auténticamente gozaba de interrumpir a los maestros para soltar algún chiste y hacer la clase de matemáticas, (o lo que fuera), un poco más amena.

A los 16 años comencé a escribir comedia y hacer videos en youtube, los cuales en mis años de instituto y bachillerato, tuvieron bastante éxito. Comencé mi carrera profesional como comediante en enero del 2020, principalmente porque el stand up comedy era una de las cosas que más miedo me daban en el mundo; y si soy adicta a algo, es a la adrenalina. Probablemente si hubiese sido sencillo para mi, nunca me hubiera subido a la tarima.

¿Tuviste que cambiar los textos para adaptarlos a la nueva normalidad?

La nueva normalidad simbolizó para mí una nueva forma de hacer comedia. Después de cuatro meses de haber dejado el escenario, decidí volver al stand up con el objetivo de atacar a un público más global. Actualmente estoy trabajando en crear premisas y remates universales con los que pueda empatizar cualquier persona de cualquier nacionalidad. Y el covid, al ser un tema mundial, ha funcionado como una excelente fuente de inspiración. Teniendo siempre en cuenta no sobrepasar el límite de respeto, ya que hoy en día se trata de un tema claramente controversial.

¿En qué se diferencia actuar en pandemia de actuar en la vieja normalidad?

El circuito de open mics en Madrid se vio bastante afectado, actualmente se encuentran cerrados aproximadamente el 80% de opens, y el 20% están abiertos con aforo limitado. Aun así, el público que viene a ver comedia, viene con todas las ganas de pasar un buen rato. Es un público abierto y entregado a olvidarse un momento de este año tan bizarro y tomar los chistes con filosofía.

Quizás podría decir que en la vieja normalidad, la gente no valoraba tanto un open mic de comedia, pero hoy en día se nota que es un público agradecido de poder consumir risas en tiempos de crisis.
Definitivamente el stand up comedy se ha vuelto una tendencia de esta generación. Algunos nos llaman “los rockstars contemporáneos”. El comediante habla de lo que no se habla y muchas veces representa un símbolo anarquista que manifiesta algunos problemas sociales de los que otros no se atreven a hablar.

¿Cómo ves el futuro de la comedia stand up?

Creo que es un arte con mucho futuro, ya que es un espacio de libre expresión que realmente puede llegar a generar grandes cambios sociales. Por eso me parece preciso remarcar la importancia de que a pesar de hacer comedia, no se debe perder la integridad.

¿Qué más cosas haces aparte de stand up?

Formalmente soy actriz y directora de cine, pero realmente en lo que más invierto mi tiempo es escribiendo comedia. Ya sea para hacer sketches en mis redes sociales (@comediaenegro), o renovando y creando texto para mis shows en vivo. Últimamente he trabajado también en varios proyectos de modelaje (@camilacarranzza), tomo clases de improvisación y cursos para continuar mi formación como actriz. Me encanta hacer deporte en la naturaleza y echar las risas con amigos, que al final resulta ser mi mayor fuente de inspiración.

Carmen Romero, 28 años, Madrid

¿Cuándo empezaste en la comedia? ¿Por qué lo hiciste?

Empecé haciendo vídeos cortos para Internet hará unos 3 ó 4 años. Tenía ideas recopiladas que a mí me parecían graciosas y me decidí a desarrollarlas. En 2019 empecé a hacer stand-up.

¿Tuviste que cambiar los textos para adaptarlos a la nueva normalidad?

No. Sé de cómicos que han hecho textos sobre la pandemia y han dejado atrás lo que tenían o lo han aparcado por el momento por diversas razones. Yo no he sentido la necesidad de cambiar nada ni de escribir sobre algo en concreto únicamente. Prefiero seguir haciendo lo que hacía, que es lo que me nace y con lo que disfruto. Sí me sale hacer alguna referencia, pero algo pequeño, hacer grandes cambios no.

¿En qué se diferencia actuar en pandemia de actuar en la vieja normalidad?

El hecho de actuar no se diferencia en nada, salvo que ahora es más común actuar para menos público por la reducción de aforo. Los mayores cambios están a la hora de relacionarte con la gente que está en el mismo sitio o tomar las medidas de precaución necesarias para evitar los contagios.

¿Cómo ves el futuro de la comedia stand up?

Espero que dejen de vetar la cultura como lo están haciendo y dejen de poner tantos problemas a los sitios donde se hace comedia. Ojalá traten con el mismo rasero a todos los lugares cerrados, sean bares, teatros o medios de transporte. Supongo que será una mala racha que aún durará unos meses, pero quiero creer que cuando pase un tiempo y haya vacuna todo se parecerá más a la situación que teníamos antes.

¿Qué más cosas haces aparte de stand up?

Vídeos, viñetas, mi trabajo aparte y los domingos me gusta ir a dar de comer a las palomas al parque, si no está cerrado.

Compartir

    Artículos relacionados