Cinco teorías que podrían explicar o no, el origen del Coronavirus

En unos días nuestro mundo ha cambiado tanto que parece que sea otro. Y hemos llegado a él como si por arte de magia...

21 abril 2020 ·
Compartir
coronavirus_binary

Ilustración · Luis Cebe

En unos días nuestro mundo ha cambiado tanto que parece que sea otro.

Y hemos llegado a él como si por arte de magia se tratase. Como cuando eras pequeño, te dormías en el sofá y te despertabas en la cama.

Toda la vida fantaseando con la existencia de universos paralelos. Y de la noche a la mañana nos encontramos viviendo en uno. Donde el “radiopatio” es la forma de socializar de moda. Donde los perros han pasado a pasear a los humanos. Donde no dar la mano ni dos besos es la forma de saludar más educada. Donde los animales están controlando las calles mientras nosotros estamos enjaulados. 

La posible existencia de universos paralelos y sus características han fascinado al ser humano desde sus orígenes. Supongo que en parte se debe al alivio que tiene que dar poder cargarnos un mundo con la tranquilidad de tener otro “idéntico” al que ir. Con toda la libertad de poder destrozar este nuevo. Como si de un hogar de usar y tirar se tratase.

Una idea que ha alimentado la ficción hasta generar un sinfín de libros, películas y series. Pero también teorías avaladas por las personas con más coco de nuestra destructiva raza.

Pero, ¿cómo hemos podido haber llegado aquí? ¿Qué teoría será la cierta? ¿Qué ficción habrá traspasado al plano de la realidad?

Teoría 1. El último trabajo de Stephen Hawking, publicado pocos días antes de su muerte. Contiene las indicaciones para construir una sonda espacial capaz de dar con un universo paralelo. Quizá alguien lo confundió con unas instrucciones del Ikea y sin saberlo ni quererlo acabó construyendo un cañón con la fuerza de teletransportar a millones de personas.   

Teoría 2. Tal vez existe un laboratorio (no digamos que país lo controla para no meternos en temas políticos. Que tengan acento ruso o yankie nos es indiferente) donde experimentan con niños con capacidades sobrenaturales. Y uno de estos pequeños sujetos, que quizá no está ni rapado ni le sangre la nariz. Ha abierto un agujero tan grande que ha hecho que todos acabamos en este paralelo mundo. No oscuro y lleno de Demogorgons como en Stranger Things, pero sí con cambios que dan algo de miedo. 

Teoría 3. Quizá alguien que tenía que morir, fue capaz de burlar a la muerte, creando un universo tangente o realidad paralela, la que no debía suceder, como en Donnie Darko. Y hasta que esta persona no muera no volveremos al universo primario. Así que por favor que alguien nos haga el favor a todos de disfrazarse de conejo diabólico y convencer a este sujeto de que debe de morir, por el bien de toda la humanidad.

No queremos que cuando llevemos 28 días, 6 horas, 42 minutos y 12 segundos de cuarentena el fin del mundo llegue.

Teoría 4. En 2019, un equipo de investigadores del Laboratorio Nacional de Oak Ridge (Tenesse) afirmó en una entrevista para la NCB, que por primera vez en la historia de la humanidad, iban a ser capaces de abrir un portal hacia un universo paralelo. En estos tiempos en los que los experimentos fallidos parecen estar de moda, puede que la apertura de esta ventana no saliese como se tenía previsto y por el miedo a la avalancha de críticas que supondría reconocer este fallo. Nadie nos ha informado de nuestra llegada al reino del Covid-19. 

Teoría 5.  “Cerré los ojos y aparecí en otra dimensión, una en la que me querías y no era un llorón” - Amor a quemarropa, de 9ckles. Como en esta canción de desamor, a lo mejor alguien, con ayuda divina o del diablo. Ha logrado que esto ocurra, para pasar la cuarentena junto a su amadx. Si esto es así, quién hayas sido, más te vale que la convivencia no acabe con vuestro apasionado amor. 

¿Cuál será la teoría correcta? ¿o de verdad todo esto se debe a un “hay un pangolín en mi sopa”? Y quién sabe qué más cosas darán un giro (a lo voltereta mortal) mientras vivamos en esta realidad.

Un mundo paralelo donde nuestras rutinas han pasado a convertirse en un apocalipsis vivido desde el sofá en pijama y con Netflix como arma (contra él nada que hacer).

Quizá esto acabe cuando viajemos a un mundo paralelo nuevo, donde todo habrá dado un giro., Pero por lo conscientes que seremos de todo lo que teníamos antes de esta surrealista situación.

Compartir

    Artículos relacionados