Esta gente vende aire embotellado de tu pueblo

El aire puro y sin contaminar de tu pueblo despoblado puede ser un artículo de lujo muy caro

11 mayo 2022 ·
Compartir
aire-embotellado_binary

@sharonmccutcheon vía Unsplash

Imagínate una película de ciencia ficción. Un futuro distópico en el cual la calidad del aire es tan mala en el planeta que los habitantes se pelean por un puñado de litros de esa sustancia pura, recogida en zonas recónditas del mismo. Pues bien, esta fantasía hoy tiene un poco menos de ficción, porque ya se hace.

Lo que igual a ti y a mí nos parece distópico, a un ciudadano de una megalópolis china no tanto. Es este el mercado que ha hecho que algunas empresas que empezaron a vender aire “como una broma” estén haciendo grandes cantidades de dinero. Es tan grande el problema de contaminación aérea en China que algunos ciudadanos (spoiler: los más ricos) están dispuestos a pagar hasta 140 euros por aire “limpio”

Por supuesto, la posibilidad de llenar una botella de cristal de la más absoluta nada y exportarla a china como un producto de lujo no ha pasado desapercibida en el mundo “entrepreneur”. Así es que desde 2015 a ahora no paran de aflorar las empresas dedicadas a embotellar aire a lo largo del mundo.

Hasta 140 euros por aire “limpio”

Este es el caso de Leo De Watts. Quien empezó su negocio en 2015, con un precio de 80 libras por 580 ml de aire de pueblo británico. Su empresa, que orienta este producto al mercado asiático, especifica que cada botella contiene aire puro sin ningún tipo de tratamiento ni químico ajeno al entorno. Procedente de los pueblos más bellos de Gran Bretaña. En resumen: aire. En una entrevista, De Watts decía lo siguiente acerca del proceso de manufacturación de su producto:

“Ponemos nuestra red en el aire y caminamos o corremos para tratar de llenarla con la mayor cantidad de aire posible. Después se vierten sobre las jarras y se cierra la tapa”.

A la hora de justificar su negocio, De Watts hace referencia a que en muchos lugares desean respirar tan puro como se respira en Gran Bretaña. 

“Solo una pequeña inspiración para estas personas probablemente tendría un efecto diferente. Sería como ser mágicamente transportado a un campo verde abierto, libre de contaminantes con el sol brillando y los pájaros cantando.”

Eso si, también recomienda no abrir el bote.

“Ponemos nuestra red en el aire y caminamos o corremos para tratar de llenarla con la mayor cantidad de aire posible. Después se vierten sobre las jarras y se cierra la tapa”

De Watts es uno de los pioneros, pero la saga no acaba aquí. Ante la rentabilidad de este negocio, otros “emprendedores” decidieron tomar el mismo camino (y a precios incluso mayores). Así, nos encontramos con Vitality Air, que vende a 25 euros la botella de 8 litros de aire de las Montañas Rocosas canadienses. Otra sería Air de Montcuq, de la campiña francesa. En el ranking de los aires embotellados más caros encontramos a Coast Capture Air. Que vende también de la costa británica a 87 euros la botella. Pero si piensas que este puede ser el más caro, te equivocas. La startup ganadora del ranking es sin duda Genuine Mountain Air de Suiza. una empresa inglesa que vende el aire de montaña suizo por 167 dólares (138 euros) la botella. En fin. Todos sabíamos que los ingleses son asquerosos, esta información sólo nos lo confirma. 

En España también tenemos a nuestro respectivo magnate del aire que, como no, tenía que ser de Ibiza, la tierra del hippismo chick y los ricos sin escrúpulos. Este se trata de Gianluca Pomo, un heladero italiano afincado desde hace años en la isla, el cual ha cambiado el helado por algo más intangible. 

"100% aire puro sin aditivos, hecho en España y sin gluten"

En su caso, el aire es enlatado en vez de embotellado. Lo vende como recuerdo de la isla (apelando a lo poético) y no exclusivamente para su inhalación. Además, el aire de Gianluca es mucho más asequible. Las latas Aire de Ibiza” se pueden adquirir por un precio que va desde los 3,90 euros hasta los 5,90 euros por unidad.

Cuando le preguntan el por qué de su negocio, habla de la lata “como un concepto” y que “si alguien quiere abrir la lata, es que no ha entendido nada”. Las características principales indicadas en cada lata son el peso del aire, de 0 gramos, y el contenido: 100% aire puro sin aditivos, hecho en España y sin gluten. 

Para terminar, me gustaría acabar con la frase que se puede leer en las latas de  “Aire de Ibiza”:

"Cierra los ojos y respira profundo, imagina azul como el color de nuestro mar, recuerda la luz sensacional de la isla, no olvides nuestra puesta de sol, da espacio a la emoción, no abandones tus sueños y vive con optimismo".

Compartir

    Artículos relacionados