Las rebajas son como una gastroenteritis llegan el siete de enero y nadie esta preparado

Suero y reposo para las rebajas. Te entran las prisas y hasta sudores por coger esa chaqueta de cincuenta euros por cuarenta y seis....

14 enero 2020 ·
Compartir
binary-rebajas

Suero y reposo para las rebajas.

Te entran las prisas y hasta sudores por coger esa chaqueta de cincuenta euros por cuarenta y seis. Son contagiosas y la gente huele tu miedo a perder esa prenda tan valiosa. Por lo que acaban actuando igual para proteger la suya.

Para más inri, las señoras que rezuman colonia de Malú te empujan para cogerle a su nieta la camiseta de Rosalía. Y al final acabas con dos costillas rotas haciendo una cola interminable, pero por si acaso preguntas quién es el último.

Enhorabuena, acabas de pagar un pantalón que te queda estrecho porque, según tú, en una semana con la dieta de la piña te quitarás ese michelín. Tu cerebro rebosante de endorfinas te elogia. – Ganga. La reina del regateo. Sí, te lo vas a poner MUCHÍSIMO –. Figura.

En mi caso, acabo compartiendo una cuenta de Wallapop con mis amigos.

Más que vender, exponemos la poca dignidad que nos queda, aparte de nuestro claro síndrome de diógenes textil: “pantalón vaquero brillante: cinco euros y dos usos”; “camiseta con lentejuelas para luego vestirme de negro: tres euros y cero usos”; “chaleco de pescador de color beige para creerme trapera: siete euros y tres usos”. Somos conscientes del poco éxito a posteriori, y, sin embargo, queremos nuestra pequeña dosis anual para canalizar las frustraciones durante al menos unos días, consiguiendo abrir todos los chacras con un top lencero de cuatro euros.

Por eso, quizá no estemos hechos para un problema intestinal como este, y, al final, no nos quedará otra que enfrentarnos a esto siendo señores mayores con mucha sabiduría y experiencias vividas. Así que, la próxima vez que llegue el 7 de enero, relájate, respira hondo y esperara a que tu cuerpo y mente estén lo suficientemente experimentados como para resistirlo todo (o al menos hasta tener nietos fans de Rosalía).

Compartir

    Artículos relacionados