Hablamos con Andrea Sayago, la escritora símbolo de la lucha contra el bullying.

Andrea Sayago es una joven escritora de 19 años que este año ha publicado su primer libro en físico. Titulado Zach Woods.  El protagonista, Zach,...

17 diciembre 2018 ·
Compartir
Binary_portada-zach-woods

Andrea Sayago es una joven escritora de 19 años que este año ha publicado su primer libro en físico. Titulado Zach Woods.  El protagonista, Zach, que da nombre a la historia. Lucha junto a su grupo de amigos a través de una asociación contra el bullying dando charlas en colegios e institutos. Atendiendo llamadas de ayuda y acompañando en el proceso a las víctimas.

¿Cuál fue tu proceso durante la escritura de Zach Woods? ¿En qué te inspiraste?
Bueno, la verdad es que fue un proceso bastante intenso y duro en muchas ocasiones. Todo empezó con una idea que en un principio ni siquiera consideré posibilidad. Porque veía super complicado tratar el bullying en una novela. Que no se hiciese pesada y pudiera gustar a jóvenes. Comencé a desarrollar esa idea, hasta que me di cuenta de que podía funcionar. Entonces tuve unos meses de introspección. Pensando y meditando acerca de lo que había provocado el acoso escolar en mí. Como me había condicionado y cómo podía convertir mi dolor y mi experiencia en algo positivo y productivo.

Comencé a desarrollar esa idea, hasta que me di cuenta de que podía funcionar. Entonces tuve unos meses de introspección. Pensando y meditando acerca de lo que había provocado el acoso escolar en mí. Como me había condicionado y cómo podía convertir mi dolor y mi experiencia en algo positivo y productivo.

Hablé con mucha gente que también ha sufrido acoso escolar. Y me empapé bien de todas las emociones, inseguridades, fobias y sentimientos que desembocan el Bullying. Cuando tuve todo eso, me puse a escribir. Sabía de qué quería que fuese la historia, sabía qué quería que transmitiese, pero no sabía si iba a funcionar. Tardé solo cuatro o cinco meses en tenerla lista, y en cuanto la terminé la envié a la Editorial Círculo Rojo, que en seguida me dio el visto bueno y comenzamos a trabajar. La novela ha resultado ir bien. Mucho éxito, presente como lectura obligatoria en diversos institutos y en casas de personalidades tan destacadas como Sofía Ellar, Álvaro Soler, David Moreno o Wyoming.

Hablé con mucha gente que también ha sufrido acoso escolar. Y me empapé bien de todas las emociones, inseguridades, fobias y sentimientos que desembocan el Bullying. Cuando tuve todo eso, me puse a escribir.

La parte del acoso escolar la tenía cubierta. Me faltaba conocer la visión de una persona que haya crecido en un ambiente de hospitales y médicos. Además de empezar a investigar experiencias únicas, anónimas y personales de homofobia, racismo, etc. Sigo en proceso de conocimiento, claro está. Desde que salgo en la televisión de vez en cuanto, muchas personas me hablan para contarme su experiencia. Darme las gracias o pedirme consejo. Me he convertido sin buscarlo en una importante imagen de lucha contra el acoso escolar. Y ese es probablemente el mayor éxito que me haya podido traer el libro.

¿Consideras que los temas que tratas son actualmente tabús entre los niños y adolescentes?
No creo que sean tabúes pero tampoco considero que se les dé la importancia que realmente tienen. Es verdad que muchas veces el miedo y la vergüenza nos silencian. Pero creo que en la mayoría de los casos se habla sin mayor problema. La cuestión es que una vez se ha alzado la voz, pocas veces se pone punto y final a la situación en sí. Y eso provoca soledad, miedos y rechazos. Creo que a día de hoy podemos hablar de acoso escolar, machismo u homofobia sin que eso suponga un problema. Pero también creo que nos queda un camino larguísimo por labrar. Y que todavía se le quita a temas como estos la importancia que tienen tanto en a corto como a largo plazo.

Es verdad que muchas veces el miedo y la vergüenza nos silencian. Pero creo que en la mayoría de los casos se habla sin mayor problema. La cuestión es que una vez se ha alzado la voz, pocas veces se pone punto y final a la situación en sí.

¿Qué crees que falla en la sociedad o el sistema respecto a temas como el bullying?
La instrucción. Siempre digo lo mismo. Los alumnos, tenemos durante toda nuestra etapa escolar charlas y talleres que nos informan y nos conciencian acerca del Acoso Escolar. Nos dicen cómo actuar, cómo prevenirlo, cómo enfrentarnos a él... Pero se olvidan de que un problema de Bullying no puede enfrentarlo la víctima sola. Que hay todo un círculo alrededor de ella que también tiene que poner de su parte. Y trabajar codo con codo para ayudar.

Los alumnos, tenemos durante toda nuestra etapa escolar charlas y talleres que nos informan y nos conciencian acerca del Acoso Escolar. Nos dicen cómo actuar, cómo prevenirlo, cómo enfrentarnos a él... Pero se olvidan de que un problema de Bullying no puede enfrentarlo la víctima sola.

Profesores y padres deberían formarse también para saber cómo prevenir el acoso y cómo actuar ante él, no sólo a la hora de tener un hijo o un alumno que sea víctima, sino también a la hora de presentarse ante un acosador. Muchas veces los padres de los acosadores niegan que su hijo haga lo que hace, pero quiero pensar que lo hacen por pura ignorancia y vergüenza. Si normalizásemos que el acoso escolar existe y que los acosadores, al igual que las víctimas, también tienen padres, creo que sería una lucha bastante más sencilla de lo que es a día de hoy.

Respecto al futuro, ¿crees que es esperanzador o te da miedo?

El futuro para mí es un verdadero misterio, así que no sabría qué contestarte a esa pregunta... Supongo que en cierto modo soy optimista porque veo que cada vez más se lucha contra los problemas sociales y que cada vez se nos hace más caso, pero sigue siendo un camino demasiado largo que temo que llevará demasiado tiempo. El miedo a la incertidumbre siempre está ahí, porque lo mismo que hoy se nos puede presentar muy bien la lucha contra el Bullying, mañana se nos pueden venir abajo todos nuestros avances. En cualquier caso, confío en que tanto nuestra generación como las que la siguen van a ser un buen punto de inflexión y se van a caracterizar por la valentía y la revolución.

Pues una última pregunta... Aunque me encantaría hacerte muchas más, pero esta ya es más de mujer a mujer, como mujer negra que soy, ciudadana del mundo y comprometida social, me alegra ver a gente joven tan comprometida como tú, Andrea, y bueno, al final la raíz de todo es la discriminación y eso por desgracia sucede en todas las edades, clases sociales y culturas ¿qué mensaje le darías a esa gente discriminada? Digamos, personas a las que no se les permite ser ell@s mism@s. ¿Y a l@s que discriminan?

A la gente discriminada le diría que no se rinda, que sigan luchando y que sigan gritando porque confío ciegamente en que toda discriminación tiene luz al final del túnel. A la gente que discrimina, quizá esto te llame la atención, pero les diría que pidan ayuda. Después de muchos años pensándolo, he llegado a la conclusión de que un acosador no es más que otra víctima. Algo muy feo ha de pasarte para sentirte bien discriminando, humillando o haciendo sentir mal a otra persona. Así que, aunque eso no justifique sus actos, les recomendaría que pidiesen ayuda y se dejen ayudar.

Compartir

    Artículos relacionados