Balance del caótico 2021, rumbo hacia un prometedor 2022

Un año de momentos, anécdotas, rayadas, lugares, aventuras, personas, cosas, descubrimientos y un sinfín. En un ritmo frenético de acontecimientos y sin poder digerir uno tras otro.

6 enero 2022 ·
Compartir
2022_binary

Lista de objetivos para el año 2022 hecha, la cumplas o no, y a seguir viviendo.

Un año, 365 días, 8760 horas, 525600 minutos, 31.536.000 segundos, incalculables memes. Un tiempo que ha podido pasar rápido, lento, intenso. Pero sobre todo ha sido momentos, anécdotas, rayadas, lugares, aventuras, personas, cosas, descubrimientos y un sinfín. En un ritmo frenético de acontecimientos y sin poder digerir uno tras otro.

Con la nostalgia que entraña recapitular todo lo que vamos a dejar atrás y con la ilusión por desear un buen futuro. Cada Christmas tiene unas reflexiones diferentes, a la fuerza, estas han estado marcadas por el Covid, para no perder las costumbres. Llevamos ya, demasiado tiempo, rumbo a lo que la pandemia quiera. El balance del año podría estar representado perfectamente en un cuadro de Kandinsky y ser muy surrealista.

La gente solo quiere sentirse libre y en paz pero sin embargo, como si de una escena de Matrix se tratara, estamos esquivando el virus in extremis. Aunque gran parte de la población ha tenido que auto confinarse y privarse de unas celebraciones comunes. Con ese sabor agridulce que produce vivir tan intensamente en tiempos atípicos. Este año la lotería era dar negativo en los tan agotados tests de antígenos.

Este 2021 deja mucho atrás. Comenzamos el año con las nevadas de la borrasca Filomena. Para otro día, dejaremos el debate sobre los nombres de climas adversos que nos asechan. Potenciamos el teletrabajo aunque derivase en algún momento incómodo por las reuniones telemáticas, nos quitamos y volvimos a poner la mascarilla y sigue habiendo gente que no sabe que su función es la de tapar nariz y boca.

Varios terremotos se iban sucediendo en Granada, así como las inflaciones del precio de la luz a niveles desorbitados día tras día, un barco se atravesó en el Canal de Suez y retrasó tus pedidos de AliExpress, entre otras problemáticas del primer mundo. Britney Spears ha vuelto a ser una mujer libre y su padre ha perdido su tutela. Ha estallado un volcán en la isla de la Palma, Islas Canarias y no ha dejado de estar activo durante más de tres meses. Un no parar de hechos que al final ni asombraban con tal atiborramiento informativo.

Como en cualquier casa, las familias discuten. Megan y Harry con la casa real inglesa, Kiko Rivera y la Pantoja, Ayuso y Madrid, Trump y el mundo. Ha sido un año movido en cuanto a conflictos también. Colombia en revueltas, Afganistán invadida por talibanes y retrocediendo en derechos humanos.

Hubieron beefs varios en general y entre el artisteo, parece que andamos crispados porque el caos y lo inesperado es nuestra cotidianidad, como una inocentada constante. Han habido muchas canciones en repeat y sin querer nombrar a nadie, ciertos artistas nos han hecho no salir del bucle.

Géneros como la bachata o el flamenco han resurgido con fuerza, mezclas inesperadas, versiones de canciones del pasado, bastantes descubrimientos. No solo son protagonistas los cantantes sino que productores, filmmakers, diseñadores, estilistas y así todas las disciplinas artísticas van cogiendo más relevancia.

Aunque no todo van a ser dramas. La R.A.E ha incluido poliamor, nueva normalidad, bot, cachopo, vacunología o transgénero, cisgénero y pansexualidad como nuevas palabras admitidas en el diccionario. Parece que todes hacen sus esfuerzos por adaptarse a la actualidad, aunque no siempre, algo es algo. Menos odio para el 2022, mucho más amor.

Han pululado muchos bulos por las redes sociales, principalmente relacionados con la pandemia, las vacunas. Las fake news siguen siendo todo un caramelito más allá del Día de los Inocentes. Cruzcampo revivió a la mismísima Lola Flores, gracias a la tecnología, con un anuncio que dejaba boquiabierta.

También, una de las mejores cosas, ha sido concienciar sobre la importancia de la salud mental, ya que, las circunstancias han precipitado que entendamos que el bienestar psíquico, es tanto o más importante que el físico. Esta área tan normalmente olvidada, ha pasado a ser portada de los medios y debate político y social para demostrar de lo que somos capaces cuando nos unimos en una preocupación común que nos afecta.

Perdidas como la de Verónica Forqué han reforzado esta idea. Además de la importancia de empatizar con las personas. Las críticas y comentarios que la gente hace sin filtros acaban pasando factura y el siguiente paso a concienciarnos de salud mental, debería ser hacerlo sobre lo que hablamos y de qué manera lo hacemos.

Las mujeres marcamos hitos y la diversidad se va haciendo un hueco muy importante en la sociedad. Referentes como Samantha Hudson, quien ha llegado a tener su propio especial de Navidad recientemente. Perfiles como los de Inés Hernand, presente en varios de los formatos audiovisuales más vistos de nuestro país y muy seguida en redes sociales por explicaciones tan maravillosas de la actualidad como esta:

Nos dijeron que las mujeres no hacían gracia y con humor, muchas han sido grandes protagonistas de este año. Estirando el Chicle, protagonizado por Carolina Iglesias y Victoria Martín, el podcast que sin duda, este año ha crecido a pasos agigantados. Ellas van más allá de los estudios de Prisa, y después de agotar entradas en casi toda España, han agotado las localidades para el WiZink Center, uno de sus espectáculos con mayor aforo.

Cuantos más señoros nieguen el poderío de las mujeres, más éxitos vendrán, así que a los hechos me remito.

Los rostros más conocidos del mundo gamer, youtuber, futbolístico y las redes sociales han participado en el "Rewind 2021 hispano" por Alec Hernández conocido en redes como @alecmolon, el vídeo más esperado del año desde que se viralizara el del 2020. Un ingenioso vídeo que recoge lo mejor de la comunidad hispana de creadores de contenido relacionado con lo mejor de este año. En él aparecen desde Ibai Llanos y Pedrerol a Messi o Aroyitt.

Las restricciones siguen en constante vaivén. Aunque hemos vuelto a discotecas, conciertos y festivales e incluso aglomeraciones, aún no es la vuelta a la normalidad definitiva. Pero al menos esos eventos han ido dando un respiro, tanto al sector como a los artistas y al público.

El arte siempre es la mejor compañía. En el 2022 auguramos éxitos en todas las disciplinas, novedades que nos enriquezcan en todos los sentidos y sobre todo, poder disfrutarlos como tanto nos gustan, de la mano de la vida social y reuniendo a la gente para disfrutar sin tantas restricciones.

Las copas en alto por más hits pegándose, más juntes que nos sorprendan, nuevos descubrimientos de gente con ganas de comerse el mundo y muchos eventos.

Igual se me escapa algo, en esta era de la inmediatez, ocurren tantas cosas por milisegundo que es imposible abordarlo todo. Estamos hasta arriba. Me gustaría decir “No hay más imágenes para ti” pero intuyo, cual Esperanza Gracia, que en el 2022 se vienen más cositas.

Compartir

    Artículos relacionados