¿Por qué los jóvenes no queremos escuchar a nuestros abuelos?

Facilidades para hablar, pero dificultades para escuchar a nuestros abuelos. Esto es una carta a la gente young para que piensen en sus abuelos....

4 marzo 2020 ·
Compartir
binary-abuelo

Facilidades para hablar, pero dificultades para escuchar a nuestros abuelos.

Esto es una carta a la gente young para que piensen en sus abuelos. ¿Qué tal lo estáis pasando en la vida? Supongo que estaréis viviendo muchas experiencias que cuando las contáis, os partís de risa o las recordáis con una sonrisa. También pasará lo contrario, la vida a veces se os atravesará y deseareis meter la cabeza debajo de una piedra y no salir en un tiempo.  En cualquier caso, lo normal, es tener personas cercanas a las que contarle vuestras movidas y vivencias. Buscando reconocimiento, empatía, buscando ser a través de los demás.

¿Qué sería de nuestra vida si nadie nos escuchará? Imaginaros vivir todas es cosas, todas esas movidas, y no revivirlo con nadie. Ya sea con fotos, comentarios, historias… Muchos pensaréis que no os hace falta, vivís cosas y ya está. Pero también os habréis acordado de los demás cuando vivís algo, habréis pensado en como le gustará la historia a alguien o como necesitas que alguien escuche vuestros problemas. El problema es que solemos ser más de hablar que de escuchar.

Buscamos ser a través de los demás

Y esto a que viene. Pues de que a veces pienso en nuestras abuelas y abuelos. Pienso en sus batallitas (Un saludo a Pablo Casado) y pienso en cómo nos cuesta escuchar. Los ojos en la pantalla en el móvil y una sonrisa que asiente cuando hablan no es escuchar. No sabemos que es escuchar, nos cuesta bastante.  Pero no os penséis más importantes, ni que vuestras experiencias no serán batallitas.  Cuando seamos abuelas y abuelos no nos escucharán. No nos escucharán como creemos que nos escucharán o como ahora se nos escucha. Pasaran bastante de nuestras cosas y, bueno, nos acostumbraremos.

Una llamada cada cierto tiempo nos valdrá. O igual en un futuro ya son llamadas y es otra cosa. Yo que se, da igual, el caso es que hoy a nueve dígitos y un botón tenemos la capacidad de acércanos a quien no está cerca. Y a veces nos cuesta mucho.

Vivimos en un mundo de incesante transformación donde estamos dejando poco espacio a las personas mayores. Renuévate o muérete.  Parece que no tienen nada ya que contar. Parece que, bueno, que está bien vivir una guerra y el hambre, que joder pobre gente, pero ahora ya no es tan relevante.  Aprenderíamos mucho si escucháramos más, igual no hubiésemos dejado que creciera la extrema derecha, que los nacionalismos y debates ya conquistados ocuparan la opinión pública, en vez de la corrupción política y las necesidades sociales.

Renovarse o morir

Está en nuestra mano que no se ignore a las personas mayores, ni a nivel institucional ni el ámbito personal. Está en nuestra mano valorar las historias de las personas, y no ofender a aquellas que han vivido injusticias y maltratos. (Otro saludo a Pablo Casado). Está en nuestra mano que no piensen que no tienen nada que contar.  Está en nuestra mano cambiar las cosas, pedir más respeto a la vejez. Que no es un lastre si no una ventaja para entender lo que nos pasa hoy.

Llamad a vuestras abuelas e id a verlas.

Feliz cumpleaños a la mía. Te quiero.

 

Compartir