Reconozcámoslo, todos alguna vez hemos sido personas tóxicas

¡Alto! ¡Policía de la Toxicidad! “Estoy harta de personas tóxicas”. “Mi ex era una persona tóxica”. “Solo me cruzo con personas tóxicas”. “10 características...

1 mayo 2020 ·
Compartir
1_binary

¡Alto! ¡Policía de la Toxicidad!

“Estoy harta de personas tóxicas”. “Mi ex era una persona tóxica”. “Solo me cruzo con personas tóxicas”. “10 características de las personas tóxicas”. “Cómo reconocer una persona tóxica”.

Mira te hago spoiler: la persona tóxica eres tú. Y él, y nosotras, y vosotros, y ellas. Pero a la vez nadie.

Hoy me he despertado y un perfil de psicología, cuyo nombre no quiero acordarme pero sí de su número de followers, rezaba: “Características de una persona tóxica”. Y me ha subido un “yo que sé que qué sé yo” por el estómago hacia la garganta que casi lloro y poto a partes iguales de buena mañana. “¡NO! ¡¿VOSOTROS TAMBIÉN?! ¿EN SERIO?”

Últimamente he notado que para muchas personas, el mundo se divide en dos: las personas tóxicas por un lado, y yo y los que me caen bien, por otro. Porque cuando tú lees las 10 características de las personas tóxicas lo primero que piensas es en el cabrón de tu ex, o en el payaso de tu curro, pero ni mucho menos ponemos el foco en nosotros mismos o en las personas más próximas a nosotros.

¿Habéis oído alguna vez a alguien autodenominarse “persona tóxica”? ¿No, verdad?

¿Qué es ser una persona tóxica? Muchos artículos te dicen: "Aléjate de las personas tóxicas". Como si llevaran brazaletes o tuvieran tres ojos. ¿Alguna vez habéis cazado gamusinos? De chiquis, en campamentos, acampadas, excursiones, cogían a un grupito y les sacaban por la noche a cazar gamusinos. Dichos bichos eran básicamente lo que a ese grupo de monitores les saliera del mondongo que fuesen. Seguro que algunos de los que leéis esto cazaron gamusinos con plumas otros con pelo, otros grandes, otros muy pequeños, unos de un color, otros de otro. Porque (otro spoiler, hoy estoy despiadada) los gamusinos no existen.

Pues lo mismo es cazar personas tóxicas. Persona tóxica: problemas de autoestima, se quejan por todo, no dispuestas a cambiar, manipuladores, sienten envidia, celos, soberbia, mienten u ocultan, asumen el papel de víctima, solo hablan de sus problemas. Y un INSOPORTABLEMENTE LARGO etcétera.

Uh, qué malo esto de la "toxicidad".

Que levante la mano quien no tenga problemas de autoestima, que levante la mano quien no se ha levantado "quejica", que levante la mano quien no sea "cabezota", los que nunca han sentido celos, envidia. ¿Los que nunca han mentido?

Esta clase de artículos, desde mi punto de vista (abierto a cuestionar, debatir y razonar) no conducen a nada bueno ni esclarecedor, dado que en lugar de reconocer nuestros propios hándicaps o características propias que quizás podríamos "limar" o revisar, hacen que veamos la paja pero solo en ojo ajeno.

Así, hemos creado todo un Ejército contra la Toxicidad que nos vuelve intolerantes contra lo que nosotros mismos mostramos en mayor o menor medida.

Además nos crea la ilusión de ser gurús capaces de reconocer y advertir la toxicidad de los que no son yo. Te hacen creer que existen "tipos de personas" y que persona tóxica es un tipo de persona más, y esto queridos, queridas, no puede ser más falso. Existen ciertos rasgos de personalidad que se muestran relativamente estables a lo largo de la vida, pero las características de este tipo de personas tóxicas, no conforman una tendencia ni una forma de ser. Son disfunciones. Son patrones de pensamiento, de sentir, de percibir, de comportarse, que pueden resultar dañinos en algún momento para uno mismo o los demás.

No eres una persona tóxica, pero habría que ver por qué piensas que no vales nada. No eres una persona tóxica, pero quizás podrías revisar tu diálogo interno para evitar quejarte tanto. No eres una persona tóxica, pero veamos de dónde provienen estos celos. No eres una persona tóxica, pero podemos detenernos a entender por qué necesito tener todo bajo control. No eres una persona tóxica, pero entiende que a los demás les gusta que les escuchen y se preocupen por sus necesidades. No eres una persona tóxica, pero...

Me preocupa especialmente este tipo de discurso viniendo sobretodo de colegas de profesión.

Desde el primer día que entré en Somosaguas teníamos un mantra: "No se etiqueta al paciente. El paciente es una persona, no su enfermedad ni sus síntomas". Una persona no es esquizofrénica, sino que tiene esquizofrenia. Una persona no es bipolar sino que tiene trastorno bipolar. Una persona no es depresiva, tiene depresión. Por tanto, colegas compis de profesión, please, que lo nuestro nos costó, no nos caguemos en los principios que sustentan una buena praxis.

No carguemos a las personas con el San Benito de ser tóxicas, que eso está feísimo.

Hablemos desde la Psicología, que para eso está, para combatir estas falacias. La Psicología debería servir para iluminar, para acoger, para entender, para conectar, para reflexionar y desarrollarse. Los psicólogos tenemos terminantemente prohibido juzgar a la persona que tenemos delante en consulta, y mucho menos tildarle de "tóxico". No existen las personas tóxicas, existen las personas con dificultades. Y en esta categoría entramos absolutamente todos.

En lugar de tildar a las personas como "tóxicas" os animo a reflexionar sobre nosotros mismos, a conoceros mejor, a analizar aquello que os provoca dificultades o saca esa parte de vosotros que no os gusta. Conozcámonos mejor, seamos honestos con nosotros mismos y pidamos ayuda en caso de ser necesario.

Compartir

    Artículos relacionados