Manual de contradicciones de la monogamia

El cisheteropatriarcado nos ha intentado colar muchas cosas todos estos años. Una identidad cis género, orientación sexual hetero normativa y las relaciones monógamas hegemónicas....

29 mayo 2020 ·
Compartir
monogamia_binary

El cisheteropatriarcado nos ha intentado colar muchas cosas todos estos años.

Una identidad cis género, orientación sexual hetero normativa y las relaciones monógamas hegemónicas. Si ya estamos trabajando en romper la barrera del género binario y de las orientaciones sexuales predeterminadas, ¿por qué insistimos tanto en la monogamia en nuestras relaciones de pareja?

Cultura monógama. La monogamia es mucho más sencilla de entender que de practicar. Exclusividad afectiva y sexual con una sola persona. Presente en la educación, las costumbres sociales y culturales y hasta en cosas que no percibimos, como el privilegio de pareja o el miedo que da la no monogamia.

Más allá de los cuerpos y, en voz de la activista Brigitte Vasallo, la monogamia es un sistema de organización, opresión y control de la sociedad, que establece formas de relación personal jerárquicas. Un sistema impuesto como modelo hegemónico de las relaciones de pareja, que nos dificulta cuestionarlo, como tampoco cuestionamos el capitalismo o el neoliberalismo.

La monogamia también es machista, un perfecto ejemplo de violencia contra las mujeres, donde las dinámicas de poder siempre las perjudican. Porque romper la monogamia nunca ha sido un problema para los hombres, que cuentan con una tradición de segundas familias y carnets VIP de puteros.

A todxs nos han enseñado que la monogamia es la forma que tenemos de relacionarnos, la “normal y natural”. La elegimos porque implica posesión y propiedad privada, por eso Coral Herrera no se equivoca, al afirmar que el amor es funcional al capitalismo.

Monogamia Impuesta

Elegimos la monogamia porque vivimos entre el sí y el no constante, y la escasez de grises dentro de un sistema completamente binario. Quien crea realmente que somos monógamos, está más desubicada que Ayuso presidiendo la comunidad de Madrid.

Me pregunto a qué viene tanta fantasía de aspiración a relación monógama con coche, boda, segunda casa en la playa y ampliación del libro de familia. ¿Por qué siempre empezamos nuestras relaciones de pareja sobre la misma fotocopia?

Nos cuesta hacernos preguntas de cosas que no nos han enseñado a cuestionar, porque son así. Preferimos una monogamia impuesta a una consciente, donde no hay reglas preestablecidas y sí un acuerdo común. Otro mini punto más por lo bien montado que está el sistema, que nos enseña a no cuestionarnos… en general.

Cuando empezamos una relación, se asume por defecto, que va a ser una relación monógama. Plantear otro tipo de relaciones nos pone tensos, en parte porque percibimos la norma como algo positivo y, en consecuencia, más estable.

La monogamia sin ser monógamo

Los seres humanos en general practicamos la monogamia en serie, con alguna etapa de soltería en el mejor de los casos y alguna infidelidad en otros muchos. Ir de una relación a otra hasta que das con “esa persona” si tienes suerte, mientras que otrxs tienen que conformarse con lo menos malo.

Da igual la de veces que leamos el cuento para comprobar que no es como nos lo han contado. No todas las parejas quieren tener hijxs, no todas aspiran a casarse y, las que lo hacen, rara vez duran hasta que la muerte las separa. No todxs somos heteros y, desde luego, no todxs somos “fieles ni leales”.

Si una persona que ha sido infiel toda su vida, se empeña en reproducir la fantasía de relación monógama como meta, ¿cómo vamos a ser capaces de tumbar el sistema, si hasta que los que no son creyentes lo practican?

"Las Razones por las que somos Monogamos"

Cuando las infidelidades son el motivo principal de nuestras rupturas de pareja, ¿por qué seguimos insistiendo en mantener relaciones monógamas? Porque no hace falta ser monógamo para practicar la monogamia, de la misma manera que no hace falta ir a misa los domingos para afirmar que eres cristianx.

EL “TRIUNFO” DE LA MONOGAMIA

Hablar del fin de la monogamia es algo utópico, sobre todo porque los nuevos modelos relaciones que estamos construyendo, siguen estando dentro del sistema monógamo (hegemónico, jerárquico, competitivo…). La unidad básica de la sociedad sigue siendo la familia, entonces, ¿dónde encajamos todo lo demás?

A pesar de que cada vez más personas mantienen relaciones no convencionales, todavía sufre un gran estigma dentro de la sociedad. Por eso hablar del fin de la monogamia es algo utópico.

Puede que decir que 1 de cada 5 parejas en la actualidad, está fuera de los marcos de la monogamia, no suene como algo impresionante. Si lo miras desde otro punto de vista, no todas las relaciones monógamas son exclusivas, ni todxs lxs que practican la monogamia son monógamos.

Estudio sobre no monogamias en la actualidad

Quien se atreve a experimentar nuevos tipos de relaciones, no solo se tiene que enfrentar a sus propias contradicciones, sino también a que te juzguen por quebrantar la mononorma.

Actitudes y preguntas típicas, como si no te entran celos o afirmar que “eso no está hecho para mí”,

como si alguien te obligara a abrir tu relación. Validando y midiendo el amor según el número de personas que metes en tu cama, con frases inspiradoras como “mucho no os debéis de querer, si os acostáis con otras personas”.

Porque todo el mundo se cuestiona otro tipo de relaciones que probablemente no ha vivido, en lugar de revisar las cosas en las que creemos sin saber si que estamos de acuerdo. ¿O alguien se ha parado a pensar lo que significa el amor? Como dice Mª Luz Esteban "no nos paramos a pensarlo, porque ya sabemos lo que tenemos que sentir antes de sentirlo".

Necesitamos empezar a cuestionarnos más las cosas para dejar de caer en relaciones tóxicas.

Dejar de lado el control y la posesión con nuestras parejas, cambiar los celos por la compersión. Que la fidelidad no se defina por exclusividad sexual, sino por compromiso emocional y los acuerdos de cada pareja.

Qué es la Compersión

Construir relaciones más sanas desde los cuidados y dejar los mitos de amores románticos para las películas de Disney. Conocernos a través de las relaciones de pareja, con comunicación e inteligencia emocional. Con llegar a una monogamia consciente y por elección, habremos aprendido algo.

Nota del Autor.

Quiero dejar claro que este artículo es mi opinión, basada en mi experiencia y mis propios pensamientos. No pretendo atacar a los monógamos, solo es una crítica a la mononorma escrita desde el imaginario colectivo del amor romántico.

Compartir

    Artículos relacionados