Estas reglas del BDSM te ayudarán a ser mejor amante

En el BDSM se manejan determinados "códigos" que todxs deberíamos incorporar a nuestras relaciones

22 septiembre 2020 ·
Compartir
bdsm_binary

Ilustración · Clara Trash @claraxtrash

Cuando comencé a escribir e investigar sobre prácticas sexuales, hubo un mundo que me rompió la cabeza. Una subcultura. El BDSM. Por ahí esas cuatro letras no les significa nada para muchos, pero si les digo “50 Sombras de Grey”, tal vez se van haciendo una idea. O si les digo Sadomasoquismo, ¿les suena?

Bueno basta de misterio, esas siglas agrupan distintas prácticas sexuales: Bondage, Disciplina, Dominación, Sumisión, Sadismo y Masoquismo. Cada una de ellas puede practicarse de manera independiente y son un mundo en sí mismo. Se podría hablar horas de cada una y no porque te guste una te deben gustar todas esas prácticas.

Lo importante del BDSM son determinados conceptos que se manejan y considero que todxs deberíamos aprender e incorporar en las relaciones vainillas. Antes de continuar, se llama "relaciones vainillas" a lo que por lo general se conoce como el “sexo convencional” (penetración, orgasmo, y cada uno a su casa). Pero vamos a lo importante, los conceptos que quiero destacar en esta nota son la importancia que tienen él: Consenso, Negociación y Comunicación.

Siempre con consenso el BDSM

Comencemos con el primero, el consenso explícito, un SI seguro. Es como una piedra fundamental de cualquier relación sexual, y uno de los elementos más importantes. Es lo que separa lo kinky del abuso. Y es importante, tanto si es una persona nueva con la que jugás, como si es alguien con quien hace años estas, siempre pero siempre debe ser explícito.

Nunca hay que asumir nada, ante la duda hay que preguntarle al otrx. Cuando preguntas por el consentimiento lo haces dejando en claro todo, desde el rol que vas a cumplir en el juego hasta las actividades. Ambos deben estar de acuerdo antes de empezar.

Cuando le das tu consentimiento a tu compañerx, estableces que estas listx y preparadx para empezar. Ya negociaron y discutieron que es lo que van a hacer, compartieron sus dudas, establecieron los límites y ambxs accedieron a llevarlo a cabo. Importante saber que lo haces convencidx, sin presiones, coerción o reservas. Consensuás en jugar, comunicarte durante la escena y frenar si lo necesitas. Ojo que des tu consentimiento no significa que después puedas cambiar de opinión, no es terminante.

Dar tu consentimiento y recibirlo es parte del proceso de negociación de una escena BDSM

La negociación es un espacio para que todxs hablen de sus necesidades, las cosas que quieren, límites, fantasías y miedos antes de jugar. Una forma de empezar la charla, es identificar que rol querés tomar: Top/Bottom/Switch, Dominante/Sumiso, Sadicx/Masoquista.

Dependiendo el o los juegos que realizan, está bueno pactar si habrá penetración o cualquier otra actividad sexual como parte de la escena. Sirve hacer una lista de “Si – No – Tal Vez” sobre las actividades que les gustaría realizar, las que no y  las que tal vez se animarían. Está bueno ser honestos en todo momento, tanto en las listas, como en la conversación.

Aunque puede ser algo difícil o incómodo, es importante que compartan si hay algún elemento que puede dispararte una reacción negativa en vos; puede ser por una fobia, experiencias negativas, traumas pasados, abusos de pequeñxs o lo que sea. Puede ser también con respecto a alguna parte específica del cuerpo, una actividad un elemento o determinadas palabras tal vez. Compartir esta información es parte del dar y recibir consentimiento informado, así como también ayuda a evaluar los riesgos y determinar como jugar más segurxs.

Hablemos siempre

Por último, la comunicación es un componente crucial para una buena vida sexual, y es una gran parte del kink. Las personas que han experimentado muchos juegos son las que mejor pueden decidir que es lo que quieren, decirlo y negociar la escena y relaciones. Hay personas que hablan horas, días o hasta meses antes de jugar. Negocian, hacen preguntas y se muestran como son. No hay que apurarse a dejar todo claro.

Al momento de jugar, también debe haber comunicación, es verdad que hay juegos que permiten que la misma sea fluida, pero hay otras circunstancias que por ahí no hay tanta apertura al diálogo. Obvio que hay que estar atento a la lectura del lenguaje corporal: el ritmo respiratorio, las expresiones faciales o cualquier reacción que cambie. Deben saber si tienen que parar, si pueden aumentar la intensidad o disminuirla.

In and Out

También me gustaría destacar la idea de poder “entrar y salir” de la relación en cualquier momento. Es algo contemplado y que ninguna de las partes se va a “ofender”. Piensen en el caso de un hombre que no tiene más ganas de seguir teniendo relaciones, seguramente por el hecho de que es el “hombre” va a tener que seguir hasta eyacular, porque así lo dice la “norma”. Igual en el caso de una mujer, cuantas veces han seguido por el “que dirán” o porque “ya estaban ahí”. Ambos casos están mal, deberíamos y debemos poder dejar de tener sexo en cualquier momento si no tenemos más ganas.

Por eso en el BDSM hay una “Safe Word” (palabra de seguridad) que cuando se dice durante el juego, se frena automáticamente sin que ninguna de las partes se oponga. Y se respeta a raja tabla, no hay ningún reproche.

Este texto es una pequeña introducción al mundo BDSM, en realidad a conceptos importantes del BDSM. Como dije más arriba, creo que esos códigos son positivos y están buenos para que todxs incorporemos a nuestras relaciones. Ahora los dejo porque mi sumisa esta parada frente a mi vestida con un catsuit de latex esperándome para jugar.

Compartir

    Artículos relacionados