Me acoste con mi compañero de piso y destruí la convivencia para siempre

Gafas con monturas negras, ojos verdes que se le achinaban cuando se reía, a menudo soltaba un gruñido. Su habitación en el piso estaba...

17 agosto 2020 ·
Compartir
compañero de piso

Gafas con monturas negras, ojos verdes que se le achinaban cuando se reía, a menudo soltaba un gruñido. Su habitación en el piso estaba llena de techno mientras trabajaba haciendo páginas webs. Si a Carlos me le hubiera encontrado en la calle o si me hubiera hablado en una fiesta, apenas lo habría notado. Muy pocos músculos, muy poco carisma, muy poco pelo. No era mi tipo en absoluto.

Durante casi medio año había vivido con Carlos y Sofía en un piso compartido en Malasaña. Sofía estudiaba diseño de producto y rara vez estaba en casa. A menudo se quedaba con su amiga, con quien había estado desde el colegio. Era muy ordenada. Cuando ella cocinaba, los platos se lavaban inmediatamente después. Luego se duchaba, secaba la ducha con su propio aspirador.

Una vez hizo un botellón, y las botellas vacías, las bolsas y los restos ya no estaban a la mañana siguiente.

Mi naturaleza caótica innata no siempre encajaba a la perfección con la limpieza de Sofía y la mentalidad lógica de Carlos, pero me alegré de haber encontrado una habitación solía ​​dejar cajas de pizza, ropa interior y botellas de vino cruzando mi habitación y alrededor de ella, asegurándome de no atraer demasiado la atención. Para Carlos y Sofia, era algo así como una pesadilla, o al menos de eso hablaban.

Todo salió muy bien, hasta que una noche volví borracha de una fiesta. En silencio, traté de colarme en el piso. Tropecé al entrar en la alfombra y me di un golpe contra la percha. Arranqué la mitad de las chaquetas junto con la base de la percha. Sofía no estaba. En su lugar, Carlos salió de su habitación. Tenía un pedazo de pizza en la mano, en el monitor de su ordena ponía "Fornite", y desde los altavoces retumbaba un sonidillo de videojuego chungo.

"¿Todo bien?" Me preguntó, metiendo la pizza en su boca y ayudándome a levantarme. "Sí, sí, estoy bien ..." Me reí entre dientes. "¿Aún te queda pizza?", Balbuceé entonces. "Um, sí, claro" Tartamudeó de vuelta. Saque dos latas de cerveza del Mercadona de la nevera y lo seguí a su habitación, solo para ser saludada por media pizza de 4 quesos. Como un animal salvaje, corrí hacia ella. Carlos no sabía si tenía sonreír o golpear su pizza, pero se mantuvo educado.

Harta y muy borracha por la cerveza, me senté en su cama y empezamos a charlar un poco.

Sobre mi y sus padres, sobre cuando era joven en Galicia, sobre Madrid y la gente, la uni. Carlos se convirtió del nerd interesante, en una persona de extraordinaria y con profundidad emocional. Igual solo estaba borracha y cachonda. Y claro que dormimos juntos esa noche. Con una respiración extraña me quedé boquiabierta mientras me arrodillaba delante de Carlos con los pantalones bajados, debería haber interpretado que era un mal presagio.

Después del sexo, me despedí de mi el, solo para encontrarme con la resaca y un Carlos que apenas me hablaba a la mañana siguiente. Se sentó, desayuno y untó una tostada mientras me tambaleaba en la cocina vistiendo solo un camisón. "¡Buenos días!" Lo dije demasiado fuerte. No parecía que quisiera compañía, así que me serví un vaso de leche, volví a mi habitación y me fui a la cama de nuevo. "¿Qué tal anoche?" El rugido de Sofía me despertó unas horas después. Luego un golpe en la puerta. "¿Follaste con Carlos?" Me dijo. Todavía medio dormida, di un "sí, y?" De vuelta, lo que probablemente enfado tanto a Sofía que salió de mi habitación y cerró la puerta.

Resultó que Carlos y Sofía habían tenido un rollo hace algunas unas semanas y habían follado en secreto cuando no estaba en casa. Se había enamorado de Max y estaba pensando en dejar a su novio por él. Mientras se sentía como una mierda. Sofía se negó a hablarme una palabra más esa mañana.

Así que durante las siguientes semanas, viví como una fetichista de la limpieza, me odiaba y estuve buscando un nuevo piso.

Los últimos mensajes de WhatsApp que intercambié con después de irme del piso. Carlos me dijo que Sofía había dejado a su novio y poco después supo que Carlos no la quería en absoluto. Excepto para follársela. Incluso hoy, me pregunto si fue culpa mía que todo esto se rompiera, ya hasta entonces funcionaba bastante bien. Simplemente no debería haber pedido un trozo de pizza. O debería haber dejado mis pantalones donde estaban, por la cintura, Hoy tanto yo como mis tres nuevos compañeros de piso nos reímos de esta historia mientras comemos pizza y bebemos Steinburg Y una y otra vez.

Compartir

    Artículos relacionados