Aziz Ansari, el aliado que nos miente

Los acusados de abuso sexual no siempre son claros villanos como Harvey Weinstein En tiempos de ‘Me too’ y ‘Time’s Up’, los hombres del...

20 marzo 2018 ·
Compartir
binary-ansari
Los acusados de abuso sexual no siempre son claros villanos como Harvey Weinstein

En tiempos de ‘Me too’ y ‘Time’s Up’, los hombres del cine están experimentando las consecuencias de sus abusos de poder. Algunos como Woody Allen, con su preocupante historial. Se abalanzan a denominar lo que está pasando como una caza de brujas. Ignorando que somos las brujas las que hemos salido a hacer justicia.

La última polémica está relacionada con el actor Gary Oldman. Quien ganó en esta edición de los Oscars el premio a mejor actor protagonista teniendo una denuncia por violencia machista. Sin embargo, nada es sorprendente, porque ni Oldman, ni Weinstein, ni James Franco, ni Casey Affleck. Entre muchos otros, han hecho nada por el feminismo, pero ¿qué pasa con los aliados?

Fuente · Atommix.vg

El creador de la serie Master of None, Aziz Ansari. En enero se unía a la gran lista de machistas de Hollywood. Una mujer bajo un seudónimo denunció una agresión sexual por parte del cómico. Esto sí puede generarnos contradicciones y hacernos sentir mal. Porque no es tan poderoso ni tan blanco como Weinstein y nos hizo pensar que había entendido la lucha de la mujer.

Se abalanzan a denominar lo que está pasando como una caza de brujas. Ignorando que somos las brujas las que hemos salido a hacer justicia

Ansari dirige y protagoniza esta serie cómica inspirada en su vida. En la que hace un análisis sobre distintos temas controvertidos interpretando a un actor cuya vida amorosa y carrera profesional son inestables. Durante las dos temporadas. Se exponen temas relacionados con las minorías y los sectores oprimidos de la sociedad. Hay cabida para tratar aspectos como la conciliación, el racismo, el machismo, la convivencia en pareja o la soledad de los ancianos.

La forma en la que la serie trata el machismo parece correcta. La mejor amiga de Dev, el personaje de Ansari, es negra y lesbiana, siendo no sólo objeto de racismo como él, sino que además es mujer y homosexual. Por lo que también sufre el machismo y la homofobia. Y aunque no se hace demasiada alusión a esto, siempre está presente.

Cómo no ser imbécil durante la huelga feminista

Cada capítulo se centra en un tema concreto. Y hay uno dedicado al machismo en el que Dev no entiende la opresión que sufren las mujeres a pesar de rodearse de ellas, quienes intentan hacérselo entender. Esto muestra algo muy común: un señor colmado de privilegios con nula capacidad para empatizar, negando lo evidente y explicándole a sus compañeras lo que realmente sienten.

Finalmente empieza a entrar en razón. Sin embargo, aunque el personaje representa al clásico hombre que no se molesta en observar que hay realidades paralelas. El autor nos lleva a creer que él, la persona real, sí sabe de qué va todo eso. El guion del capítulo indica que Ansari es consciente y aliado. Hay una escena en la que compara cómo es el camino a casa de noche de una mujer con el de los hombres; Porque él conoce sus privilegios y puede plasmarlo en una serie y que nos lo creamos.

Es difícil no conocer a mujeres que hayan sido violadas de esa forma. En un contexto de pareja y/o sin violencia, creyendo que les deben algo al tío que insiste. O siendo víctimas de manipulación, de chantaje o del miedo.

Entonces una mujer denuncia que ese mismo hombre abusó de ella. Y no entendemos nada hasta que conocemos los detalles. Porque no fue una violación al uso como las de las películas. Fue una violación de las cotidianas, de las que los hombres aceptan, de esas que para ellos tienen otro nombre.

Es difícil no conocer a mujeres que hayan sido violadas de esa forma, en un contexto de pareja y/o sin violencia, creyendo que les deben algo al tío que insiste. O siendo víctimas de manipulación, de chantaje o del miedo. Pero de la misma forma que estamos rodeados de esas mujeres, también lo estamos de esos hombres que ejercen sus derechos divinos sobre nosotras.

Aziz Ansari es uno de ellos. Porque un hombre puede entender el feminismo pero es un hombre y debe estar alerta en todo momento y desprenderse de sus privilegios, y escuchar, y cuestionarse, y no acosar, y no violar. Después, cuando la víctima le envió un mensaje y le hizo consciente de sus actos, él le dijo que no lo sintió así y se disculpó. Total, para él seguro que no tuvo tanta importancia. Todos saben que cuando una mujer dice que no, realmente está diciendo que sí.

 

Compartir

    Artículos relacionados