Ser del centro, Ciudadanos y el falso consenso.

Todos los partidos políticos son el reflejo de un sector de la población. Ciudadanos, en este aspecto me parece especialmente interesante. ¿Por qué? Mirad,...

18 julio 2019 ·
Compartir
ciudadanos-binary

Todos los partidos políticos son el reflejo de un sector de la población. Ciudadanos, en este aspecto me parece especialmente interesante. ¿Por qué?

Mirad, creo que cada partido nace de algo. Una situación social, un sentimiento... Por ejemplo, Unidas Podemos en su momento nació de la rabia, de la indignación popular (popular de verdad, no como la segunda P del PP). VOX nace del conservadurismo y el miedo al progreso como respuesta al auge de la izquierda tras la crisis política y social (escándalos PPSOE) del país.

¿Y Ciudadanos? Ciudadanos nace en su momento en Cataluña como respuesta al movimiento independentista. Pero, desde mi punto de vista, se hace popular a nivel nacional por el "falso consenso". Os explico. La Psicología Cognitiva (que es algo así como Psicología del Pensamiento) es una rama que trata de ilustrar cómo funciona la mente. Más concretamente cómo funciona el procesamiento de la información en nuestra mente.

Lo cierto es que la mente es limitada. Sí, así es, el saber si ocupa lugar. Si tuviéramos que procesar absolutamente todo lo que nos rodea nuestro cerebro podría sobrecalentarse y explotar esparciendo tus sesos por todas partes.

¿Cómo se limita o se reduce toda esta cantidad de información que recibimos del entorno? A través de heurísticos. Los heurísticos son como “atajos mentales” que ayudan a procesar lo realmente relevante del entorno e interpretar esta información de una determinada manera.

La psicología cognitiva (que es algo así como psicología del pensamiento) es una rama que trata de ilustrar cómo funciona la mente.

Se han descrito muchos tipos de heurísticos. Por ejemplo, el heurístico de disponibilidad. Este describe cómo nuestra mente “calcula” la probabilidad de que algo pase o no en función de los recuerdos o conocimientos que tenemos más “disponibles”. En esto se basan muchas afirmaciones del tipo: “pues mi abuelo lleva fumando desde los 10 años y está como una rosa, por cuatro pitillos que yo me eche al día no me tiene por qué pasar nada”. O “mira, yo prefiero ir a Barcelona en Blablacar que el avión me da muchísimo miedo”, cuando la realidad es que hay muchísimas más muertes por accidentes de tráfico que por accidente aéreo.

Con esto quiero decir que los heurísticos son atajos para no sobrecargar la mente, pero como decían nuestras profes: “más vale despacio y bien que deprisa y mal”. O sea que estos atajos como hemos visto, no son infalibles y a veces llevan a cometer ciertos errores.

Uno de estos errores o sesgos cognitivos es el que nombraba al principio: el falso consenso. El falso consenso es el fallo en el que cae nuestra mente al sobrestimar el grado de acuerdo que existe entre nuestras opiniones con las del resto de la humanidad. Como seres sociales, inconscientemente buscamos apoyo y aprobación de los demás hacia nuestras propias opiniones e ideas.

Los heurísticos son como “atajos mentales” que ayudan a procesar lo realmente relevante del entorno e interpretar esta información de una determinada manera.

¿Sabéis que pasa cuando unx se refugia en el falso consenso? Que cree que su opinión está dentro de "lo normal' "lo razonable" "lo mayoritario". Que por cierto, lo mismo ocurre en la mayoría de los casos cuando ponemos a una persona a posicionarse respecto a los demás en algo.

Por ejemplo, cogemos a estudiantes universitarios y les preguntamos donde se colocarían respecto a sus compañeros en distintas asignaturas o áreas de una asignatura. Casi en todos los casos te dirán que se sitúan "en la media". Pero vamos a ver, ¡alma cántaro! Si estamos todos en la media... ¡No habría desviaciones de ningún tipo y entonces nadie estaríamos "en la media"! Nadie quiere considerarse que está muy por encima o muy por debajo de algo. Nuestra mente nos interpreta e interpreta la realidad según la idea que tenemos de “mayoría”.

Vamos que las personas tendemos a no dar la nota demasiado respecto a nuestras ideas. Nos gusta creer que lo que pensamos es algo compartido por la mayoría de gente que nos rodea y por tanto lo más adecuado, lo que está bien, lo que es correcto, lo que es de sentido común.

Nuestra mente nos interpreta e interpreta la realidad según la idea que tenemos de “mayoría”.

Pero claro, cada uno tiene su propia aproximación sobre lo que es o no es mayoritario. Por ejemplo, un señor de 80 años de Valdelcubo no tendrá la misma manera de interpretar la realidad que una moderna de 21 que va a Cha Chá cada finde. Sin embargo sus mentes tienen el mismo mecanismo, es decir, ambos pueden pensar que lo que predican es “de sentido común”.

¿Qué es “ser del centro” entonces? ¿Por qué los votantes de ciudadanos piensan que predican con el “sentido común”? ¿Acaso yo, que no comulgo con este partido (como habréis podido imaginar) carezco de “sentido común”? No señores y señoras. Esta gente ha cogido una ideología de derechas “moderada” y la ha disfrazado de sentido común.

¿Sabéis lo peligroso que puede llegar a ser esto? Muchos diréis: ¡hombre claro, como que han terminado pactando con el Caudillo Squad! ¿Acaso podríamos decir que VOX es un partido “de sentido común? ¿Un partido “del centro”?

Esta gente ha cogido una ideología de derechas “moderada” y la ha disfrazado de sentido común.

Os voy a poner un ejemplo (GOT SPOILER ALERT). Solo tenéis que recordar el pitote que lió Daenerys de la Tormenta en el final de GOT, muy bien descrito por Tyrion. Todos dicen que Daenerys se volvió loca pero lo cierto es que a muchos y muchas nos pasa esto mismo todos los días (a otros niveles, no llegamos a hacer barbacoa de inocentes).

Daenerys realmente se cree su discurso. Cree que va a salvar al mundo del mal. Está convencida de que lo que hace es necesario y es de sentido común. Piensa que todos deberían compartir su misma opinión y que liberará a todos aquellos oprimidos que encuentre. Lo cree porque su ejército la respalda. Porque una parte de la sociedad comparte su discurso.

Así que no os equivoquéis, votantes de Ciudadanos. Ni sois el centro, ni sois el sentido común, ni sois más o menos prudentes que nadie, ni sois mayoría. Podéis llamaros derecha, derecha moderada, Hacendado del PP, visagra del trifachito, llamadlo X. Pero que no os engañen: la neutralidad política NO existe. 

Compartir

Topic ·

psicología

    Artículos relacionados