Cuando importa más la etnia del delincuente que el delito cometido

Perpetuar el racismo a través de los medios de comunicación: deporte olímpico en el que somos medalla de oro. El poder que tienen los...

25 abril 2019 ·
Compartir
binary-racismo-portada

Perpetuar el racismo a través de los medios de comunicación: deporte olímpico en el que somos medalla de oro.

El poder que tienen los medios de comunicación o cómo condicionan las agendas informativas nuestra opinión es algo que repetimos como un dogma. Al igual que canturreamos eso de que los políticos son todos iguales o que el sistema no funciona. En parte todo es cierto, pero el discurso casi siempre está hueco.

Es posible que no sepamos identificar cuándo ocurre. Repetimos como loros que los medios nos manipulan pero nos parece bien que nos informen de la procedencia del protagonista de un suceso delictivo. Da más rabia que sea migrante. No queremos ser conscientes de que la nacionalidad o el origen del autor no es relevante. Incluso nos molestamos si omiten dicha información, como en el caso de la violación múltiple de Sabadell.

Lo reseñable de cómo hemos recibido las informaciones de la violación de Sabadell es que molesta más la raza de los acusados que la violación en sí.

Ignoramos el código deontológico, la ética y el antirracismo en pro de nuestra España de bandera. Esa que no puede sustentarse sin la llegada de inmigrantes pero que, al mismo tiempo, los desprecia y los acusa de nuestros males.

El racismo en los medios parecía un debate ético que se empezaba a superar pero, obviamente no es así. Con el auge de la extrema derecha ya no hay miedo a declararse racista. He escuchado a familiares y amigos comentar que los violadores de Sabadell han estado protegidos porque no han revelado su etnia hasta hace poco. Que han tenido una especie de trato de favor por su origen; que con ‘la manada’, en cambio, no hubo piedad y se habló más de ellos y se dijo que eran de Sevilla.

Titular de Las Provincias

Señalar el origen del acusado es racista porque acabamos vinculando ciertas etnias y minorías con conceptos negativos de forma sistemática, potenciando estereotipos y prejuicios.

No voy a negar que el caso de ‘la manada’ fue mucho más mediático, pero no lo fue porque fueran españoles. Este suceso planteó y sigue planteando varias cuestiones muy importantes. Entre ellas el concepto de consentimiento, -que Cayetana Álvarez de Toledo debería revisarse-, la diferencia entre el abuso y la violación, e incluso la necesidad de aumentar la presencia de mujeres en el Tribunal Supremo.

Lo reseñable de cómo hemos recibido las informaciones de la violación de Sabadell es que molesta más la raza de los acusados que la violación en sí. Queremos una excusa para justificar nuestro racismo. Queremos ser moralmente correctos siendo malas personas.

La mayoría de los manuales de estilo de los medios de comunicación reconocen como racista mencionar la procedencia de los implicados. Y es racista porque acabamos vinculando ciertas etnias y minorías con conceptos negativos de forma sistemática, potenciando estereotipos y prejuicios. En la teoría está claro.

Qué opinaríamos si encontráramos un titular que dijese: “Detenido el payo Ruiz-Mateos”.

El código deontológico de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) lo dice así:

  1. El periodista extremará su celo profesional en el respeto a los derechos de los más débiles y los discriminados. Por ello, debe mantener una especial sensibilidad en los casos de informaciones u opiniones de contenido eventualmente discriminatorio o susceptibles de incitar a la violencia o a prácticas humanas degradantes.
  2. a) Debe, por ello, abstenerse de aludir, de modo despectivo o con prejuicios a la raza, color, religión, origen social o sexo de una persona o cualquier enfermedad o discapacidad física o mental que padezca.
  3. b) Debe también abstenerse de publicar tales datos, salvo que guarden relación directa con la información publicada

Leía una carta al director publicada en el 83 a un lector que se quejaba del racismo en los medios. El autor ponía un ejemplo: qué opinaríamos si encontráramos un titular que dijese “Detenido el payo Ruiz-Mateos”. Podemos pensar en otros ejemplos: "Un hombre español mata a su pareja", "Dos menores caucásicos roban un comercio". Suena ridículo. Igual de ridículo que los siguientes titulares:

Titular de El Español

 

Titular de TeleCinco.

 

Información de Mediterráneo Digital.

En este último se incluye una foto tan relevante como el contenido de este medio. Y, para culminar, recalcamos que la víctima era española para que veamos la gravedad del asunto.

 

Ahora, otros titulares que nos muestran lo peligrosos que son los migrantes:

Noticia de Las Provincias.

 

Titular de Hora Sur.

Aunque a veces nos riamos con algunos titulares, como aquel de El Faro de Melilla que alertaba de que los migrantes arrojaban a los policías desde la valla "orines y escupitajos con ébola", es muy grave. Estas noticias fomentan el odio y también el miedo hacía esa "invasión" de la que hablan.  No tenemos que dejar de leer los medios tradicionales pero tenemos que hacerlo con criterio.

Compartir

Topic ·

racismo

    Artículos relacionados