Madrid no pierde una alcaldesa. Madrid pierde una madre.

El pasado domingo 26 de mayo de 2019 todos mirábamos boquiabiertos los primeros recuentos que se llevaban a cabo tras las votaciones para las...

28 mayo 2019 ·
Compartir
carmena-binary

El pasado domingo 26 de mayo de 2019 todos mirábamos boquiabiertos los primeros recuentos que se llevaban a cabo tras las votaciones para las elecciones locales y europeas.

Después del triunfo de la “izquierda” en las elecciones generales, todos pensábamos que España había respondido ante ciertas pretensiones del nuevo trifachito español (¿Cosas nazis? Sí Peter, cosas nazis).

Concretamente en Madrid todos aclamaban el mantenimiento de nuestra querida Manuela Carmena. Ella, junto con Íñigo Errejón, encabezaban MásMadrid. Nos enamoraron. Apostaban por una ciudad de Madrid ejemplo de políticas sociales, diversidad, inclusión. Por no decir que protagonizaron los mejores memes durante semanas. Con ellos nos ilusionamos todos.

Y es que Manuela se hizo querer. Mirabas su foto y solo querías tener algún tipo de parentesco con ella: “Ojalá mi madre, ojalá mi abuela, ojalá mi tía…”.

Es la primera vez que veo las redes plagadas de textos emotivos y tristísimos acerca del final de una alcaldía. ¿Acaso alguien lloró cuando acabó la legislatura de Garzón? ¿Y de Botella? En fin, ahí lo dejo.

¿Cómo consiguió esto Manuela?

Y es que Manuela se hizo querer. Mirabas su foto y solo querías tener algún tipo de parentesco con ella: “Ojalá mi madre, ojalá mi abuela, ojalá mi tía…”.

Desde mi punto de vista creo que Manuela fue alcaldesa con el corazón. Manuela cuando emprendió su alcaldía, se encontró un Madrid que volvía a casa después de tres días seguidos de rave. Os juro que me la imagino revisando memorias e informes de otros años y diciendo “Madre de Dios, hijo, que no paras, un día te da un parraque y no lo cuentas, se acabó”.

Y así fue. Manuela supo recoger ese Madrid expoliado y magullado y puso puntos sobre las íes, vamos, que se puso seria.  Hizo lo que se supone que tiene que hacer una alcaldesa: velar por su ciudad y por el interés de todas y todos. ¿Esto gusta a todo el mundo? Por supuesto que no.

¿Qué ocurre cuando una madre te lleva al dentista o a vacunarte? Que lloras, pataleas, maldices modo bebé “eres una tonta, ya no te quiero”, etc. Pero es necesario hacerlo. Tu madre lo hace por tu bien, por tu salud. Probablemente ese chiquillo a la larga entienda lo necesario del asunto y cuando crezca, si tiene hijos, hará lo propio también con ellos.

Manuela Carmena y su equipo redujeron la deuda de Madrid a casi la mitad respecto a la legislatura anterior utilizando el propio superávit del Ayuntamiento de Madrid para pagarla por adelantado (librando a los madrileños de unos intereses elevadísimos). Quizás esas cantidades podrían haberse utilizado para otras cosas. Pero Manuela dijo: hijo, las deudas hay que pagarlas, que si no luego es peor, otro mes te compras la moto.

Hizo lo que se supone que tiene que hacer una alcaldesa: velar por su ciudad y por el interés de todas y todos. ¿Esto gusta a todo el mundo? Por supuesto que no.

Otro asunto: mi hijo fuma. No, no es que fume. Es que tiene los pulmones negros (en realidad creo que no se ennegrecen exactamente). El equipo de Carmena se percató de los niveles de contaminación en la ciudad de Madrid. “¡Pues no se fuma, y se acabó!” Obviamente ante las medidas de Madrid Central hubo muchas quejas. Tú cuando vas al médico y te dicen que si sigues fumando te mueres, tienes dos opciones: vivir o fumar. Fijaos que Carmena en ningún momento ha obligado a las mujeres a no abortar preocupada por la natalidad del país, sin embargo es la única que se ha preocupado por las generaciones venideras. Y es que no podíamos seguir a ese ritmo de contaminación, ya nos lo advirtió la Unión Europea. Las medidas de protección del medioambiente deberían ser número 1 en prioridades, que nos jugamos el planeta. Madrid Central debería “ser lentejas”. Cuando ya se había conseguido concienciar a la gente de la necesidad de estas medidas, llega el señor Almeida (típico padre que consiente chorradas a sus retoños) y dice que lo revierte. Ah, pues estupendo, ¿no? Ahora todos podremos disfrutar de la contaminación sabiendo lo necesario que era acabar con ella. Gracias Almeida.

Fijaos que Carmena en ningún momento ha obligado a las mujeres a no abortar preocupada por la natalidad del país, sin embargo es la única que se ha preocupado por las generaciones venideras.

Otro gran goal de Carmena fue apostar por una ciudad diversa,  convirtiéndola en la capital mundial del Orgullo LGTBI+. Muchos pusieron su grito en el cielo. Todavía no se aprueba ni se ve la necesidad de celebrar con orgullo lo que uno es. Pero Manuela fue por delante. Como cuando tu hijo/hermano/sobrino viene y te suelta alguna tipo: ¡Pero cómo van a ser novias si son dos chicas! Y tú piensas “¡Dónde habrá escuchado eso!” Y muy pacientemente explicas que esa realidad es posible y que es igual de válida que el resto. Que un hombre puede amar a otro hombre igual que una mujer puede amar a otra. Ese niño, o niña, luego pondrá en práctica una cosa u otra, o podrá acabar opinando una cosa u otra, pero que no sea por no haberle enseñado valores, como el respeto. Por eso apostó por llenar Madrid de arcoíris y semáforos de la diversidad. Para dar ejemplo. Ejemplo de inclusión y de respeto al prójimo. Esto es hacer política, esto es guiar a una sociedad hacia el progreso.

Hacia un Madrid más sano, más respetuoso, más reflexivo, más igualitario.

Ejemplo de inclusión y de respeto al prójimo. Esto es hacer política, esto es guiar a una sociedad hacia el progreso.

Manuela hizo crecer Madrid en muchos sentidos porque ese era su objetivo. Cuando amas algo quieres que esté bien, sin intereses ni dobles raseros. Manuela más que alcaldesa fue madre de Madrid, menos tiempo que el que a muchos nos hubiera gustado. Ella es la prueba de que se puede hacer política de muchas maneras, que cuando uno sirve a la ciudadanía se nota y se aprecia.

Hasta que encontremos sucesora no nos queda otra que seguir luchando por conservar lo que Manuela nos dio. Gracias Manuela, por dejar el listón más alto que cualquiera.

Compartir

    Artículos relacionados