Cultura vs Censura. Hablamos con Jaime Vallaure.

Hemos hablado con Jaime Vallaure, artista contemporáneo y programador en el centro cultural Conde Duque de Madrid. Sobre políticas culturales madrileñas, ser artista en...

7 octubre 2019 ·
Compartir
binary-jaime-vallaure

Hemos hablado con Jaime Vallaure, artista contemporáneo y programador en el centro cultural Conde Duque de Madrid. Sobre políticas culturales madrileñas, ser artista en la España actual y de lo bien que se come en las sidrerías asturianas.

Jaime Vallaure es artista conceptual. Trabaja con performance, video arte. También es profesor universitario y realiza proyectos culturales junto al centro cultural Conde Duque, de Madrid. En este mismo espacio, tras la presentación de lo que se viene en el centro cultural madrileño para 2020, hemos quedado con Jaime Vallaure para charlar acerca de agenda cultural y arte en el Madrid que se nos viene.

Como sabemos, tras las últimas elecciones prácticamente todos los ayuntamientos españoles están convulsos. Censura, ataques políticos, corrupción y movimientos extraños son nuestro pan de cada día en los noticiarios. En el caso concreto del Ayuntamiento de Madrid, tras la destitución de la alcaldesa Manuela Carmena para incorporar al equipo de gobierno de José Luis Almeida, se han venido muchos cambios en lo que es la cultura institucional para el ayuntamiento.

Por ejemplo, la nueva encargada de cultura en Madrid, Andrea Levy, ha tomado la decisión de volver a fusionar Naves Matadero con el Teatro Español. Lo que significa que Naves Matadero, espacio que durante los últimos 4 años se había dedicado a las artes en vivo en su más amplio espectro: performance, arte sonoro, híbridos, etc. Ahora volverá a una programación clásica. Con lo cual una parte importante de la agenda cultural de vanguardia en España, desaparecerá.

Hemos quedado con Jaime Vallaure en el mítico espacio madrileño Conde Duque para hablar de esto y mucho más.

Censura
Bueno, censura ha habido siempre. Es algo con lo que tenemos que navegar y vivir. Ahora se pueden dar situaciones en las que determinadas cosas no se acepten o se entiendan. Aunque es aún muy temprano, tenemos que esperar a final de año a ver cómo se colocan las fichas.

Vivimos ahora un ecosistema muy distinto a los últimos años. Con fuerzas encontradas y con alianzas que antes no existían. Y esto va a determinar el flujo de lo que va a venir. Creo que hay mucho miedo en general. Y que fruto del miedo es el "no, esto no lo quiero".

Muchas veces las cosas se prohíben porque no se conocen. Lo que deseo es que los que vengan y tengan que decidir, sepan a lo que se están enfrentando. Porque a veces no están en tu contra. Creo que debemos esperar 6 meses a ver que pasa.

Auge de las personas creativas durante los últimos 20 años
Igual sueno muy viejo, pero creo que siempre ha habido esa pulsión por la creación. Pero en los últimos 20 o 25 años ha habido un cambio en lo que son los soportes y el acceso a los medios de producción. A mi me pilló la aparición del ordenador cuando acababa la carrera. Pertenezco a una generación que rondamos los 60 y que hemos tenido que aprender a usar máquinas con las que no hemos estudiado. Y luego vino el teléfono, claro.

Antes quien tenía los medios de producción es quien tenía el dinero. Eso se ha roto y se ha convertido en un caleidoscopio. Esto permite que tú con cualquier artefacto tengas un poder de difusión que antes era imposible. Te colocas en una posición muy distinta frente al mundo. Te da una amplificación enorme, pero al ser tanta gente te hace invisible también.

Antes quién conseguía hacer algo era porque se había empeñado mucho. Y no era uno más, era uno quien lo había conseguido.

La paradoja de "yo tengo los medios de producción y difusión para hacer cosas, pero hay miles de personas igual que yo" genera una situación entre la esperanza y la angustia que es muy difícil de resolver. En mi contacto con gente más joven creo que esta paradoja se resuelve si uno encuentra su propia voz. Su propio lugar. Que no tiene que ser con lo que has crecido ni lo que te han dicho de hacer, igual es todo lo contrario.

La paradoja de "yo tengo los medios de producción y difusión para hacer cosas, pero hay miles de personas igual que yo" genera una situación entre la esperanza y la angustia que es muy difícil de resolver.

¿Cómo es hacer programación cultural cuando el gobierno se pone en tu contra?

Difícil. Pero también es muy difícil trabajar cuándo hay un mismo gobierno. De hecho con el ayuntamiento de Carmena no ha sido fácil. No por el gobierno, sino porque las condiciones de trabajo en las instituciones culturales españolas son muy difíciles. En el momento en el que entran agentes externos como artistas, que no somos funcionarios y que buscamos otro tipo de actividad, es difícil. El cambio de gobierno, pues lo que te decía, hay que esperar 6 meses a ver qué pasa. De momento han pasado unos meses y aquí seguimos. Yo tengo un poco de esperanza, es una situación en la que nos tenemos que entender un poco más. La cultura es un buen lugar para entenderse, aunque sea en unos mínimos. Mejor a no entenderte, no mirarte y que la institución cultural se convierta en un desierto.

Desde la entrada del nuevo equipo de gobierno en Madrid se ha puesto sobre la mesa cuáles son los objetivos de la cultura ¿La cultura tiene que ser económicamente rentable o aspirar a otra cosa?
Por mi parte en Conde Duque los directores artísticos me conocían bien y saben que soy muy poco rentable. Es cierto que con el tiempo, por ejemplo 'Los Torreznos', que llevamos 25 años, empezamos a tener cierta rentabilidad.

En la cultura la visibilidad y rentabilidad que se generan es muy a largo plazo. Eso no lo va a ver determinado gobierno o determinada gestión, es una propuesta mucho más a la larga.  Así debería ser la cultura.

También entiendo que hay programas culturales más rentables que también está bien programar. En Conde Duque tenemos esto. Programamos cosas poco rentables económicamente y otras muy rentables. Por ejemplo la música que hay ahora aquí es rentable porque cubre un vacío que había en la ciudad.

Además así apuestas culturales más y menos conocidas se contaminan unas a otras.

Jaime Vallaure es artista conceptual. Trabaja con performance y video arte. También es profesor universitario y realiza proyectos culturales junto al centro cultural Conde Duque

¿Institución o autogestión?
Yo soy artista de autogestión pura y dura. Y muchas cosas me las sigo autogestionando. La autogestión es fundamental en la creación. Es como salir a correr por las mañanas para un deportista.

Pero hay cosas que tú solo no puedes hacer. Las instituciones culturales y públicas te llevan a sitios y circunstancias que serían impensables desde tu posición. Sin embargo, me da la sensación que ahora hay mucha fe en la beca, la residencia, la institución...

Y en verdad la necesidad de hacer las cosas desde uno mismo, es fundamental. Y si se hacen sin dinero no pasa nada, siempre se han hecho y se seguirán haciendo. Eso es algo que no hay que perder nunca.

En ese sentido la autogestión es maravillosa porque nadie te pide cuentas de nada. Puedes hacer lo que quieras.

Vivir del arte
Está bien revisar las vanguardias clásicas. La gente moría pobre. Modigliani que es un pintor fundamental, se murió muy pobre, se tiró por una ventana. Toda la vanguardia parisina desde el final del s. XIX y la 1º GM es hambre y hambre.

Aquí hay dos teorías: Una en la que el artista tiene que vivir de su arte y sino no es artista. Solo si se dedica de sol a sol a su arte será un buen artista. Yo no creo en eso pero lo puedo entender. Y la segunda en la que un artista para ser libre tiene que conseguir los medios por otras fuentes para poder hacer sus cosas. Yo estoy ahí. A veces consigues los medios de una forma, otras veces de otra... A veces te pasas un año y medio viviendo de tu trabajo artístico. Y ojalá fuese siempre así.

Esto no debería ser una cortapisa para hacer cosas. Si tú te paras en seco porque no tienes financiación para tu trabajo artístico, tienes un problema. Tu trabajo debería ser una pulsión interna, no solo necesidad económica. Pensar la creación como algo productivo es un error.

Puedes argumentarme con los 100 pintores contemporáneos millonarios. Pero compárame estos 100 con los millares de artistas que hay en el mundo. El porcentaje es como la lotería. No te va a tocar nunca.

Y menos en un país como España, que no está en la primera línea para que esas condiciones se den. Hay países que te dan mucha más visibilidad. Donde tu carrera va muchísimo más rápido. Estados Unidos, Inglaterra,... Y en todas las épocas ha sido así. Si estabas en París en 1910 tenías más posibilidades de estar a la vanguardia de la pintura que en Segovia, o en Toledo, o en un pueblo de Bulgaria.

Toda la vanguardia parisina desde el final del s. XIX y la 1º GM es hambre y hambre.

Bable idioma oficial ¿Si o no?
Yo nací en una aldea de Cudillero en Asturias, el Pitu. Hasta los 5 años. Y de aquella todo el mundo hablaba bable. De hecho, hay allí una variable que es el Pixueto, que es un bable todavía mas cerrado.

Bienvenido sea que la gente pueda expresarse como le sale y coger cosas de su tierra. Me acuerdo que en aquel entonces se veía mal. Hablar como en el pueblo era de inculto. Por suerte esto lo hemos superado y hemos recuperado un flujo linguístico mucho mas cariñoso. Cosas que son fundamentales para expresarte como sociedad y pueblo.

Más allá del bable hay muchos aspectos asturianos como acabar en "in" las palabras, que al salir de Asturias la gente te mira raro. O expresiones como "me presta", que nadie la entiende.

Ojalá vuelva el bable.

¿Por qué hay tantos restaurantes asturianos en Madrid?
Es complicado encontrar ideas en las que trabajar. Además la cocina asturiana es excelente. Y porque comer bien, comer mucho, y tener una buena experiencia con otra gente, te hace repetir.

Una buena opción de vida.

Compartir

    Artículos relacionados