"Viví la electrónica de los 90´s en primera línea y muy intensamente" Julián Villagrán

Hemos hablado con Julián Villagrán, actor conocido entre otras muchas cosas por Grupo 7, El Ministerio del Tiempo o La Peste, de su nuevo...

13 febrero 2020 ·
Compartir
binary-asuncion

Hemos hablado con Julián Villagrán, actor conocido entre otras muchas cosas por Grupo 7, El Ministerio del Tiempo o La Peste, de su nuevo proyecto musical Asunción.

Julián Villagrán, actor consagrado de la escena teatral y el cine español; publicó el 24 de enero su primer EP del proyecto Asunción. Con este proyecto saca una faceta suya poco conocida: su implicación con la escena musical. Asunción nace con intención de ser un proyecto de temas mas pop. Pero por las influencias del propio Julián, el cual ha estado muy unido a la escena electrónica española y al mundo punk y grunge, podemos disfrutar de un disco muy cañero. Melodías "bailongas" con sintetizadores, guitarras, sonido ravero y mucha historia. El 21 de febrero dará su primer concierto tras publicar el EP en el Centro Cultural Conde Duque de Madrid.

Hemos charlado con Julián Villagrán sobre Asunción, música, actuación, raves y droguita.

¿Cómo ves la relación entre las artes escénicas y la música?
Un concierto en directo es un espectáculo, igual que una obra de teatro. Tiene mucho que ver en movimiento, luces, puesta en escena... Es cierto que cuando hago teatro o cine me siento más protegido porque hay un personaje que me tengo que aprender o porque la responsabilidad cae más en el conjunto. En este proyecto, escribiendo canciones y actuando yo solo, me siento mucho más desnudo. Son cosas y textos que han salido de mi, y pienso ¿esto le interesará a alguien? Me siento mucho más vulnerable.

Sin embargo cuando sales al escenario a tocar también tienes un personaje. Además en este proyecto tienes un personaje mas punki, mas mas agresivo de lo que tu eres en realidad ¿Cómo ves esta relación entre persona y personaje?
Yo llevo toda la vida tocando la guitarra y estando un poco más atrás. Aquí escribo y canto yo, y me ha sorprendido como al componer, aun teniendo en la cabeza ideas de canciones pop, todo ha apuntado a mi pasado ravero. Fuí DJ muchos años, y en la escena andaluza del jungle, drum bass, etc me caló muchísimo. Al escribir la cabra siempre tira al monte y eso me viene. Me asomo a esa idea medio ravera medio litúrgica a la hora de escribir y componer. Empezaron siendo canciones pop pero como llevo este pasado me salieron los ritmos, los sintetizadores y la música de baile.

¿Qué opinas sobre la ruta valenciana?
No puedo más que defenderla porque la viví en primera línea y muy intensamente. Empecé escuchando rock and roll y un poco de pop; pero a partir de un momento empecé a experimentar con cosas más psicodélicas a principios de los 90s y me abrí a la electrónica. Estuve como desde el 1994 hasta el 2005 comprando cajas de ritmos, platos, vinilos y me dediqué únicamente a eso musicalmente. Habiendo vivido el rock y el pop, la electrónica fue una revolución muy fuerte en la historia de la música. Ahora se ha incorporado y es una música más, pero en los 90s fue un cambio radical en la cultura musical popular.

Julián Villagrán: Habiendo vivido el rock y el pop, la electrónica fue una revolución muy fuerte en la historia de la música.

En Asunción hay además un sonido muy punkarra ¿Por qué las escenas rave y punk vuelven a emerger en 2020?
No estoy muy puesto en la escena actual, suelo escuchar música de lo anterior. Si es cierto que hay un grupo que me ha influido bastante que es The Kills, aun que no es tan actual. Pero si que creo en un inconsciente colectivo, que el background cultural global afecta a las personas que crean en un momento determinado.

Siempre hay rabia en la gente que crea, que hace hip hop o trap. Esta rabia también es una cosa generacional, de lo que vive cada uno en un momento. Cuando te independizas y te enfrentas al mundo por ti mismo tienes muchas dificultades.

En mi caso toda la vida me ha interesado el punk y el underground. Desde los 80s que estaban los Cramps o Sonic Youth o el grunge. Paty Smith... Siempre he sido tendente a escuchar música muy agresiva. En electrónica me ha interesado el techno o el drum bass más fuerte, nada que se asemeje a lo comercial. Aunque lo que yo hago no es tan radical.

Alguna vez has dicho que de pequeño eras una persona muy tímida ¿Cómo se relaciona con tu interés por la música agresiva?
La gente más tímida o mas insegura tiene miedo a mostrar su lado más agresivo, reprime esa parte. Una manera de canalizar esa agresividad que todos tenemos es mediante la música.

Julián Villagrán: cuando hago teatro o cine me siento más protegido porque hay un personaje que me tengo que aprender

¿Cómo piensas poner el cuerpo en escena en tus conciertos?
Ahora estoy arrancando y no tengo muy definida esta idea. Sigo siendo tímido y exponerme de esta manera me es mucho más complicado que cuando actúo. Soy nuevo en esto y me cuesta la idea de ser un frontman. 

Es un proyecto bastante bailongo y la idea que tengo es poner la mira en festivales, ir creciendo y montar un buen espectáculo de luces, proyecciones y bailes. Pero ahora estoy arrancando, poco a poco. En este país la música es muy complicada en cuanto a ganarse la vida con ella, por el momento lo único que hago es arruinarme. Pero es una ilusión que llevo toda la vida queriendo tener y estoy apostando a muerte.

¿Entiendes la creación musical como pintar un cuadro, una imagen, o contar una historia?
Soy tendente a contar historias dentro de las canciones. Las primeras que compuse fueron un poco más abstractas, y puede que se asemejen más a pintar un cuadro o dar una imagen poética. Pero a medida que avanzo veo que se definen historias dentro de las canciones. Las canciones que tengo preparadas y que aún no he sacado son mas específicas en contar historias, las primeras que saqué también tienen historias pero más abocetadas.

En cambio la música electrónica suele aparecer como imagen.
Pero cuando yo pinchaba intentaba hacer un recorrido. Me acuerdo de djs que seguía antes y que pinchaban hard techno, que no daban descanso. Desde que entrabas daban mucha tralla. Me atraía mucho más las sesiones con un recorrido: empezar más tranquilo, subir un pico de intensidad, bajar ese pico... Como en una película, no puedes tener en una película un grado de intensidad muy fuerte todo el tiempo porque aburres al público. Tienes que hacer picos de intensidad, que sea mas o menos gracioso, mas o menos dramático. Romper los ritmos.

¿Cuál sería tu festival de música ideal?
Sintonizo mucho con el Primavera Sound. Tienen una buena mezcla de grupos nuevos, electrónica, folk, pop, rock... Siempre han llevado muy buena calidad y han tocado muchos palos. Pero en el momento en el que se ha vuelto tan masificado y grande, me ha dejado de interesar. Empecé a ir como hace 15 años y antes era más asequible. Ahora me agobia porque hay que andar mucho, y ver un concierto con tanta gente no se disfruta tanto. No estás en un buen punto, o te peleas para llegar a un sitio, o no lo oyes bien. Ahora soy más partidario de ver conciertos en salas.

Y que viendo tantos grupos en tantos días, la atención no es la misma. Viendo shows más pequeños lo disfrutas más.

Ahora soy más del Tomavistas. Traen grupos mas pequeños, mas accesibles; aunque ahora están creciendo. También quiero defender otro festival nuevo que hay, que lleva unas pocas ediciones aquí, que se llama Paraíso, que es de música electrónica y le hacía falta a la ciudad.

¿Cuál es la droga ideal para escuchar tu música?
Siempre he sido más de los lisérgicos, siempre pienso en eso cuando hago las canciones.

Compartir

    Artículos relacionados