Violencia, religión y España en ‘Malamente’, lo nuevo de Rosalía

El segundo disco de Rosalía está a punto de salir a la luz y la expectación no puede ser mayor.

30 mayo 2018 ·
Compartir
binary-rosalia-malamente

El mal querer, un proyecto que indaga en las pasiones y las relaciones de poder en el amor, promete reivindicar el papel de la mujer tanto con sus canciones como en la industria musical.

Rosalía canta, Rosalía baila y Rosalía convierte en arte todo lo que toca. Ya la vimos con Los Ángeles llenando salas, teatros y estadios. Poniendo a la gente en pie para aplaudir a esta catalana que ha conseguido situar el flamenco en lo más viral del panorama musical sin miedo de fusionarlo con estilos como el funk o el trap.

Y es que la música de Rosalía tiene el sentir visceral y antiguo del flamenco y lo más innovador del panorama de la música urbana. Su estilo –tan libre, tan suyo- es más que un soplo de aire fresco en la industria musical. Es una explosión que solo ella controla, sin prejuicios y con mensaje.

Su nuevo videoclip ‘Malamente’ muestra en la pantalla a esa Rosalía que canta, que cuenta y que engancha.

Al fin ha salido a la luz el primer single de El mal querer y el vídeo –producido por Canadá- es todo un placer audiovisual. Con un imaginario de la España más casposa, esa de toros y banderas. Rosalía y el elenco de bailarinas que la acompañan aparecen vestidas con chándales de los colores patrios.

Lo primero que vemos es la cara de un niño. Un niño que pronto se convierte en un joven de mirada dura y capote en mano. Clases de tauromaquia en un polideportivo, como esas que Cifuentes quería para los madrileños. Violencia disfrazada de elegancia. Así llega el hombre que persigue y la mujer que corre. Rosalía canta sobre cristales rotos, sobre huida. Y es mientras que escapa que se deja la vida en la carretera.

La iglesia, cómplice histórico del sometimiento de la mujer. No se libra de esta crítica a las relaciones de poder y control.

No es difícil encontrar en este videoclip un paralelismo entre la violencia de género y ese duelo siempre desigual que tiene lugar en las plazas de toros entre el hombre y el animal. Pero de la huida inicial pasamos a la confrontación. Rosalía reaparece, poderosa sobre la moto, y arremete contra el diestro, el novillero, el matador. Cabeza alta, velocidad entre las piernas y mirada desafiante. ¡Qué maravilla!

El simbolismo religioso es una constante entre imágenes de parkineo y coches tuneados con cruces, clavos y hasta un skater vestido de nazareno.

Rosalía no nos da tiempo para cerrar la boca con tanta sorpresa. Hace apenas unos días nos dejaba fascinados con Brillo. Su colaboración con J Balvin, que ya está dentro del top 50 de España en Spotify. Ahora nos deja pegados a la pantalla con Malamente. Su disco El mal querer promete dejar huella en la historia musical de este 2018.

Compartir

    Artículos relacionados