"Uno nunca se quita del todo de la calle", hablamos con Papi Trujillo

El trapero Papi Trujillo ha pasado por todas las formaciones de la historia del género en España.

29 octubre 2020 ·
Compartir
papi_trujillo_binary

Papi Trujillo es ese tipo de artista que lo peta sin salirse del underground, porque de la calle nunca se sale del todo. El trapero empezó su trayectoria de la mano de los míticos Corredores del Bloque. Y desde entonces ha pasado por todas las formaciones que han dado forma al trap en nuestro país. Ha estado en Los Zafiros, Los Yumas (junto a PXXR GVNG) y ahora trabaja con el sello La Vendición, de su compañero de vida Yung Beef. Durante todos estos años, ha visto evolucionar la escena española, a la vez que evolucionaba con ella.

Ha colaborado con nombres como Yung Beef, Caydy Cain, Khaled, C Tangana o Cecilio G, entre otros. En esta ocasión, Papi Trujillo nos sorprende con el tema No Retorno. Una canción en la que nos habla del paso del tiempo y de los cambios transcurridos en su vida. Desde vender droga en la calle, pasar por la música y su presente como padre. La base, producida por Left Behind, nos recuerda al trap suave estadounidense, en un afán de renovación de la escena española que siempre acompaña la carrera de Papi Trujillo. Con motivo del lanzamiento, hemos querido hablar con él acerca de su pasado, cómo se encuentra ahora mismo y su futuro.

Papi Trujillo ha pasado por todas las formaciones que han dado forma al trap en nuestro país.

Has vivido toda la historia de la música urbana en España, desde los Corredores del Bloque hasta día de hoy ¿Cuál ha sido la etapa que más te ha marcado?

Cuándo empezamos, yo creo. Fue un cambio más radical aquí en la escena. Al principio no había una escena tan fuerte como ahora. Ahora se ve que España se ha puesto en un buen lugar con respecto a la música urbana. Antes estaba muy fuera. Cuándo empezamos a hacer cosas con Corredores del Bloque, fue un momento emergente también para nosotros. No sabíamos si iba a funcionar, pero a partir de ahí empezó a surgir la escena. Más grupos, los chavales empezaron a ver que haciendo música podrían llegar a algo. Para mi ese momento fue el más chulo. Luego ya, más adelante, se asentó la escena. 

Todo este recorrido nos lleva al sello de La Vendición, que funciona diferente a otros sellos puramente comerciales ¿Cómo funciona La Vendición por dentro?

Ahí tampoco soy nadie para hablar. Tampoco muevo nada de La Vendición. Soy un artista más… esta pregunta es mejor que se la hagas a Yung Beef. Lo que te puedo decir es que, como siempre he tenido trato con Fernando y sé cómo es con todo el mundo, La Vendición funciona que todo el mundo que sea de la movida y más o menos nos conozca, puede sacar música. Si es amigo seguramente tenga la puerta abierta. Al final es trabajar, tu trabajas y automáticamente estás. Pero si trabajas y haces cosas. 

No sabíamos si iba a funcionar, pero a partir de ahí empezó a surgir la escena.

Tanto tú como tus compañeros tenéis un origen de calle. De ahí parte el trap. Ahora muchas personas acomodadas se están sumando al género ¿Eres purista en este sentido, crees que el trap solo tiene sentido si nace las calles?

Para hacer música urbana puedes venir de donde quieras. Pero a mí sí que me gusta más que, ya que viene de la calle, que se quede o que vuelva el dinero a la calle. Es algo para la gente de abajo. Un medio para escapar.

Esto se nota en todos los proyectos en los que estáis.

Hemos querido mantener esa pureza. Underground por así decirlo. De la calle. Gente del barrio. En La Vendición es mucho así. Gente que viene desde abajo, tiene pocas oportunidades y nos ayudamos unos a otros así. 

En tus temas hablas de cómo pasaste de vender droga en la calle a la música ¿Cómo fue este paso? ¿Volverías al menudeo?

Ha sido orgánico, y sigue siendo orgánico, porque uno no se quita del todo nunca. Y ahora con todo lo que ha pasado del coronavirus y eso, cuándo se me acabaron los shows... nunca sale uno del todo ¿sabes? Pero bueno, ojalá salir. Ahora sí, ahora estoy frío. 

Ahora que no hay conciertos ¿A qué te dedicas además de a la música? 

Estoy en música. Antes no tenía un dinerillo que me tenían que dar y ya me lo han dado. Llevo toda la vida sin haber registrado nada. Ahora por fin me he metido en la SGAE, he hecho todo el registro, voy a hacer el publishing… y a partir de esto pues ya tendré mi tarjeta de crédito. Y poder cobrar cosas a mi nombre, que llevo 10 años sin tener nada a mi nombre. A partir de ahora todo cambia. 

Hemos querido mantener esa pureza. Underground por así decirlo.

En tu último tema, No retorno, hablas de tu hija ¿Cómo te ha cambiado la vida ser padre?

Eso sí que ha sido radical. Antes había dicho que salir de la calle fue orgánico. Pero en verdad ser padre hizo que en mi cabeza cambiase todo de una manera radical. Ahora me es mucho más importante todo lo que hago porque es para mi hija. Cada movimiento, cada cosa, la hago pensando en que tiene que ser efectivo. En cuanto a la vida, me ha puesto mucho más firme. Y sobre todo, conocer el amor tan extremo hacia una persona que conozco ahora. No sabía qué era eso hasta ahora.

Has trabajado con un montón de gente (Yung Beef, Kaydy Cain, Khaled, Ceci…) ¿Con quién te ha gustado más trabajar?

Con Yung Beef. Nos entendemos perfecto haciendo música. Por ejemplo, aunque llevásemos varios años en ciudades diferentes, él me mandaba un tema y era justo lo que yo estaba pensando o quería hacer en ese momento. O yo le mandaba una canción y él estaba metido en la misma aura, en la misma película. Siempre nos hemos compenetrado muy bien a la hora de cantar. Y siempre ha sido muy divertido grabar con él, hemos aprendido el uno del otro. 

¿Quién crees que lo va a petar a partir de ahora?

Joder, pues GOA. Está justo en el límite. Cuando salió ya iba fuerte, pero creo que este año ya va a sonar heavy. Este 2021 se lo va a comer todo. Ya hay gente que ha creado una marca suya. Hay gente haciendo su estilo también, como que ya ha creado una cultura. Eso es lo más, es ser más que un músico.

Compartir

    Artículos relacionados