Nos adentramos en Furtivo, el nuevo EP de Pirámide

Hoy se estrena Furtivo, el segundo EP de Pirámide. El grupo de electrónica experimental permanece en el Bajo Guadalquivir para lanzar tres temas nuevos (Fractales - Patitas - Rebabas).

22 octubre 2021 ·
Compartir
piramide_binary

Todas las fotos por Rocio Dominguez

Hoy se estrena Furtivo, el segundo EP de Pirámide. El grupo de electrónica experimental permanece en el Bajo Guadalquivir para lanzar tres temas nuevos (Fractales - Patitas - Rebabas). El escenario permanece pero la escena cambia. Pasamos del Canal de los Presos a las Marismas del Guadalquivir. Hablamos con Pirámide de nuevo, esta vez para que nos acompañen en el viaje por este terreno desconocido.

¿Cómo estáis desde el estreno de A las 20:00?

Pues estamos muy bien, muy liados para variar. Pero con las pilas bien cargadas después de unas buenas vacaciones.

¿Qué habéis estado haciendo?

Pues mil cosas, desde escuchar música e ir a conciertos o tocar en directo a realizar colaboraciones de todo tipo. Nuestros diseños, de José Luis Alcaparra, han ido a parar a revistas culturales como El Vivero Cultural o El Topo y nuestras colaboraciones musicales han caído en manos de amigos como lospiestorcidos o Future Ark. También hemos terminado de grabar y mezclar el segundo EP, llamado Furtivo, en nuestro estudio y hemos grabado un videoclip. Por otro lado, nos ha dado tiempo para trabajar con Ricardo Barquín en unos diseños, sacar una edición de El Canal de los Presos en cassette, hacer nuevo merchandising, organizar una gira de presentación de Furtivo y fichar con Altafonte. Se puede mejorar, pero no está mal ¿no? Ni en verano paramos...

Vuestro segundo EP se llama Furtivo. ¿Por qué ese nombre?

Este EP está formado por canciones mucho más íntimas que las anteriores, cargadas de miradas hacia el interior y de sentimientos más privados. Pensamientos y sentimientos a los que recurrimos con mayor facilidad cuando nos encontramos solos o aislados. Precisamente esta soledad es la que nos evoca a los furtivos. Este concepto de “furtivo” no se limita a los cazadores ilegales, sino a todos los que aprovechan las ventajas que presentan Las Marismas del Guadalquivir para huir y esconderse. Encontrarte a ti mismo cuando huyes de lo demás.

El Bajo Guadalquivir permanece pero esta vez cambiamos de lugar. Del Canal de los Presos a las Marismas. ¿Qué podéis contar de este nuevo lugar?

Las Marismas del Guadalquivir son un desierto húmedo repleto de vida animal y carente de vida humana. Esta inmensidad inhabitada siempre ha sido refugio de aquellos que quieren esconderse, ya sea huyendo de sus perseguidores, o para realizar actividades ilegales. Adentrarte en la soledad de este vasto y basto paisaje te hace conectar con tus pensamientos más íntimos e internos, más allá incluso de la razón que te hizo sumergirte en él.

¿Qué os une a las Marismas?

Siendo los tres de Los Palacios y Villafranca, la unión es inevitable. Vivimos en plena Marisma, rodeados de arroz, humedales y aves. La influencia de las Marismas ha sido constante desde la infancia. Pero las Marismas no es solo un paraje natural espectacular, fértiles tierras y abundante vida animal. Las Marismas también son cazadores furtivos, narcotraficantes o fiestas ilegales. Este lado más oscuro es el que nos interesa poner en valor.

Habláis de las Marismas como un refugio de aquellos que quieren esconderse. ¿De qué habéis tenido que huir vosotros?

Afortunadamente no hemos tenido que huir, aún. De hecho, creo que solemos afrontar las situaciones bastante de frente. Si es cierto que hemos usado (y esperamos seguir haciéndolo) Las Marismas como lugar privado. Ya sea de manera individual, para conectar contigo mismo, o colectiva. Son muchas las raves que se han hecho en el Cortijo del Palo (posible spoiler del tercer EP).

El sonido de este EP es diferente al que encontramos en el Canal. ¿Cómo influye el nuevo entorno?

Aunque nuestra base sigue siendo la síntesis electrónica, este EP contiene unos bajos densos y ritmos que mutan desde el down-tempo a cadencias de baile más oscuras. Desde la lente nocturna por la que miramos, en Furtivo vemos unas vastas e implacables Marismas que hacen que te tengas que replantear cosas. Es el lugar idóneo para sentirte sólo y pelearte y reconciliarte contigo mismo, percibir las satisfacciones, los fracasos y los miedos. Esta perspectiva forma un concepto en sí y ha hecho que nuestro sonido cambie. Intentamos que las canciones suenen íntimas, que no escondan nada. Para ello, dejamos atrás recursos como el sampling o los efectos de autotuning en la voz y hemos incorporado sintetizadores analógicos y guitarras eléctricas.

Sonáis más rave que antes... ¿En qué tipo de evento musical os gustaría que sonaran vuestros nuevos temas?

Nos encantaría sonar y volver a una rave. Nos gustaría sonar en las raves que siempre nos han gustado. Cuanto más underground mejor. Aquellas que se hacían en el Cortijo del Palo, o las que organizaba la gente de Transition. En cuanto a festivales, nuestras preferidos podrían ser el Monkey Week o el Sónar.

En relación con los nuevos temas, sus nombres son muy curiosos. ¿De dónde salen esas palabras?

Rebabas, Patitas y Fractales son palabras extraídas de la letra de la canción a la que cada una da título. Queríamos, como con el nombre del EP, Furtivo, que fuera una sola palabra la que definiera la canción, en consonancia con la sobriedad del concepto del disco. También por ser una parte minúscula dentro de un todo mayúsculo, como es el furtivo dentro de las Marismas.

Hablando de este nuevo EP, ¿de qué estáis más orgullosos?

Creemos que hemos madurado mucho la forma de incluir elementos folklóricos en una música como la nuestra, electrónica y aunque orgánica, muy sintética. Y humildemente pensamos que lo hacemos de una forma creativa e independiente, sin hacer uso de tópicos vacíos. También estamos orgullosos de haber montado un directo con un sonido limpio y potente y visualmente bastante impactante.

¿Cómo va Karvy con la parte visual de Pirámide? ¿También ha experimentado cambios en Furtivo?

Sin duda alguna. La verdad es que intentar representar un concepto tan potente como la soledad frente a la inmensidad era un desafío tan duro como motivante. La portada intenta mostrar este concepto del EP pero no era tarea fácil. Estamos muy contentos con el resultado final y creemos que funciona a la perfección sin dejar de lado nuestra unidad visual como grupo. Además, se habla con la portada de El Canal de los Presos al incluir un “2” en la esquina inferior izquierda.

Algo de lo que más orgullosos estamos de todo el Universo Pirámide es que siempre estamos evolucionando y metiendo los hocicos en nuevos agujeros para olisquear y aprender cosas nuevas.

Tanto en lo musical como en lo visual. La curiosidad y la experimentación nos mueve muchísimo y, aunque hagamos peores o mejores trabajos, siempre acabamos aprendiendo. En nuestro nuevo videoclip, del tema Rebabas, hemos tenido que usar técnicas y conceptos que jamás pensamos que íbamos a utilizar. Evolución constante.

¿Tenéis conciertos programados pronto?

¡Sí! Estaremos en Sevilla el 1 de octubre en el Teatro Central, jugando en casa con colaboraciones y sorpresillas. También estaremos en el Monkey Week en noviembre de este año, y en Málaga en febrero con el Contenedor Cultural.

¿Qué tema no nos podemos perder en directo?

Ninguno. Si un tema no nos convence al cien por cien lo quitamos del directo, pero puestos a elegir, con Rebabas y María de las Mercedes siempre notamos que la gente se viene arriba y menea con ganas el bullarengue. Aunque el cambio a baile de El día que yo me muera, también está bien chingón, la peña pasa de estar escuchando una canción tierna y flamenca a verte dentro de un club escuchando techno oscuro.

Vendedme el nuevo EP en una frase.

Electrónica experimental e intimista, que muestra el lado más oscuro y elegante del Bajo Guadalquivir.

Compartir

    Artículos relacionados