Merina Gris nos descubre Zerua Orain, su primer álbum

Un álbum debut enmarcado en un pop mestizo de nueva era

11 marzo 2022 ·
Compartir
merina_gris_binary

Zerua Orain significa "el cielo, ahora". Merina Gris estrena hoy su álbum debut enmarcado en un pop mestizo de nueva era que busca no perder el cielo de vista. Hoy hablamos con Julen, Paskal y Sara, integrantes anónimos de la banda vasca, para conocer un proyecto que cuenta con colaboraciones de oro como la de Cris Lizarraga, cantante de Belako, y que se guía por un camino más urbano con la experiencia del productor Ed Is Dead.

¿Qué es Merina Gris?

Merina Gris somos tres amigxs, gente que después de experiencias previas en el mundo de la música nos hemos juntado para buscar un sitio que no encontrábamos en nuestra realidad artístico-social. Al final, hemos acabado creando ese espacio en el que sentirnos representadxs. Una mezcla de todo lo que nos rodea, sin llegar a confluir del todo con nada.

¿Quiénes formáis el grupo?

El grupo somos Sara, Julen y Paskal. Somos tres jóvenes de Donosti, anónimos. Lxs tres nos dedicamos a disciplinas relacionadas con la música. Tocamos diferentes instrumentos, entre ellos la batería, el bajo, la guitarra o los teclados.

¿Cuándo nace el proyecto?

El proyecto nace oficialmente en 2020, aunque parte de una idea mucho más antigua, gestada hacia 2018. Ahí, (Paskal y Julen) comenzamos a componer las primeras canciones hasta dar con Besteek Zer, que fue el primer track con el que la banda se sintió 100% representada a nivel tanto artístico como sonoro. Por mucho que publicamos nuestra primera canción mucho más tarde, desde el principio tuvimos claro qué era lo que queríamos hacer.

¿Cómo surge un nombre tan potente como "Zerua Orain"?

Es, en cierta medida, autobiográfico también. En castellano significa “el cielo, ahora”, y es un concepto bastante contradictorio en sus distintas interpretaciones. Por una parte, retrata a una sociedad enferma de dopamina, que lo quiere todo ya, que construye la casa por el tejado, que confunde ambición con ansia y que vive intentando llenar su vacío tachando listas de logros y mirando cual va a ser la siguiente “caza”.

Nos vimos en medio de ese huracán y hemos sido víctimas directas de esta sensación, parte del proyecto se inició así, y además tener que estar confinadxs en casa no ayudaba a tener la cabeza en el ahora. Pero el título es, en parte autocrítica, en parte moraleja. Una de las lecciones que nos hemos llevado de esto es que lo único que tienes es el ahora, el pasado es un recuerdo y el futuro una ilusión. Por lo tanto, este disco también representaría una especie de instantánea, una foto del cielo, justo ahora, esté como esté. Algo que va cambiando a cada instante.

¿Cómo definiríais las letras de vuestros temas?

Nos cuesta bastante escribir, nos cuesta bastante quedarnos contentxs con lo que hemos escrito. Hablamos de nosotrxs, pero no solo a nivel individual, también de cómo nos vemos en el mundo. No sería más que una interpretación subjetiva de la realidad que nos rodea, cotidiana, crítica y sensible a lo emocional. Nos gusta escribir de forma directa, hablando en el mismo idioma en el que pensamos y hablamos, sin florituras impostadas, pero a su vez que tenga un valor poético. En general, intentamos transmitir cosas que para nosotrxs sean reales, por lo que intentamos evitar el overthinking artístico en este tema.

¿Cómo surgió la colaboración con Cris Lizarraga, cantante de Belako? ¿Cómo fue la experiencia?

Ha sido lo puto más. Cris es amiga nuestra, pero es verdad que la colaboración surgió a raíz de otra colaboración que hicimos previamente. La persona que sale en la portada de nuestro disco es la artista IZARO. Necesitábamos una persona que modelase y al ser amiga nuestra y saber que le gusta y se le da bien, le propusimos hacer la sesión de fotos. De ahí que protagonizase el videoclip de Saiatzen Naiz, nos gustaba mucho la idea de colaborar con una cantante que se limitara a hacer el starring en un vídeo, sin cantar.

A raíz de publicar este tema nos escribió gente como el actor Eneko Sagardoy o Cris de Belako, diciéndonos “hala qué guay, yo también quiero”. Y nosotrxs de “eeeeeeh hola, sois conscientes de quiénes sois y lo que nos estáis diciendo? Quedamos mañana”. Fue un poco así. Y ha sido la hostia. En el caso de Cris, vimos que podía encajar en el tema, tanto a nivel vocal como de mensaje, y le propusimos que cantara. Estamos super contentxs, no ha podido ser más real ni más guay.

¿Cuál fue el tema que más costó sacar y por qué?

Pues, de los que han salido, diríamos que el mismo Besteek Zer, el primero que sacamos. A lo largo de este proceso hemos aprendido un montón de cosas a nivel de producción, sobre todo como llegar a una intensidad deseada sin utilizar demasiados elementos, sino dejando espacio a cada instrumento. Besteek Zer, al ser un tema que se compuso hace bastante, peca de estar sobreproducido. Entonces hubo un gran trabajo de limpieza sonora, de quitar elementos… etc. Tuvimos que cambiarlo de tono, y además era la primera toma de contacto con nuestro productor Ed Is Dead. Los demás han salido más fácil, unx se va conociendo artísticamente y todo fluye mejor.

¿Qué mensaje queréis lanzar como cosecha del 90?

Es una especie de manifestación de una nostalgia colectiva. La gente que ha nacido en esa década somos personas que estamos en medio de dos eras: la pre-internet y la era digital. Ni somos la generación que jugaba con iPads, ni somos lxs que veían dos canales en la tele. Todo este cambio nos ha pillado en la adolescencia, y eso genera una especie de desorientación, ver que los dos mundos forman parte de ti pero que muchas veces son incompatibles el uno con el otro. Y somos gente que se ha tenido que adaptar a eso, como ha podido. Por un lado está, el no querer negar lo digital, el no querer negar el progreso… pero por otro lado está el sentirse un poco fuera de lugar, y sentir que echas de menos ciertas cosas. Entonces era una especie de abrazo con la peña que está igual que nosotrxs.

¿Qué nos podéis contar del tema Antes no era más feliz?

Es una canción que tenía que estar en el disco sí o sí. Es más, por tiempos anduvimos muy justxs para terminarla, pero era muy importante que cerrara el disco. Más que nada porque es una canción a modo de conclusión, es una especie de moraleja que culmina el disco haciendo referencia al título, a esa conclusión que lejos de arreglarnos la vida, por lo menos nos hace entender un poco mejor por qué sentimos lo que sentimos. No es que antes fuésemos más felices, aunque muchas veces nos lo parezca, es que antes no teníamos con qué comparar.

En la comparación está la condena, y más cuando comparas con un recuerdo, con algo no tangible. Por otro lado, que te tienes que meter al mar, porque te vas a acabar mojando igual. Además, en cuanto a producción es un tema donde nos hemos permitido salirnos un poco más de lo que a priori nos parecía lógico a nivel sonoro y de estructura, es un tema más valiente quizás.

¿De qué estáis más orgullosxs con el lanzamiento de vuestro primer álbum?

Pues básicamente de que tenga tanto sentido, de que sea tan compacto para nosotros, tanto a nivel artístico como conceptual. Porque no es algo que siempre nos pase, tener esa satisfacción. Y hemos llegado a ella sin buscarla. Eso sí, componiendo mucho y currando muy duro. Es como que, de repente, en medio de un caos creativo, todo ha cobrado sentido. Además, es algo super real, somos nosotrxs, sin más, tal cual. Es una foto del cielo, de nuestro cielo. Una foto de ahora.

Además en el apartado técnico ha sido un aprendizaje, lo hemos hecho con nuestros medios y con nuestras manos, currando con peña tan increíble como Ed Is Dead, que se ha convertido en amigo indispensable para el grupo. Es un disco que hemos producido mitad y mitad con él. Seguramente si hubiesemos tenido más medios, habríamos hecho más cosas, pero a su vez es algo mucho más DIY que si lo hubiesemos tenido todo, lo cual es la hostia.

¿Dónde podemos ir a veros en los próximos meses?

De momento haremos una gira de 6 conciertos en Donostia, Bilbo, Vitoria, Arrasate, Iruñea y Gernika. A partir de ahí iremos anunciando más fechas, pero tenemos intención de tocar este año.

¿Se podrá conseguir el álbum en formato físico?

¡Sí! Hemos hecho una edición limitada en vinilo de 12’ a color, que se podrá adquirir en nuestra tienda online. También vamos a sacar una edición en cassette, en colaboración con el sello independiente Crystal Mine.

https://open.spotify.com/artist/7MoqcWOPD6BEKF85fxvwuD?si=GHbC9In9SheuicdFgPMlXA

¿Cuáles son vuestras próximas metas?

Que la gente se emocione la mitad que nosotrxs con nuestro nuevo disco, que lo queméis de escucharlo… y poder veros las caras en directo. Y sobre todo, poder disfrutar y saborear todo esto, después de haber trabajado tan duro. Las demás “cazas” ya vendrán más adelante.

Compartir

    Artículos relacionados