Sobrevivir al Aquasella y otras formas de pasarse el juego

Solo contaba los minutos que faltaban para coger el coche y conducir dirección Asturias, o mejor dicho, Aquasella. Madrid, 16 de agosto. Esa mañana...

5 septiembre 2018 ·
Compartir
binary-aquasella

Solo contaba los minutos que faltaban para coger el coche y conducir dirección Asturias, o mejor dicho, Aquasella.

Madrid, 16 de agosto. Esa mañana estaba siendo una de las más duras del verano. Mi cabeza era incapaz de concentrarse en nada. Solo contaba los minutos que faltaban para coger el coche y conducir dirección Asturias, o mejor dicho, Aquasella.

Tras cinco horas de viaje llegamos a Arriondas. Un paraje natural brutal, situado a orillas del Rio Sella. Aparcamos el coche en el camping y nos pusimos a montar la que sería nuestra “casa” durante los próximos cuatro días. El camping se empezó a llenar de gente, hasta que el viernes ya estaba lleno de clubbers con muchas ganas de reventar el festival.

El jueves pudimos ver al italiano Stefano Nofyerini cerrar la pre party, dejándonos a todos con ganas de que empezara el fin de semana.

Foto Jota Martinez

El viernes disfrutamos de  Jooris Vorn, dj holandés que ha evolucionado desde el techno más groove a sonidos más dulces. Fue un despliegue musical y visual que nos contagió las ganas de empezar los tres días non stop que se avecinaban.

Después llegó el momento de escuchar al esperado Stephan Bodzin, artista alemán considerado como uno de los más aclamados de este año. A medida que avanzaba la noche, empezaba a sonar el techno más oscuro y tanto Technasia como Charlotte de Witte dejaron el listón bien alto.

HOME

Antes de comenzar el cierre de la gran Amelie Lens, su novio, Farrago fue calentando el Open Air. Esta joven belga ,que se ha forjado una gran reputación gracias a su residencia en el club The Labyrinth(Hasselt,Bélgica), conquistó el escenario con un sonido fuerte y preciso.

Para comenzar el tercer día y rendir culto a este género musical, dejando a un lado todos los estereotipos y prejuicios que existen en contra de la música techno, no hay nada mejor que un dj set de Laurent Garnier.

Laurent Garnier tiene más de 30 años de carrera musical y un don para levantar el ánimo a todo el mundo. Así lo demostró en su sesión del Sábado.

Foto de Jota Martinez

Los siguientes fueron Dekmantel Soundsystem y Boys Noize, que a pesar de que al primero de ellos la acústica no le acompañó demasiado, consiguieron llenar de frescura su sesión. A diferencia de otros años, el festival se dividía en dos escenarios, el Open Air y el Bosque.

Hubo algunos momentos del festival, sobre todo el segundo día, en que los bajos del Open Air retumbaban en el Bosque, pero aún así, estuvieras donde estuvieras, la música te catapultaba a otro universo.

Entrada ya la noche, Oscar Mulero debutó con un sonido IDM al estilo warpiano en la linea de su nuevo disco Perfect Peaces que quizás, a los asistentes les costó apreciar, ya que  esperaban que pinchara un techno más duro y oscuro.

Giorgia Angiuli, productora italiana y multinstrumentista, apareció al amanecer con su rana rosa y sonidos techno pink, con los que volabas como si fueses montado en un unicornio.

Foto de Jota Martinez

Para cerrar el festival, retumbaba en el Open Air el grandísimo Ben Klock haciendo vibrar hasta las canoas del descenso del Sella.

Mientras que en el Bosque nuestro querido Richi Risco hacía mover el esqueleto a medio festival. Este último publicó en un tweet las buenas vibraciones que le transmitió su público. " Ahí va el segundo intento de despedida jeje ... y luego, hubo que improvisar un par de temas más, porque el domingo pasadas las 12, todavía os quedaba energía y ganas como para hacer temblar un bosque. "

Finalmente llego el domingo por la tarde y todos como zombies nos arrastramos, con las fuerzas que nos quedaban, hacia The Garden. Allí fue donde los supervivientes del Aquasella nos despedimos del festival, con sordera crónica y unas mil neuronas menos, hasta el año que viene.

 

Foto de Pablo Gallardo

Texto · Elena Parra & María Mendoza

Fotos: Jota Martínez & Pablo Gallardo

Compartir

    Artículos relacionados