Me fui a una rave que vendían como un festival pero que en realidad era una rave

El festival Munay estimula todo impulso creativo y ravero que puedas tener durante 3 intensos días. Este pasado fin de semana tuve el placer...

18 julio 2018 ·
Compartir
binary-rave

El festival Munay estimula todo impulso creativo y ravero que puedas tener durante 3 intensos días.

Este pasado fin de semana tuve el placer de poder ir al Munay. Un festival bastante pequeñito que acaba de celebrar su 5ª edición.

Se lleva a cabo en Breda, un pueblo en Girona que está a unos 60km de Barcelona. El Munay se hace llamar una experiencia de arte y música porque es exactamente eso: Una vez dentro estás rodeado de música a unos 50.000W de volumen y varias zonas en las que se ven expuestas diversas instalaciones artísticas.

En esta edición se alzaron dos escenarios distintos: el Main Stage, donde siempre se oía alguna variedad de  trance. Y el Forest Stage, un Sound System con unos 20 altavoces en los que se podía disfrutar tanto reggae, dub y drum&bass. Por ende este festival cuenta con una linda variedad de géneros musicales que te permitirán cambiar un poco de aires si te empieza a trallar algún DJ.

A parte de la música y el arte, cabe mencionar la variedad de talleres que ofrece el Munay. Distintos tipos de yoga, educación emocional, baile y cultura rave, sonoterapia....etc.

A parte de la música y el arte, cabe mencionar la variedad de talleres que ofrece el Munay. Distintos tipos de yoga, educación emocional, baile y cultura rave, sonoterapia....etc.  Todos realizados a lo largo del festival por personas iniciadas y especializadas en dichas prácticas.

Otro aspecto que llama la atención es el respeto que tiene la organización por el medio ambiente. Ya que colocaron ceniceros con formas de setas psicodélicas alrededor del recinto. Asegurándose que la gente no dejase el bosque sucio. Y el detalle de que los vasos fueran reutilizables en vez de los típicos vasos de plástico de un sólo uso.

La organización  es consciente de que va a haber gente que use drogas y por ello han facilitado una zona de "Healing" (sanación en inglés). Donde puedes acudir si te está dando un mal viaje y ahí se ocuparán de que estés a salvo y relajado.

En cuanto a las drogas el Munay tiene enfoque muy interesante. Aunque en ningún momento se ve que se recomiende su uso. La organización  es consciente de que va a haber gente que use drogas y por ello han facilitado una zona de "Healing" (sanación en inglés). Donde puedes acudir si te está dando un mal viaje y ahí se ocuparán de que estés a salvo y relajado.

Por otro lado también se ha puesto un stand de Energy Control. Un colectivo que en resumen testa las drogas que quieras tomar para asegurarse que no estés tomando ninguna sustancia peligrosa. Teniendo como meta la concienciación y reducción de riesgos  en los ambientes de fiesta.

A pesar de todo lo bueno que tiene que ofrecer este festival me decepcionó un poco que no contase con un punto lila. Una zona a la que puedan acudir las mujeres en el caso de que haya alguna agresión machista. Cada vez se están viendo más puntos lilas en los eventos. Creo que, al igual que el protocolo que han llevado a cabo para el uso de drogas, es necesario que se cuente con un protocolo para que las mujeres se sientan a salvo en un espacio como este.

Pero en resumen, en el Munay tendrás la sensación de que estás en un ambiente creado por personas creativas para personas creativas. Tiene un rollito DIY muy acogedor que tiende a tirar hacia una temática espiritual y psicodélica. Donde los protagonistas son el amor, el arte y la música. Y si necesitas más razones para ir, la birra está a 2€ y una botella de 2L de agua cuesta 1€, demostrando que el festival no cuenta con una organización cuyo fin sea llenarse los bolsillos, sino crear una experiencia única para quienes vayan al Munay.

Compartir

    Artículos relacionados