Hace un mes que fui al LEV y aún lo estoy flipando

El festival LEV de Gijón  celebró su XIII edición el pasado mes con lo más vanguardista de música electrónica y arte digital El LEV...

10 junio 2019 ·
Compartir
binary-lev

El festival LEV de Gijón  celebró su XIII edición el pasado mes con lo más vanguardista de música electrónica y arte digital

El LEV es el festival internacional de creación audiovisual y está dirigido a un público específico, con interés por la música electrónica y las artes visuales de vanguardia. De hecho, conocí el festival gracias a un colega DJ y Director de Arte, que considero que tiene entiende bastante de ambos campos. 
Los espacios elegidos para el festival eran desde el Muséu del Pueblu de Asturies, pasando por el Jardín Botánico Atlántico, el Centro de Cultura Antiguo Instituto y La Universidad de La Laboral.
Al llegar a Gijón, la primera parada en pleno centro de la ciudad fue la creación sonora y visual de la artista Mathilde Lavenne, parte de la programación del LEV. Lavenne se centra en las tecnologías emergentes y herramientas digitales, con las que presenta su trabajo “Tropics”, donde traza una órbita en torno a una granja mexicana, con voces dispersas que parecen revivir y perturbar el recuerdo del lugar.

Desde el primer contacto con la programación, LEV me dejó claro que no es un festival cualquiera. Era la primera vez que entraba a LABoral, me impactó tanto que dudé si estaba en el Baticano o a las afueras de Gijón.

El espacio LABoral, me impactó tanto que dudé si estaba en el Baticano o las afueras de Gijón.

La primera instalación que ví fue la de Refik Anadol, Melting Memories. Consistía en una pantalla que te mostraba esculturas con datos en constante movimiento. Era como una especie de masa gaseosa o lava volcánica con efecto 3D. La instalación tuvo tal éxito que se amplio su exhibición hasta el 14 de mayo.

Tuve la suerte de poder ver el estreno mundial de Scan Audience, por el dúo Schnitt (Marco Monfardini y Amelie Duchow) junto a Gianluca Sibaldi. Su performance consistía en escanear al público, creando muestras de sonido a partir del análisis del propio cuerpo y de la ropa de la persona escaneada.

Myriam Bleau presentó Ballistics, una performance audiovisual con péndulos equipados con sensores de movimiento que permitían dibujar el movimiento de objetos en el espacio y en diferentes frecuencias de sonido. Algo totalmente hipnotizador para todos los presentes.

Nunca había asistido a un concierto de música electrónica sentada en una butáca de teatro. Fue un expectáculo digno de análisis y conexión con lo que estás experimentando.

Tras todo esto, nos esperaba una inesperada introducción a la vida extraterrestre, con Elias Merino & Tadej Droljc y su performance, Synspecies. Bichos mutantes que luchaban en un universo virtual.

Lanark Artefax abrió una puerta astral al infinito, con un fuerte techno oscuro de fondo y un juego de visuales y luces blancas.

Tuve el placer de conocer a Hiro Kone (Nicky Mao) tras asistir a su concierto. Para mi era uno de los indispensables dentro de la programación. Es una productora que tiene su sede en Nueva York y que últimamente se esta dejando ver por diferentes sitios de España. La compositora complació los sentidos se sus espectadores con su trabajo que mezclaba techno experimental, misticismo, ambientaciones lumínicas y voces fragmentadas.

Alex Augier y la artista visual Alba G. Corral, que estrenaban en exclusiva el proyecto coproducido por LEV ex(O). Electrónica experimental, con visuales, un revolver fotográfico, colores muy chillones e imagenes abstractas. Tuve la sensación de que había un sentimiento colectivo que les dotó el puesto de como ganadores de la jornada. Un espectáculo de electrónica experimental, con visuales, un revolver fotográfico, colores muy chillones e imágenes abstractas.

Llegamos a la recta final del festival con Klara Lewis, con esculturas, drones en paisajes submarinos, nevados y crepusculares. Robin Fox inundó de láser la nave, creando un espectáculo futurista, un estudio de la conexión entre el voltaje del sonido y el voltaje del proyector láser. Realizó un estudio de la conexión entre el voltaje del sonido y el voltaje del proyector láser, creando un espectáculo especialmente futurista. Por último Iglooghost, que a sus 22 añitos ya tiene su mundo ficticio que muestra a modo de videojuego interactivo con marcadas influencias orientales. Personajes salidos de la estética manga japonesa y melodías de videojuego. Todo ello en un manto de breakbeat digital y acelerado.

El LEV es un festival único e indispensable para todos los que somos un poco freaks del mundo de la electrónica, o quizá puede ser la presentación perfecta para los que la rehuyen pensando que electrónica solo significa David Guetta.

Quise cerrar el festival de la manera más anecdótica. Encontré a una pareja de portugueses que desde hace 10 años, viajan con su caravana desde Oporto para asistir al LEV.

Cerramos la jornada con ellos, montando una rave espontánea en la que confluye el buen rollo, el amanecer y el verde paisaje de Asturias.

Seguro que despues de leer esto, ya estas pensando que todavia queda mucho para mayo y que Gijón esta lejos para los que vivimos en la capital. Tranquilo porque este año sera la primera edición del LEV en Matadero Madrid. Del 17 al 20 de octubre tienes una citaobligatoría con este pedazo de festival. ¿Te lo vas a perder?

Compartir

Topic ·

asturiasLEV

    Artículos relacionados