La industria musical explicada desde dentro por Yendry

Aprovechamos el lanzamiento de "KI KI" para charlar con Yendry acerca de sus orígenes y su relación con la industria musical.

16 junio 2022 ·
Compartir
yendry_binary

Yendry es una cantautora italo-dominicana que, en muy poco tiempo, ha sabido ganarse el respeto de la industria internacional. Su primera aparición fue en Factor X Italia (2012), sin embargo la conocemos por canciones como "Nena" o "Barrio" (2020). Yendry es una artista difícilmente clasificable: partiendo de la música urbana, hace constantes incursiones en sonidos tradicionales dominicanos, africanos y otras formas de la música raíz. Ha aparecido en COLORS SHOW en tres ocasiones, con "Nena", "Barrio" y junto a Lous and the Yakuza.

Ahora Yendry presenta "KI-KI", una canción a medio camino entre el dembow y el afrobeat, muy distinta a lo que nos tenía acostumbrados. Aprovechamos el lanzamiento para charlar con Yendry acerca de sus orígenes y su relación con las diferentes músicas del mundo.

Has estrenado hace poco "KI-KI", que se sale de los sonidos que conocíamos tuyos previamente ¿cómo surge el tema? ¿Debemos esperar un desarrollo de tu música en esta dirección?

Yo estaba experimentando en el estudio y escuchando diferentes beats. Había tenido un concierto, y quería algo más divertido. Entonces, con el productor, Moon Willis, que produce con Stromae, escuché ese beat y me salió el flow de la canción. Le dije que me gustó mucho el beat, a lo que se extrañó porque pensaba que no me iba a gustar. A lo que le dije “No tengo un solo tipo de sonido. Me gusta tratar distintas cosas”. Empecé a darle a "KI-KI" y cuando la terminé me gustó bastante como para sacarla. 

Coge algo del dembow, pero no es dembow, también coge algo del afrobeat… me gusta que no se pueda encajar.

¿Piensas entonces sacar canciones más orientadas a baile?

A mi me encanta actuar y la música en vivo. Estoy construyendo ahora mi repertorio. Y quiero canciones más profundas, con un mensaje, pero también quiero canciones que las mujeres puedan bailar conmigo.

¿Estás construyendo un hilo conductor entre estos distintos estilos y sonidos?

Ahora mismo estoy trabajando en mi EP. A partir de esta construcción creo que le voy a poder dar a esas dos cosas un mismo sonido. Hay muchos artistas que tienen canciones que son para llorar, para bailar, de radio… es parte de lo que uno hace.

Tampoco yo como persona soy sólo una cosa. Me puedes encontrar en medio del club o en la calle llorando mientras escucho un bolero. Y ambas son parte de mi. 

Creo que mi voz va a ser el pegamento o la conexión entre las canciones. En un EP el sonido va a ser más constante, y esto también va a juntar los temas.

Hace algunos años, 10 o 20, los artistas tenían un sonido muy definido. Sin embargo es verdad que ahora casi todos los artistas buscan que en un mismo trabajo, como puede ser tu EP, que cada canción sea diferente. ¿De dónde crees que surge este interés ahora?

Un poco es parte de la industria. Pero hay artistas que tampoco le hacen mucho caso. En mi caso, si hubiera estado atenta a lo que la estaba pegando, no hubiera sacado “Nena”. Porque no es una canción de radio. 

Un artista de verdad debe trabajar sobre lo que él quiere y siente. Pero también debe buscar un balance entre esos dos mundos (el personal y la industria).

También tiene que ver con la dinámica de sacar temas sueltos en vez de un álbum. Cuando sacas temas separados, es más fácil sacar uno para bailar, una balada, otro de trap… la música va en esta dirección. Un ejemplo es Nathy Peluso, que tiene salsa, reggaetón, bolero, electrónica… 

Antes también había artistas con esta práctica. Pero eran más las pop stars, estilo Beyoncé o Britney Spears. Si pensamos en Radiohead, sabes lo que vas a encontrar en el álbum, y no va a estar una canción de reggaetón. 

Y la gente que escucha y conecta con mi música es aquella que tiene diferentes culturas. 

¿Cómo es tu relación con el folclore o la música raíz?

Nací en República Dominicana, pero crecí en Italia. Mi única manera de conectar con mi tierra fue la comida y la música. En familia siempre se comía juntos, comida dominicana, y se escuchaba música dominicana. Crecí escuchando Oscar Sarante, Juan Luis Guerra, los bachateros y los salseros… Juanes también.

Ahora no escucho estas músicas, pero es algo que yo absorbí desde chiquita y ahora se vuelca en mis canciones de manera natural. También tengo una conexión muy fuerte con las percusiones, el ritmo. Por lo que he investigado mucho acerca de música dominicana, música raíz… 

Por ejemplo, nosotros tenemos un género que se llama palo, que es muy folclórico. Y nada más son percusiones. Es una música de pueblos y aldeas, que hacen fiestas y bailan palo, es súper tribal. Y nadie habla de esa música, y de la influencia africana de la misma. 

Hay muchas músicas y sonidos que investigo y que trato de conectar con las cosas que hago. Pienso que es un poco una obligación coger algo de donde vienes. Después tu le puedes dar la forma que quieras. 

Entonces, para tus canciones ¿haces una investigación previa de sonido?

Siempre. Pero depende. Hay canciones, como “KI KI'', que el beat ya estaba hecho. Pero la modifiqué, añadiendo bajos y una guitarrita bachatera, porque quería algo que conectara con mi familia.

Le decía al productor “yo estoy diciendo aquí que bailo bachata como mi abuela, la generación que bailaba bachata bien rico, y quiero una guitarra de bachata”. Él me decía que no sabía de bachata. A lo que yo le hice una playlist de bachatas para que se empapase. 

Esto es también lo bonito de formar parte del proceso de producción. Y al productor le encantó. De aquellas la bachata no era tan popular. Hay mucha gente en Europa que aún no conoce la bachata.

Siempre estoy buscando sonidos. Incluso si estoy en un club bailando, si escucho algo que me interesa abro Shazam y lo investigo. Soy un poco nerd. 

Hiciste hace poco la canción principal de la película infantil Hotel Transylvania ¿cómo te enfrentas a un proyecto de estas características? 

Quienes trabajaban en la película me llamaron directamente para pedirme la canción. Me mandaron la película para que la viera e hiciera una canción. Así que la canción la hice viendo la película. Hotel Transylvania me encanta, había visto todas las anteriores. 

Me dijeron que en la película los protas iban a latinoamérica a buscar una piedra con poderes (o algo así), y que les gustaría que la canción tuviera algo en español, aunque tenía que ser en inglés para un público internacional. 

Yo estaba en méxico, vi la película dos veces (seguidas) e hice la canción. La película aún no estaba finalizada. La vi dos veces para entender de qué trataba. Escribí la canción en 5 horas. 

Si escribo una canción, necesito saber de qué trata. Necesitaba ver la película. 

Has hecho tus pinitos en el mundo de la moda ¿te interesa? ¿te gustaría meterte más en la moda?

Al principio no me interesaba mucho, ni sabía cómo funcionaba. Me introduje de manera muy natural. Hay marcas que me escriben para que vista su ropa. Ahora me doy cuenta de que me gustaría implicarme más en este mundo. Detrás de la moda hay también cosas súper divertidas. 

Me gusta mucho jugar con los looks. Cuando estaba chiquita, que no tenía dinero para ropa, iba a tiendas de ropa antigua, cortaba y cosía (sé coser porque tenía que saber en aquel momento) y esto me dio libertad en mis looks. Había veces que en Italia me preguntaban por qué me ponía equis ropa, pero como a mi me gustaba: fuck it. 

Sigo siendo así, pero es más complicado. Siendo artista femenina, hay más opiniones acerca de lo que me pongo y lo que me debería poder. Conmigo es muy difícil tratar esto, porque siempre me pongo lo que me da la gana. Los estilistas me odian.

La moda es parte de este trabajo. Con ella puedes mandar mensajes y dar cohesión al proyecto. Pero a veces las estilistas me mandan algo muy definido, y yo al final me pongo lo que me gusta o cambio todo. Claro, después ya me ven en la foto y se enfadan. Yo no quiero faltarle el respeto a nadie, pero la verdad es que yo necesito sentirme bien. Soy la que tiene que cantar y sonreir con su vestido.

Si me pongo algo que no soy yo, se va a ver. Por esto casi siempre me hago yo los estilismos. Por ejemplo, el de “Nena” de Colors es de una amiga. La gente me preguntaba “Omg, ¿quién te hizo el estilismo?” y la respuesta era “yo”. Si me hubieran puesto un vestido súper corto, con el que no me pudiera mover, no me sentiría cómoda. Si me pongo algo es porque en ese momento me siento cómoda y me lo quiero poner.

Compartir

    Artículos relacionados