Taifa Yallah o cómo Dellafuente conquistó Al-Ándalus.

El reino nazarí de Granada vuelve a sus raíces. Analizamos Taifa Yallah. “Taifa Yallah es poder. Autoconquista. Espiritualidad. La desaparición de complejos. La eterna búsqueda...

8 mayo 2020 ·
Compartir
paisaje-taifa

FOTO . TAIFA YALLAH

El reino nazarí de Granada vuelve a sus raíces. Analizamos Taifa Yallah.

“Taifa Yallah es poder. Autoconquista. Espiritualidad. La desaparición de complejos. La eterna búsqueda de un propósito. Taifa Yallah no puede coexistir con la incertidumbre del qué dirán”

Así comienza el nuevo proyecto iniciado por Dellafuente y su crew en esta emergente manera de entender la industria musical.  No hay géneros, solo fusión y viajes astrales que desemboquen en una evolución personal. La curiosidad, las herramientas y la experiencia de años confluyen en la inquietud de iniciar un nuevo camino. Una nueva aventura sensorial que atesora romper con lo establecido volviendo a los orígenes de lo terrenal. Reuniendo todo lo que fue para crear lo que es. Algo diferente.

Las estrellas nazaríes dan paso a un nuevo concepto con un aire de misticismo y de antítesis a las culturas presentes en la antigua Al-Ándalus. No se pretende hacer una combinación de muchos elementos, sino de reunirlos todos para crear algo diferente e inaudito.

“Taifa Yallah no es ninguna mixtificación sobre la convivencia de las distintas culturas, ninguna se dio nunca en su puridad y su fe, si acaso, es la fe del converso, la Santa-Fé.”

Hombres cubiertos de ropaje negro y naranja chillón con cruces y medias lunas en sus estandartes. La “fe del converso” se instaura en este nuevo proyecto.

Los vídeos introductorios del nuevo grupo musical nos presentan a un grupo de hombres ataviados con ropaje negro y naranja chillón. Estandartes moviéndose a la vez con caballos negros aparecen entre transiciones acompañadas con destellos naranjas. Una media luna y una cruz fusionadas como símbolo de esta nueva idea. Un aura de enigmas e incógnitas está presente en todo momento, pero imprimiendo un carácter de curiosidad al espectador que termina por romper cuando las guitarras y las voces comienzan a sonar.

Como si de una entrada triunfante se tratara, se inicia con un solo de guitarra eléctrica que alberga un nuevo camino en ‘La Verdad’. La voz de Dellafuente, presente en todo momento, se mezcla al unísono con este nuevo estilo electrónico y de rock. No sin antes encontrar cantes jondos de la música flamenca que reúnen una fuerza estridente y rompedora, combinado con sonidos de un sitar que terminan por calmarnos en este nuevo experimento.

View this post on Instagram

20.01.20

A post shared by TAIFA YALLAH (@taifayallah) on

Rock, flamenco, electrónica, sitares…Taifa Yallah es el siguiente nivel de mezclas de géneros musicales.

La sucesión de experiencias musicales fusionadas en muchos géneros, como si de un camino se tratase, nos relata puntos claves de la evolución tanto musical como personal que experimenta Dellafuente y sus compañeros en este primer trabajo de Taifa Yallah ‘Ep. 01-Causa’.

Sin más dilación, en ‘Yallah’ ilustra ese sueño cumplido de ese chico del barrio de Armilla que apostó de lleno por lo que creía que era posible.

“Certificamos que recibimos el triple de lo que en su día pagamos (…)

San pasao’ los días de escarmiento,

Con alevosía están ardiendo,

No me quita el sueño los rumores,

Tamos conduciendo sin controles”

Además, las influencias líricas resaltan de lleno en este primer trabajo. Transportándonos a su amada Granada tomando como referencia la obra Paseo de los Tristes en ‘Corazón de agua’, adaptando un poema de Javier Egea, poeta granaíno y uno de los padres del movimiento poético La otra sentimentalidad.

Los sonidos más clásicos también tienen un hueco y una excelente combinación en ‘El Barco’, en donde el introductorio sonido del relajado piano y las posteriores guitarras eléctricas que aparecen frecuentemente reflexionan sobre el pasar del tiempo y las dudas que a todos nos atemorizan en ciertos momentos de nuestra vida. En donde las dudas y las inseguridades desaparecen en ‘Causa’ para seguir caminando junto a nuestros sueños.

Astaroth, Azazel, Balaam, Behemoth. Así son varios de los nombres de los ‘400 Demonios’ reunidos en ‘Ep.01-Causa’.

La lucha por romper con lo establecido en la música urbana e iniciar un nuevo episodio en la evolución, que no continuación, de distintos movimientos que se reúnen de lleno entre rezos, proclamas y voces entremezcladas en ‘400 Demonios’. El que es posiblemente el tema que mejor define el propósito de la nueva formación musical. Deliberando y adentrándose en los pensamientos íntimos dentro de esa baraja de ideas que el grupo maneja en su estilo.

De esta manera, nombrando a varios demonios como Astaroth, Azazel, Balaam y Behemoth, asocia dichos seres a los distintos caminos creativos a tomar en el futuro. Un futuro que también alberga espacios de calma en ‘El Bosque’, donde el sonido estridente de las guitarras de rock asume la tranquilidad en los últimos compases para llegar al clímax de la obra, en donde todos los géneros confluyen entre palmas, voces y punteo.

“Hay un bosque donde el sol no sale más,

Hay un bosque que crece en cualquier lugar,

ya no hay flores que florezcan,

solo hay oscuridad,

hay un bosque, en tu caminar”

Cada idea es un regalo y los regalos se disfrutan. Si no puedes tener toda tu esencia, créala. Y esto es precisamente lo que ha conseguido Taifa Yallah. Una nueva manera de entender la música que desemboca a nuevos caminos que todavía están por construirse. Una reinvención necesaria para abrir la veda de los géneros musicales. No hay varios géneros sino cientos de sonidos. Y son libres para caminar por la industria. Sin ningún tipo de complejos.

Compartir

    Artículos relacionados