Cruz Cafuné responde a algunas preguntas sobre 'Moonlight922'. La mixtape que parece un Greatest Hits

En pleno 2020 se antoja prácticamente imposible no virar la mirada hacia las Islas Canarias en cuanto hablamos de música actual. De allí es...

12 febrero 2020 ·
Compartir
cruzcafune_binary

En pleno 2020 se antoja prácticamente imposible no virar la mirada hacia las Islas Canarias en cuanto hablamos de música actual.

De allí es de donde han salido la mayor parte de los artistas que a día de hoy están conquistando la península. Como Abhir Hathi, Choclock o Cruz Cafuné, protagonista de nuestro reportaje de hoy.

Fue en el año 2018 cuando el excomponente de Broke Niños Make Pesos decidió arrancar su carrera en solitario, y lo hizo con el lanzamiento de ‘Maracucho Bueno Muere Chiquito’. El bombazo logró colocar al canario, de origen venezolano, ante los ojos de todos. La riqueza sonora que guardaba el proyecto, dirigido por Dano y Lex Luthorz, conquistó a viejos y nuevos fans. La fusión del trap, con las influencias latinas, el west coast rap y el R&B daba cabida a fanáticos de muchos géneros musicales.

Ahora, más curtido y con la misma ambición, Cruz Cafuné ha regresado con una mixtape titulada “Moonlight922”. La primera parte del nombre se debe a que ha venido estrenando cada uno de los singles con las diferentes lunas nuevas pintadas en el cielo durante los últimos meses. La segunda se debe al prefijo que identifica a su amada isla.

Puestos un poco en situación, lo mejor es que hablemos de los tracks que forman el proyecto uno a uno:

‘922 928’ + ‘Mi Isla / 100k’

El primero de los cortes llega como una introducción al trabajo. Una pista que no supera el minuto, en la que Cruz Cafuné -nacido Carlos- promete que él ha hecho lo que nadie haría por el 922, ni por el 928. Por sus islas.

https://www.instagram.com/p/B76yZ4NCzEi/

Conforme se va apagando ‘922 928’, va amaneciendo ‘Mi Isla / 100k’, el corte doble con el que nos asentamos en el disco. Y como no podía ser de otra forma, en el que su autor continúa alabando a la isla. En un gran intento por haceros ver que ella es la primera inspiradora de su música, así como la testigo principal de los hechos acontecidos en su vida.

Este viaje en un coche biplaza musical termina con la llegada de ‘100k’, donde el ritmo pausado y calmado da paso a breve hit de club. Con cada golpe de bajo, Cruz Cafuné le canta al dinero y al éxito que por fin parece estar llegando.

‘VVS’ + ‘Ojitos Aguaos’

El rap aún no está extinto, y menos esa vertiente que logró adoptar Drake y compañía en tierras canadienses. La fusión del R&B y el trap coexisten en este nuevo track. Se trata de un buen ejemplo del cambio que se ha producido en la música, con los artistas más dispuestos a colaborar en TODOS los aspectos de la producción. Cruz, Govea La Firma, Kiddo y Dawaira firman la letra, mientras que Kiddo, Lex Luthorz, Govea y Ellegas juntan sus esfuerzos para el beat.

Por su lado ‘Ojitos Aguaos’ fue uno de los singles extraídos por el canario como avance del proyecto. La proyección de sus sentimientos siempre ha estado bien presenten en sus composiciones, y este es uno de sus mejores relatos. Con el que se le empañan los ojos recordando los momentos de cariño, las historias en el coche, y alguna que otra relación truncada.

“Apretando la mandíbula y fumando callao,

los ojitos aguaos.

Solito en el mirador,

te imagino a mi lao’,

los ojitos aguaos.”

‘Lo Pues Intentar’ + ‘Balaperdida’

El quinto corte del álbum es quizás el que más desapercibido pasa del proyecto. Y esto no habla mal de Cruz Cafuné, pero es que como él mismo dice: “es una mixtape y parece un álbum de mejores hits”. Y si alguno tuviese que quedarse fuera… ¡Desde luego que no iba a ser el resto! Algo que sí que nos gusta es que Cafuné recupera ese rap-talk que tanto le ha caracterizado en la etapa de ‘Maracucho Bueno Muere Chiquito’.

En ‘Bala Perdida’ nos topamos con el primer featuring del lanzamiento. Y se trata del mismísimo Flavio Rodríguez: voz pionera del R&B en castellano dentro de España. Un junte que antes o después, tenía que producirse. Tenemos lo que esperábamos: un ritmo de lo más soft, barras finitas y un flex renovado que no está de más.

‘Mina el Hammani’ + ‘Slow Mo’

Desde que apareció en YouTube, ‘Mina el Hammani’ se ha convertido en uno de los hits referencia de Cruz Cafuné, y no es para menos. Solo puedo pedirte que, si no has estado en un coche con este single a todo volumen, lo pruebes ya. Una producción durísima de Lex, ElSecreto Produce y Kiddo ha sido aprovechada a la perfección por Cruz para mostrar su lado más wavy.

No extraña que esta canción, inspirada por la actriz de “Élite”, sea una de las que guarde el mayor número de reproducciones del artista en Spotify. El videoclip ya se encuentra disponible en YouTube.

‘Slow Mo’, llega con Carlos bien acompañado por 4Flex. Se trata de una oda al sentimiento ese de alpaque en la cabeza. Obviamente producido por alguna que otra sustancia. Y es que el ritmo más pausado de la canción y las voces distorsionadas nos evocan a tiempos de DJ Screw y sus ralentizados edits

‘Tentaciones’ + ‘Cuando Estoy Mal’

Si Cruz era quien iba a presentarnos en mayor medida a su compañero Abhir Hathi, no podía hacerlo de otra forma que con este R&B fusionado con electrónica. Bien cargado de emociones y entonadito, ¡una maravilla! Cualquiera diría que no podría ser la banda sonora perfecta para sentarse en ese acantilao’ para bajarse una botella mirando a la luna llena. Por su lado, el artista indio-canario fusiona el inglés y el castellano en su estrofa, sirviendo su melódica voz con un tono cálido que cierra la atmósfera del beat. Obra de Choclock, Ellegas, Adrián Schäfer y Kiddo.

‘Cuando Estoy Mal’ surgió como el primer adelanto del tape. Y apareció en forma de live version, grabada en el YouTube Space de Londres. La forma que defiende Cruz de desnudar sus sentimientos, después de todo un álbum en el que reina el flexeo, nos facilita el conocer más a fondo a la persona tras el personaje.

‘Moonlight’ + ‘En Bajo Perfil’

Los dos cortes que cierran el proyecto nos devuelven al Cruzzi más sentido. En el que incluso nos pone en situación del momento en el que empezó todo. Más que empezó, en el momento en el que todo cambió en su vida. ¡Cuando BNMP estaba listo para arrancar incluso!

En el videoclip del último de los cortes descubrimos una serie de imágenes que se intercalan con la vista de un vehículo alejándose por una carretera, dándonos una buena visión de su hogar. Hasta terminar en un mirador, donde hay esperando una chica, y es que al final, todo lleva al amor. Todo lo que hace él, al menos.

¡Qué hay Carlos! ¿Qué tal, cómo te encuentras?
¡Muy bien! muchísimas gracias por preguntar y por el espacio.

Acabas de presentar ‘Moonlight’, que como tú mismo dices “solo se trata de una mixtape”, ¿cómo son las sensaciones al publicarla?
Increíble. Solo lleva un mes fuera y ya ha igualado los números del disco anterior y el público lo ha acogido con mucho cariño. Escriben todos los días para contarnos a mí y al equipo que el trabajo de alguna manera les ha tocado, -que es lo mejor que te pueden decir-, así que muy satisfecho.

Creo que no pocos hemos tenido la sensación de que no te guardaste la munición pesada para el final. Antes de la referencia publicaste ‘Guaguancó’, ‘Ojitos Aguaos’, ‘Mina el Hammani’... cortes que rápidamente se convirtieron en en tus lanzamientos más escuchados en las plataformas de streaming. ¿Te encontrabas tú mismo publicando bombazos y deciste juntarlos, o ya llegabas con la idea de aunarlos en un proyecto?
Lo primero. Estaba haciendo música y ya, con el leitmotiv de la luna llena, pero no me había parado a pensar qué hacer con todo ese material. Fue al acabar el verano que pensé que tenía sentido aunar todo ese cuerpo de trabajo bajo un “algo”, que fuera todo de la mano ya que es música que hice en un momento muy concreto de mi vida en el que estaba en un mood muy específico.

¿Cómo nace esa idea de publicar un single con cada luna llena? ¿Qué motiva un ritual así?
Volví a Tenerife después de dos años viviendo fuera y estaba muy emocional, estaban pasando muchas cosas en mi vida. Volver y sentir esa sensación de intimidad, de “estar en casa” pero a la vez muy pasional me recordó al efecto que se supone experimentamos con la luna llena. De noche tenemos la piel más fina y los problemas parecen el triple de grandes, me parecía que casaba muy bien con el sonido que estábamos sacando.

Este verano me lo pasé en Cuba, y al regresar me topé con ‘Guaguancó’, que es un género musical popular de allí, aunque el corte no defienda precisamente ese sonido como tal. ¿Cómo vives tu esa fusión cultural, en todos los ámbitos, entre España y Latinoamérica, tan presente en las Islas Canarias? Y más tú, contando con ambos orígenes en la sangre.
Las islas tienen una cultura atlántica marcada fuertemente por los flujos migratorios. Es un archipiélago a medio camino entre Latinoamérica, África y Europa; poseemos una idiosincrasia muy particular que permea en todo lo que nos define como pueblo, y la música es uno de esos elementos. Es algo que nos sale natural, porque somos así, y es muy interesante como hay cosas que cambian de isla a isla porque en una la gente emigró más a Venezuela o a Cuba, y esas pequeñas diferencias han llegado hasta hoy.

https://www.instagram.com/p/B558zhhKYmS/

Ahora bien, en el caso de la canción “Guaguancó” sí fue algo más buscado y adrede, porque aunque la canción es una canción de reggaeton -no tiene nada de guaguancó- en el guaguancó cubano hay una especie de danza en el que el bailarín intenta cortejar a la bailarina y esta le rechaza, intenté hacer símil porque es una canción de desamor.

Hasta el momento nos ha quedado muy claro que a Cruzzi le gusta mucho el burleteo y el pasárselo bien. Pero también que el amor y su barrio es lo que parece rondar más por su mente, ¿qué es lo que más hace que te sientes a escribir?
He intentado muchas veces llevar una rutina y una vida ordenada. Muchas, muchas veces. Todas fracasadas. Creo que no tengo autodisciplina con mis impulsos, y para bien o para mal la música es una de ellos. La hago cuando siento que tengo que hacerla, o al menos así es como me han salido las canciones a las que más cariño les tengo.

No me malinterpretes, voy al estudio a menudo, pero no siempre ocurre la magia. Además, es mi curro, y se me exige en diferentes situaciones como en featurings, camps de songwriting... y cosas así, pero creo que en esas situaciones la música es como ir a pescar: mi trabajo es levantarme a las cuatro de la mañana, preparar las cañas y los cebos para a las cinco y media estar allí tirando, pero a veces no sacas nada y otras te faltan cubos.

¿Eres de esos artistas que suelen escuchar de forma asidua sus propias canciones? Cuando escuchas un par de name-droppings en tus canciones, especialmente el de alguna mujer que haya pasado por tu vida, ¿hace que se te revuelva un poco el estómago o es algo que precisamente te arrancaste al volcarlo en la música?
Nada. Las escucho para ensayar, y eso que dices lo siento a veces actuando, cuando me doy cuenta de lo que estoy diciendo para tanta gente, pero lo veo con cariño, no con pena.

Volviendo por un segundo al pasado recordamos ‘Amén’, y el boom que provocó. Sin embargo, como tú mismo dijiste en tu disco anterior: “‘Mi Casa’ viralizó y todo se fue p’al guano”. ¿Qué es lo que se torció entonces? ¿Qué música estarías haciendo si ‘Mi Casa’ no lo hubiese cambiado todo?
Wow, no me esperaba esa pregunta. A ver, en realidad fui muy, muy dramático escribiendo eso.

A lo que me refería es que el tema en el que “cuento cosas” pasó un poco desapercibido en comparación con el otro, que es más fiestero y distendido. Los dos me gustan, los dos son mis hijos, y entiendo por qué el tema más meme es el que más tracción atrae, pero me da miedo no
ser capaz como artista/entertainer de trazar la línea entre esas canciones en las que quiero transmitir y las que hago más para mi entretenimiento.

¿Qué podemos esperar de ti para este 2020?
Tour y más música. Mucha más música.

Recuerda que ya puedes disfrutar de 'Moonlight922' a través de Spotify:

Compartir

    Artículos relacionados