El artista de los ‘mil futuros’ Analizamos la carrera de Dellafuente

Dellafuente, lo tiene claro, no quiere ser uno más de su generación Pablo, 28 años. Granadino y artista. Se dedica a la música y...

27 febrero 2020 ·
Compartir
dellafuente-binary

Foto · Pablo Pole

Dellafuente, lo tiene claro, no quiere ser uno más de su generación

Pablo, 28 años. Granadino y artista. Se dedica a la música y a generar sentimientos con ella, o eso confiesan sus fans. Ha creado todo un movimiento más allá de lo musical, tiene su conocido Dellafuente F.C., que no termina de ser un equipo de fútbol pero si la equipación perfecta para sus fieles seguidores. Él nunca se imaginó nada de lo que ha vivido gracias a la música. Siempre se lo ha tomado como un entretenimiento en el que ocupa todo su tiempo.

Su abuela le dio nombre artístico, Dellafuente. Hace un mes del debut de su Ep.01-Causa que pertenece al álbum de Taifa Yallah. En el que ha dado un inesperado giro musical, ha soltado el trap para agarrar con fuerza el rock con toques andaluces. Las guitarras y su voz nos han guiado por ocho canciones que no dejan duda de ese cambio. El granadino es tan impredecible como lo fue su éxito.

https://www.instagram.com/p/B7lSV2Ho5nC/

Al mismo tiempo, en un no parar de estrenos, también ha estrenado el documental ‘A Thousand Futures´o ‘Mil futuros’ que narra lo ocurrido hace un mes en la Plaza de las Pasiegas de Granada y cómo se ha gestado ese esperado momento. Una actuación a cargo del granadino y Raimundo Amador, uno de sus admirados artistas que acompañan al espectador durante quince minutos a todas las horas de preparación y días previos para el gran show. Además de ofrecer la visión de un Dellafuente más a corazón abierto que nunca y apoyado por su inseparable team.

Empezó en el mundo de la música, gracias a un sorteo en una tienda de ropa de Granada cuyo premio era el de grabar una canción.

Y así fue, se plantó allí con dos guitarristas y un tío con un cajón y lo consiguió. Desde Armilla, un pueblo granadino o como él lo llama “la Andalucía interior” y creyendo que ahí se cerraban las fronteras, empezó a viajar y hacer contactos en la escena. A el Chino, estos años le han abierto caminos que nunca imaginó.

En muchas entrevistas confiesa que entró en la música porque sí y que una vez en ella y junto a su inseparable, Antonio Narváez, no ha parado de crear. Disfruta mucho haciendo música pero no tanto de lo demás, se siente como un mono de feria en los shows, entrevistas, videoclips o sesiones de fotos.

"No me gustaría que se me recordara así, como un artista más de una generación que hacía un sonido más de los que hacían el resto de cantantes"

https://www.instagram.com/p/B3fjJmBoh2y/

Dellafuente es consciente de haber empezado su carrera con la primera generación de músicos que se daban a conocer por Internet pero a día de hoy cree que aunque tenga su personalidad y sonido propio "no me gustaría que se me recordara así, como un artista más de una generación que hacía un sonido más de los que hacían el resto de cantantes”. A lo que añade “este sonido ya está sobreexplotado, podría darle a la gente lo que realmente quiere o tirar para otro lado”, declara el artista mientras suena su música de fondo en el documental.

Della confiesa, no verse del todo reflejado con la escena en la que está, “con acciones como la de Raimundo creo que se ve claro”.

E insiste en la idea de hacer otras cosas y en huir de que se le reconozca como a uno más de esa generación “interiormente tenía mis demonios, yendo hacia otra música no comercial, he explorado otras líneas musicales”, afirma Dellafuente.

Aunque en un intento por explorar otros horizontes; no solo Taifa Yallah inspirado en el pasado árabe de su ciudad natal y otras colaboraciones musicales como con C.Tangana, Rels b, Maka, Novedades Carminha o Morad han hecho que el artista no pueda parar de sorprender a su público. A finales del 2019 también estrenó ‘Salomon Sessions Vol.1’ que incluye los singles de ‘Sunombre_126pm_Bminor’ y ‘Teamo_123bpm_Eminor’.

Donde todo el que los escuche, se encontrará con unos beats muchos más cercanos a la electrónica. Para Dellafuente, la música ha sido un juego, en vez de jugar al fútbol e ir a un campo, él ha ido a un estudio y se lo ha pasado bien. Colaborar con otros artistas le aporta enriquecimiento a su carrera. A él lo admiran muchas personas pero cuando puede colaborar con algunos de sus referentes o artistas que le gusten, le emociona. Entiende que el valor de todo esto, está en la perspectiva y ver todo con el paso del tiempo.

https://www.instagram.com/p/B3ercPToQnK/

Desde su lado más tierno, el de Armilla, habla de lo que ha supuesto la figura de su abuela en su vida “ella era Dellafuente original y en su honor, por el vínculo tan fuerte que nos unía me lo puse”. Y confiesa que “ella no vio nada pero todo lo que hago como Dellafuente, es en honor a ella, me parece algo bonito”.

“Lo importante en un artista, es eso, que suene así mismo, no a la ola”.

Un mes después del estreno de Taifa Yallah y de lo que supuso para él, “con miedos e inseguridades arriesgué por sacar un disco que no fuese puramente urbano, arriesgándome a que no funcione pero siendo fiel a mis sentimientos”. Algo alejado de los escenarios, del público y ante su reciente paternidad, reconoce escribir de lo que vive, “lo que veo y la música hacen que sea algo que se quede ahí para toda la vida,  es como un diario de tu vida personal y artística, es el reflejo de tu crecimiento”. Y añade, “lo importante en un artista, es eso, que suene así mismo, no a la ola”.

https://www.instagram.com/p/B3fDu0Vo66w/

La actuación vivida en plaza de Las Pasiegas, la define como la unión entre lo que suena ahora y lo que sonaba antes. “Ayudar a Raimundo y guiarlo en esta actuación, ha sido uno de los momentos más mágicos que he vivido, he estado a punto de llorar”, confiesa el artista.

Esas palabras que suenan a despedida y que su público nunca querrá oír, decía Dellafuente “querría que se me recordara como alguien que ha hecho algo importante”. Recuerdan que con el rumbo que lleva, seguro que todo lo que produce, hará eterna su 'música folklórica atemporal'. Porque ni haber empezado su carrera, ni llevarla por otros caminos forman parte de la casualidad sino más bien de un destino muy bien escrito.

Compartir

Topic ·

dellafuente

    Artículos relacionados