Analizamos Cayó La Noche (Remix) en clave de unión y "delays"

El desfase horario lo viven las Canarias. El del sentido comunitario más bien la Península: analizamos esta nueva propuesta de la escena canaria.

10 febrero 2022 ·
Compartir
cayo-la-noche_binary

Lo que comentábamos con ímpetu y desasosiego hace unas semanas en Twitter está a punto de desaparecer del diálogo colectivo. También de las historias de Instagram y de la charla recurrente con tus amigos –si no lo ha hecho ya–. Más aún con polémicas como la del Benifest. Aunque lo que perdura después de este lapso es la lección de unión que ha azotado la escena canaria al resto de la Península. Lo que no contemplaba el circuito de la inmediatez comunicativa es que esto siguiese siendo algo de lo que valga la pena hablar. Por ese motivo, hoy recuperamos “Cayó La Noche (Remix)”. No para hablar de su lírica, base rítmica o calidad, que daría para otro artículo, sino por eso que dicen de que, si caminas solo llegarás antes, pero si lo haces acompañado llegarás más lejos. 

Y en este remix los canarios han sobrepasado las fronteras. La revisión del tema de La Pantera cuenta con la participación de los isleños más consolidados: Cruz Cafuné, Bejo y Abhir Hathi, junto a una nueva ola de promesas: Quevedo, el mismo La Pantera, Juseph o El Ima. Un elenco que ha dado como resultado un hit rompe discotecas (al menos en las Canarias, lo de rompe discotecas): 6 millones y medio de reproducciones en Spotify y 3 millones de visualizaciones en YouTube son los números que acumula “Cayó La Noche (Remix)” en plataformas digitales. No es fruto de la suerte o la casualidad. Más bien de causalidad. Desde hace años, allí abajo han sabido bien cómo manejarse para llegar a la cima de forma orgánica, sin ayuda de grandes artefactos más allá de su talento y el respaldo de la comunidad que les rodea. 

Hoy recuperamos “Cayó La Noche (Remix)”

Y no hablamos del sud de Dellafuente F.C o Califato ¾, sino del de más abajo, ese sud arrinconado en un cuadrado cuando televisan el tiempo en las noticias. Un talento aislado que ha sabido valerse por sí mismo para hacerse escuchar por el resto del país. Canarias tiene un sentido comunitario que aquí en plena Península parece llegar con retardo. Fuera de cuestiones horarias, parece ser que el verdadero delay se vive aquí y no en el archipiélago canario. La colectividad y la unión son valores que vienen intrínsecos con la mayoría de las apuestas canarias. Maikel Delacalle también estaba en la ecuación de este remix, pero por desajustes de calendario no quiso retrasar el lanzamiento de este tema. Ahí reside la clave del éxito: en que los más establecidos tienen los pies suficientemente en la tierra como para hacer volar a los de su alrededor. 

Aunque no todo está perdido si preferimos coger un tren antes que un avión. El talento peninsular también está aprendiendo a asomar cabeza y, desde luego, sabe cómo moverse. Propuestas como la del malagueño Foyone de la mano del productor Sceno con Rap Sin Corte ha marcado un hito en el hip hop español. También Odd Liquor, Judeline, Tuiste o Mayo están comenzando a resonar en los medios y en las redes con su sonido vanguardista. Desde Parla, Cádiz o Jerez, Madrid ejerce de Cupido con artistas como ellos, que ahora son inseparables en sus respectivos trabajos y fuera de ellos. Aunque la unión también está fuera del epicentro con iniciativas como la de Cutemobb. Desde Barcelona, este colectivo multidisciplinar entrelaza desde la música o la moda, hasta la danza y el diseño. De ahí nace la inspiración y el amor por crear, que no quiere decir por amor al arte, aunque también.

Canarias tiene un sentido comunitario que aquí en plena Península parece llegar con retardo.

¿Os imagináis una canción de Rosalía, Bad Gyal, Aleesha o La Juicy Badass? ¿O de Sen Senra, C. Tangana, rusowsky y Rojuu? Nos han metido con calzador palabras como coworking. Y aunque no nos la imaginamos fuera del sector empresarial, la música también necesita un poco más de eso. De unirse, hacer comunidad y emprender iniciativas que promuevan un trabajo en equipo que se nutre de las cualidades de todos y cada unos de los que participan. Un beneficio que poco tendrá de propio e individual, sino más bien de colectivo. El “todos a una” cobra sentido cuando se obtienen resultados tan genuinos como el de “Cayó la Noche (Remix)”. Aún así, como toda moneda, hay doble cara. La bonita ya la hemos explicado. La que no lo es tanto es el despropósito que supone aprender a ensalzar estos talentos cuando se unen con otros que ya están glorificados. Aún así, lo que está claro es que les seguiremos la pista a todos ellos, ya sea juntos o por separado.

Compartir

    Artículos relacionados