Ortiga y Grande Amore nos explican su nuevo EP "Rastreadores"

El EP contiene desde rap hasta rumba, techno y ritmos latinos. Ortiga y Grande Amore nos lo explican "track by track".

1 febrero 2021 ·
Compartir
ortiga-grande-amore_binary

Es extraño cuándo ves a dos personas tan diferentes, pero que juntas funcionan tan bien. Este es el caso de Ortiga, el artista de Fontiñas abanderando del "trap rural" en España. Junto a Grande Amore (Lugo) que tiene una peculiar propuesta punk. Su combinación ha dado lugar a "Rastreadores", un trabajo de 6 pistas muy ecléptico, pero de una calidad brutal. En el disco mezclan sonidos rap y trap con techno, punk, rumba o sonidos latinos, entre otros. Una mezcla explosiva, resultado de las sinergias de dos artistas muy distintos, pero con las mismas ansias de investigar. Para entenderles un poco más, desde Binary les hemos pedido a Ortiga y Grande Amore que nos expliquen el EP canción a canción.

Hemos pedido a Ortiga y Grande Amore que nos expliquen el EP canción a canción.

Un agarrado

Esta canción nace del trabajo de voz de Chicho (Ortiga) sobre una base que tenía ya hecha yo (Grande Amore). Es la única que no hicimos los dos juntos desde cero. Aún así, no solo va acorde con el espíritu del EP, sino que es, al mismo tiempo, la introducción y el resumen de lo que va a venir después, porque es bastante alegre y sucia al mismo tiempo. La música va en la onda del house-disco de principios de los 90, o incluso de algunos temas de electroclash de los 2000, y la letra juega constantemente entre la inocencia de una visión infantil del amor y las relaciones humanas, y una temática que podría ser perfectamente propia de una canción de Susana Estrada.  


NRTKM

¡La rumba! Ésta es la canción más romántica del EP, sin duda. Y también la más directa y la más inocente. En contraste con la producción electrónica de las demás canciones, en esta solo hay una caja de ritmos, una guitarra española y un bajo eléctrico. La letra es muy melancólica y la ejecución muy cruda: única vez en el EP que los dos cantamos muy pegados al micro y sin ningún tipo de efecto en la voz. Lo más parecido que podríamos hacer a una balada. Nuestra interpretación del bedroom pop en clave de Estopa o Albert Pla.

Nuestra interpretación del bedroom pop en clave de Estopa o Albert Pla.


Papando

Desde el minuto cero, esta canción nos recordó muchísimo a Gorillaz, que es un grupo que nos encanta a los dos. Seguramente, el resultado no se parezca en absoluto a Gorillaz, pero bueno, eso es lo bonito de hacer música, fliparse un poco a veces. Ésta es la más rapera de todas, con diferencia: Chicho repite un hook vocal que funciona como estribillo y Nuno hace las estrofas. Nos gusta mucho lo explícito, queda claro a lo largo de los seis cortes de este EP, pero también nos encanta cuando, en las letras de las canciones, hay un contraste: es decir, igual que Leonard Cohen usa su voz de crooner y un lenguaje poético súper elaborado para hablar de un encuentro sexual en un hotel de no sé donde, nos flipan las canciones que aparentemente solo hablan de "gente liándose con gente" pero en el fondo tienen un... desasosiego ante la vida, por decirlo de alguna forma. En esta canción jugamos totalmente a eso. Y la verdad es que estamos muy contentos del resultado.


Mondo Dolore

Esta canción recoge, como ninguna otra, una parte fundamental del espíritu de este EP: ninguno de nosotros dos podría hacer esto sin el otro. Parece una obviedad, pero no toda la música que escuchamos nos transmite esa sensación. Y, cuando pasa, nos encanta. Ambos tenemos un recuerdo precioso del día que hicimos esta canción. Uno de los mejores días del año pasado, sin duda. Vale que tampoco estaba muy difícil, pero aún así, es un recuerdo precioso.

Ortiga "Lo bonito de hacer música, fliparse un poco a veces"

En algún momento, en el local de ensayo, a uno de nosotros se nos ocurrió hacer una canción en italiano. Siempre hemos sido ultra fans de Tonino Carotone, y teníamos clavada la espinita de no hacer un tema en su onda. Casi lloramos de la risa al plantearnos la idea y como podría ser su ejecución. Nos parecía lo más loco que podríamos hacer en ese momento. Precisamente por eso, es lo que al final hicimos. Y sin el apoyo del otro, ninguno se decidiría a hacerlo por su cuenta. Hacer siempre lo menos lógico es sanísimo. Éste es nuestro mejor tema.


Seis

Otra canción que (al menos, a nuestro parecer) mola y es tan fresca por recoger tan bien la energía que aparece entre nosotros cuando nos juntamos a hacer música. Es divertida y sexy. La compusimos una noche del verano pasado, justo antes de un concierto de Ortiga en Carballo. Estábamos los dos (junto con Joao, guitarrista de Ortiga) en un bungalow que había construído en el patio interior de un bloque de edificios la familia de uno de los chicos de la organización del concierto. Nos quedamos hasta... hasta muy tarde, en realidad, haciendo la canción. Y tal como se hizo en esas horas, se grabó. Al día siguiente, por la mañana, apareció la abuela del chico, que no sabía nada de que nos íbamos a quedar allí, y casi le da un infarto al vernos. Nos acabó echando. Fue un día genial. 

"Seis" es divertida y sexy.


Fiesta Chill

Hay un sitio, aquí cerca de Santiago, en el que a veces se hace una rave. Seguramente sea ilegal, o sea que, por si acaso, no vamos a decir más datos del sitio, por si hay algún municipal leyendo esto. El caso es que, el otro día, bromeábamos Chicho y yo con que es muy probable que haya en el futuro parejas que se conozcan en esa rave, con esta canción de fondo. Decíamos en un streaming que hicimos en Twitch que, de ser así, estaría muy bien que esos padres raveros le acaben llamando Fiesta Chill o Los Rastreadores a sus hijos en homenaje a ese momento y esa canción que tanto les han dado. Bueno, pues lo mantenemos. Ojalá pase.

Compartir

    Artículos relacionados