Jimena Amarillo nos explica su nuevo disco "track by track"

Jimena Amarillo acaba de publicar su primer largo, "Cómo decirte, mi amor"

4 noviembre 2021 ·
Compartir
jimenaamarillo_binary

Jimena Amarillo se reveló hace ya dos años como una de las mayores promesas del DIY en España. Con sus letras de amor sinceras, directas y apegadas a la realidad conquistó rápidamente a una base de fans muy fiel. Tres años después de sus primeras canciones publicadas, Jimena Amarillo nos sorprende con "Cómo decirte, mi amor". Un disco de 10 temas de amor, guitarras y autotune. Jimena Amarillo publica el disco de la mano de Mushroom Pillow. Todo el espectacular trabajo visual del disco viene de la mano de @villorox , amigo de Jimena.

Ansiosxs y maravilladxs por la salida del disco, hemos pedido a Jimena Amarillo que nos explicase el disco canción a canción y esto es lo que nos ha dicho.

Cafeliko. Primera canción que escribí incluso antes de temas sueltos que saqué, como por ejemplo "Ni se nota". Esperé sin darme cuenta a sacarla, esperando sentir realmente un momento en el que hacerlo, hasta que la produje muy diferente a como la compuse (super acústica y tempo lento). Y fue el primer single que saqué junto a Mushroom Pillow, siendo la primera de un disco que aún no tenía ninguna otra canción hecha ni pensada.

Jugando a los Sims. Este tema surgió ante la desesperación amorosa en una época en la que no sabía ni dónde estaba, de un no saber lo que quiere la otra persona constante... yo sólo sabía que la quería, pero parecía tan imposible una relación que parecía un juego, una simulación.

Tu manera de mirar. Hombreeee, como buena reggaetonera y maleanteadora tenía que haber un tema rollo vacilón aunque fuese a mi manera. Tenía una letra guardada de hace mucho tiempo, para una de mis exnovias que no es para la que van todas las demás, me jodería. Y nada, mezclando un rollo flamenkito quedó súper cuadrada la letra. La verdad es que estaba resentida cuando la escribí, ahora la quiero un montón y me descorono al cantarla.

Tu cepillo de dientes. Me apetecía meter un trappeo super a mi rollo y creo que está bastante conseguida. Esta canción me costó más que ninguna otra, al principio me rallé porque la veía muy rara, pero a mi compañera de piso Zoí le gustaba mucho y tiré palante. Me acuerdo perfectamente de la pila del baño de mi antigua casa donde estaba su cepillo de dientes... ahora ya no está.

Resaca sentimental. Literalmente rotísima, es que no hay otra explicación. La primera vez que lo dejamos y la más dolorosa, en fin. Primera canción que decidí meterle cuerdas, toqué cinco minutos seguidos en un bucle y se quedó así, sin retocar ni pensar nada, simplemente salieron en ese momento. Repito la letra porque me desnudé en cada frase que digo y no me cuadraba más que decir.

Sólo te miro. Una tercera persona entra en juego, muy especial para mí ya que es la única que sin ser mi pareja me sale escribirle canciones. Juego con un ritmo en bucle e instrumentos que me parecían graciosos y divertidos, lo que más me gusta es el bajo. Hablo de las veces en que coincidíamos de fiesta, después de aquel festival en el que le escribí la primera.

Cuando ya no me quieras. Uf, como bien dice el título la canción habla sobre... pues eso, el pensar en el momento en el que tu pareja ya no te quiera, nunca lo hagáis os lo recomiendo. De esta canción pillo la frase que pone nombre al disco, ''Cómo decirte, mi amor''. Como buena chica de contrastes, esta canción tiene una letra que nunca habría esperado escribir, y esa frase es la que más me choca que hubiera salido de mi boca.

Mandarinas en la cocina. Esta vez quería un ritmiko indie, como para andar por la calle, así que compuse la base con esos acordes y de ahí, camino a clase y después de haber pasado unos acontecimientos relatados en la letra... la escribí. Me gusta mucho la letra de esta, es como súper blanda y sincera.

Cositas. Mira, no tengo comentarios sobre esta canción jaja. Juro que ni iba fumada pero como si lo fuera, literalmente nada de lo que digo tiene sentido y me salió sentada en el salón de mi casa con mis dos compañeras de piso flipando.

Tremenda suerte. Cerramos el disco con una canción que escribí en ese momento álgido y cegador de una relación en la que sólo piensas lo guapa que es esa persona, cuanto la quieres, y en fin, todas esas monerías a las que no les ves nada malo.

Compartir

    Artículos relacionados