Chaqueta de Chándal nos explican su nuevo disco

"Futuro, Tu Antes Molabas" es el título del nuevo LP de Chaqueta de Chándal. Nos lo explican track by track.

21 enero 2022 ·
Compartir
chaqueta-de-chandal_binary

Chaqueta de Chándal  (Guillem Caballero, Natalia  Brovedanni y Alfonso Méndez) acaba de publicar su nuevo trabajo "Futuro, Tu Antes Molabas". Un disco cuyo título ya nos habla del presente más inmediato y con el que no podíamos estar más identificadxs.

Aunque el nuevo trabajo de Chaqueta de Chándal pueda sonar más "pop" (si es que eso existe) que sus anteriores temas, en el fondo es un trabajo muy amargo. Desde la ironía y el humor, Chaqueta de Chándal nos expone ante los problemas y contradicciones del presente más contemporáneo. Melodías animadas que dicen verdades como puños entre broma y broma.

"Futuro, Tu Antes Molabas" también recuerda a la trayectoria del propio grupo desde 2019 hasta hoy. Chaqueta de Chándal estaban confirmados en 2020 para los festivales Tomavistas, Primavera Sound, Vida  Festival, Palencia Sonora, Gigante, Embassa’t, Canela Party... evidentemente esto no pudo ser, y el futuro que esperaban en 2019 molaba más que el presente 2022.

De este calvario nace en parte el nuevo trabajo de Chaqueta de Chándal. 10 canciones de guitarra animadas, pegadizas, graciosas y comprometidas. Para saber un poco más de cómo fue este proceso y el disco en sí, hemos pedido a Chaqueta de Chándal que nos expliquen su nuevo disco Track by Track:

Firme Usted Aquí: Al principio se llamaba «Mossad». En un principio iba a hablar de la paranoia de los espías y de la gente que trabaja en la Inteligencia de los países, de ahí el título, y al final ha acabado hablando de las compañías de seguros y los bancos, que son un poco lo mismo. Quizás tiene la letra más solemne y seria de todas las que hemos hecho. La maquetilla me sonaba un poco a Radiohead en malo, pero le dimos un giro ensayándola y dándole nuevos matices, y ha acabado sonando bastante a Chaqueta.

Los teclados que van a la contra en la primera parte a Sergio (Pérez, el gran hombre que nos grabó) le recordaban a la banda sonora de «Corrupción en Miami». Desde el principio parecía un posible arranque de disco, con sus dos partes diferenciadas y tal, y al final así ha sido. «Firme usted aquí» fue un título que barajamos como opción para el primer disco, así que de algún modo lo hemos reciclado. Ya véis, somos gente con conciencia ecológica a tope.

Vademécum: Ésta se llamó así desde un comienzo. De hecho era «Vademécum vitae» pero le quitamos el «Vitae» porque no tenía gracia. Yo tenía un trozo de letra con eso de «me duele la cabeza – pastillas!», etc., en plan la persona se queja y las farmacéuticas responden, y la acabé de completar mientras hacía la canción, salió bastante a la vez. Es de las últimas que hicimos, nos faltaba algún tema para el disco que fuera así corto y rollo hit, porque dos hits potenciales que teníamos para el disco, «Cayetana» y «La insoportable levedad del ser rico», al final los sacamos en single el año pasado. No sé si es muy hit porque es muy raro, no tiene estructura, pasa por varios sitios.

El trozo aflamencado en realidad quería ser más bien moruno, porque tenía la idea de representar que la industria farmacéutica es como un encantador de serpientes moderno. Varia gente ya nos ha dicho que suena a movida madrileña, así que nada, hala Madrid.

La Conquista del Champán: Ésta se llamó de dos maneras diferentes, «Politishians» y «BAU», por lo de «Business As Usual». Al final hicimos el juego de palabras éste con el libro de Kropotkin, y mira, mejor, jajaja. Habla del mamoneo político y de la hipocresía que suelen gastar los cargos públicos, así que nada nuevo bajo el sol, la verdad. Quizá es el tema que más recuerda a las canciones del primer disco, con la intensidad arriba todo el rato, no sé. Gran parte de la letra estaba hecha hace tiempo ya. La guitarra con acordes disminuídos que toca la Natalia en la segunda estrofa me encanta, notas como rasca. A mí me da bastante vergüenza el rollo este spoken word garrulo que hago cuando canto,  no me sale demasiado bien... Pero me voy acostumbrando.

Tutorial para Villanos: Es una canción muy pop pero a la vez es bastante rara, con el desarrollo kraut que hay enmedio. El trozo de la melodía de guitarra y sinte que hay después del primer estribillo es quizás mi momento favorito del disco, cuando grabábamos con el Sergio le llamábamos «los patitos»; todavía hoy lo hacemos. La letra es bastante frívola, habla de las nuevas formas de guerra y de las fake news de una forma deliberadamente infantiloide, ligera; sigo teniendo dudas de si puede resultar ofensiva, evidentemente es todo ironía y sarcasmo, quiere poner sobre la mesa lo despreocupadamente que nos miramos estas cosas muchas veces. El Pope hizo unas trompetas free muy bonitas, y los goliats mastodónticos del Pocho son muy guays también. Al principio se llamaba «Ein?», a saber por qué, jajajaja. 

De Mayor Quiero Ser Viejo: Se llamaba «Bilderbien», porque iba a ir de la gente que está feliz con su consumismo y sus cosas mientras hay otra gente detrás del telón que los engaña y los manipula (me incluyo eh), pero ese tema ya lo habíamos tocado en «Hablemos del Mineralismo», como mínimo, así que al final acabó siendo una carta de amor a la tercera edad, lógicamente, jajaja. En un ensayo antes de la pandemia el Pocho se puso a hacer un ritmo loco, cosa que hace muy a menudo, y yo me puse a seguirle con un bajo. Nunca lo grabamos.

Luego durante la pandemia quise desarrollar la idea (o lo que recordaba de ella) con el GarageBand, y cuando les pasé la maquetilla a las demás, el Pocho dijo «este ritmo no lo he hecho yo en mi vida», así que debe ser que mi memoria es lamentable, jajaja. En todo caso estoy convencido de que era un ritmo compuesto. Es un tema rarísimo, como de progresivo de tercera división, pero bueno, supongo que tiene su gracia. El inicio rollo doom blandengue salió poco tiempo antes de entrar a grabar, y el Sergio se curró un sonido de theremin con sus sintes muy chulo.

Tú a Boston y Yo a California: Iba a ser una especie de interludio, tenía solo la segunda parte de la canción, de hecho se llamaba «Tapa1», porque era como una tapa de las de comer, pero al final le pusimos una primera parte y ha acabado teniendo estátus de canción hecha y derecha. La motivación de la letra es Twitter, claramente, pero se puede extender a muchos ámbitos. Es una canción tranquila, nunca acaba de explotar, raro en nosotras. Me gusta mucho esta sensación, la verdad.

Abre la segunda cara, que quizás es la más extraña del disco, la más variada y menos roquera. Ni idea de si se nota o algo, pero su base rítmica es de las que más nos hemos currado jamás. Al final confluyen tres cosas que me hacen sonreír: los coros dreampoperos de la Natalia, las trompetas maravillosas del Pope y sobre todo, LA CORTINILLA que tocó el Pocho. Gallina de piel.

¿Por Qué Lo Llaman Amor Cuándo Quieren Decir Bezos?: Estaba leyendo «L'ull i la navalla» («El ojo y la navaja») de Ingrid Guardiola y debía acabar de ver «El siglo del Yo» (súper recomendables ambas dos cosas), y de ahí me salió la idea de hablar de una relación romántica entre una persona y un objeto, para parodiar el que creo que es uno de los mecanismos básicos que tienen la publicidad y los titiriteros de la sociedad de consumo para venderte cosas que no necesitas.

Empieza como una canción de amor cursi, de hecho da hasta vergüenza cantarlo, y luego da un giro cuando se destapa quién es el/la afortunado/a. Como la gran mayoría de los temas de este disco, fue una (idea de) canción surgida durante el confinamiento. A la que nos pudimos juntar a ensayarla la cosa creció mucho, es muy guay de tocar, ésta. Vuelve a ser un compás irregular, un 5x4 (excepto en el trozo de enmedio), por eso al principio el tema se llamaba «20». El hecho de tocar ritmos raros ha significado un poco un reto para nosotras a la hora de preparar estos temas, la verdad.

Presos y Políticos y Viceversa: El enésimo juego de palabras en el título, somos unas pesadas. La (mínima) letra está en catalán, y cantada vocoder mediante. La idea aquí era hacer dos temas, uno que repitiera «Presos polítics» sin parar, y el otro que dijera «Polítics presos», en plan dicotomía. Al final todo quedó en uno, cambiando de compás de manera que a ratos parece que diga «Presos polítics» y a ratos «Polítics presos». De ello resulta que los compases sean extraños, un 12x8 y luego un 13x8. Vaya cristo, jajaja.

Puede parecer un asunto pasado de moda, porque los presos políticos catalanes «famosos» (o políticos presos, claro) ya están fuera, pero la realidad es que aún quedan muchos presos políticos en las cárceles de este país. No son de postín, pero ahí están. En cuanto al tema, el Sergio se curró una caja de ritmos que acelera al principio, rollo Kraftwerk, y la verdad es que todo suena bastante a música de videojuego. Las guitarras esquizoides de la Natalia son increíbles. Es un interludio que podría haber ido de intro del disco, pero supongo que fue lo típico de no querernos repetir respecto al «Gimnasia Menor», en el que había una intro, así que al final hace de antesala al final del disco, y oye, ni tan mal.

Queremos Ir a Misa: Es otra de las más continuístas respecto al primer disco, de hecho en el ritmo puede recordar a «Señor, llévame pronto», aunque creo que tiene un aire diferente. Es repetitiva, bastante marcial, van entrando elementos... La idea era o que fuera muy kraut, áspera, rollo Faust, o que fuera nuevaolera, más exhuberante, rollo Talking Heads; al final creo que ni una cosa ni la otra, jajaja. Quizá es la canción del disco que tiene un estribillo más claro. Es una parodia en la que nos disfrazamos de una persona nacional-católica cualquiera, el tema más chiste del disco. Funciona como último arrebato «cañero» antes del final. Otra vez, mágicas trompetas del Pope, nunca le agradeceremos lo suficiente que haya querido participar en esta grabación! Y esas percus que tocó el Pocho también molan mucho. Por cierto, se llamaba «Isis»: entre integrismos anda el juego.

Los Stories De Unabomber: El título quiere ser como una actualización 2.0 del Manifiesto de Unabomber, matemático terrorista-anarco-ecologista loco que espero que conozcáis. Sin poner bombas en sobres también quiere denunciar la deriva de la civilización actual, muy modestamente. Fue la primera maquetilla de todas, creo que pre-pandémica, y es de las que menos se parecen a lo que habíamos hecho antes. Repetimos fórmula de poner la más larga al final, pero se parece a «Maldito Parné» como un huevo a una castaña.

En su letra va incluído el título del disco, que no deja de ser una broma que hizo el Pocho en algún ensayo. Me gusta el contraste entre su tono reposado pero creciente, luminoso, en lo musical, y lo desengañado y tristón de la letra. Es como que el disco acaba contento y rallado a la vez, épica y mal rollo de la mano. La melódica la grabamos mientras recogíamos los trastos en el estudio, en el descuento. El vibráfono quería homenajear a Frank Zappa; ya ves tú, jajaja. Se llamaba «Ninios», que no «Niños». Más trompetas mágicas para acabar.

Compartir

    Artículos relacionados