Albany puso a llorar al público mientras saltaban en Picante Club

Bilbao no es una ciudad grande. Y los que residimos aquí no solo la conocemos geográficamente. También solemos conocernos entre buena parte de los...

21 enero 2020 ·
Compartir
albany-binary

Bilbao no es una ciudad grande. Y los que residimos aquí no solo la conocemos geográficamente.

También solemos conocernos entre buena parte de los que la habitamos. Sabemos cómo es la gente, y cómo suele reaccionar esta ante diversos eventos en la ciudad. También hacia dónde van a dirigirse las masas cuando aprieta el frío o cuando llega el calor. Pero también es cierta una cosa, que posiblemente te haga tomar por poco válido todo lo que te acabo de contar: nunca sabes cuándo Bilbao va a dejar de sorprenderte.

En el espacio que guarda Santana 27 en Bilbao, continúa estableciéndose un nuevo club llamado Picante Club: un espacio donde todo aquél que quiera pueda juntarse para bailar. Cada fiesta suele venir acompañada de un artista ofreciendo su showcase particular. Y el pasado 28 de diciembre llegó Albany para despedir el año.

La cantante nacida en Girona, aunque criada en Granada, apareció por un Bilbao a 4 grados.

Sin embargo, y para sorpresa de muchos, eso no quitó a la gente para acercarse hasta Picante para acompañarla con cada una de sus canciones.

La sala -que acababa de acoger otro concierto- comenzó a vaciarse rápidamente de trastos para ir llenándose poco a poco de gente. HorrorxVacui, en su estreno en Fever, fue la primera en colocarse tras los platos. Ofreciendo su set particular, seleccionando los cortes que caldearon al público, dejó listo el escenario para que Albany saliese a comérselo.

Las composiciones tristes y melancólicas de la autora de 'Alcohol & Sullivans' encajaron perfectamente con el público. Que una vez ya dentro del recinto se despojaba de sus chaquetas y retiraban el último hielo de sus copas.

A través de su puesta de escena, Albany no se dejó por el camino los mejores cortes de su álbum, estrenado en 2019, y mucho menos se olvidó de las piezas favoritas de sus seguidores, como 'Para Que no Duela' o 'Nadie'.

La cantante tuvo que acercarse en varias ocasiones hasta el borde del escenario, donde la primera fila de asistentes se agolpaba, estirando los brazos para alcanzar los de ella.

Después de su puesta en escena, los fans se quedaron en el club para finalizar la noche al ritmo que marcaba Chapo: DJ residente de la fiesta organizada por Picante Club. Por si todo esto fuese poco, en los próximos meses llegarán a la ciudad otros cuantos invitados de lujo. Así que si estás por el norte... ¡No deberías fallar!

Compartir

    Artículos relacionados