Bambikina la cantautora extremeña que desafía al trap con leyendas y música folk

El nombre del grupo es un homenaje a The Beatles y al cine alemán donde durmieron los de Liverpoool cuando comenzaban su carrera europea...

9 diciembre 2019 ·
Compartir
bambikina-binary

El nombre del grupo es un homenaje a The Beatles y al cine alemán donde durmieron los de Liverpoool cuando comenzaban su carrera europea (Bambi Kino).

La Naturalidad y juventud de la extremeña Esther Méndez con la maestría de sus músicos, con más de 25 años de experiencia sobre los escenarios.

Con un EP (Caravana, 2014) y un álbum de estudio grabado en una sola toma (Referencias, 2016), el recorrido musical de Bambikina es un viaje alrededor del mundo entre ríos de americana, sonidos tex mex y lo mejor del folk. La cálida voz de Esther desnuda historias mágicas que discurren en ambientes místicos y atmósferas envolventes.

Su tercer disco  El Pájaro que Trajo el Fuego (Mad Moon Music, 2018), es un álbum en el que apuesta por sonidos más indies.

Sin perder de vista a las grandes intérpretes hispanoamericanas, como Chavela Vargas o Violeta Parra.

La banda ha actuado en salas y teatros de toda España, así como en numerosos festivales, entre los que destacan el WOMAD de UK (Bristol), Dcode (Madrid), Sonorama Ribera (Aranda de Duero), Gigante (Guadalajara), Guitar BCN (Barcelona) o WOMAD Cáceres. También han compartido escenario con grandes figuras, como el italiano Franco Battiato, la fadista portuguesa Mariza o el cantautor español Xoel López.

Su canción Serranita de la Vera, incluida en el segundo álbum de estudio, es el tema principal del cortometraje El Jardín de Vero (Miguel Parra, 2018), una composición minimalista que contrasta con la fuerza de la letra. Además, el videoclip de la canción Escorpiones de tequila (2017) ha recibido gran reconocimiento por ser el primero de la historia protagonizado por cacahuetes.

¿Cómo es querer ser artista habiendo salido de un pueblo del norte de Extremadura?
Con 18 años me marché de mi pueblo para estudiar Publicidad y Relaciones Públicas en Madrid. Este paso fue determinante también para mi faceta como compositora, aunque en aquel momento no tenía tan claro que me iba a dedicar a esto. En la capital conocí a los músicos que forman parte de mi banda actualmente.

Además, se me abrieron un montón de oportunidades para tocar en diferentes salas y teatros que probablemente en Extremadura no se hubieran presentado. Sin embargo, cuando voy de visita a mi casa del pueblo, compongo mucho. Mi habitación de toda la vida me inspira un montón.

Así que supongo que, si no hubiera venido a Madrid probablemente no sería “artista”, pero por otro lado para mí es fundamental poder escaparme unos días al pueblo para desconectar del bullicio de la ciudad. Por tanto, ambas partes son igual de necesarias para mí, tanto en el ámbito personal como profesional.

La portada de tu último disco la realizó Ricardo Cavolo. ¿Cómo surgió la colaboración?
Yo seguía el trabajo de Cavolo desde hacía años. Me encantaba ese universo tan personal que había creado con sus dibujos. Así que para “El pájaro que trajo el fuego”, que era un disco plagado de folclore latinoamericano, me pareció que iría perfecta una ilustración colorida como las de Ricardo. Así que le escribí un correo.

No sabía si contestaría, sobre todo porque desde un tiempo a esta parte ha crecido muchísimo y se ha convertido en un artista de proyección internacional. Pensé que estaría demasiado liado. La sorpresa llegó cuando respondió a mí mail. Yo ya le había adjuntado una canción, “Trabalenguas”, para que viera por dónde iban los tiros, y le gustó mucho.

El título del disco, además, es el nombre de una leyenda ecuatoriana que cuenta cómo un pájaro se prende las alas para llevar la luz a una aldea que se sume en la oscuridad, así que había toda una historia detrás para poder ilustrar.

El dibujo de la portada está hecho a mano, así que esto también casaba perfectamente con la filosofía de Bambikina

De grabar de un modo artesanal, en analógico. Estoy muy contenta con el resultado.

En un momento en que la música vira hacia ritmos latinos o trap, tú que haces folk, ¿cómo suele ser tu público respecto a edad o género?
La verdad es que para poder defender lo que haces en un escenario, tienes que estar muy seguro. Por eso yo tenía muy claro, desde el principio, que no iba a subirme a ningún carro, por muy de moda que estuviera. La música y las letras de mis canciones son 100% mi banda y yo, y nunca podría hacer otra cosa.

Ni siquiera sé si podría definirse como folk, porque se trata de un estilo muy genuino y personal. Por eso supongo que es más difícil hacerse un hueco en la industria actual, pero nosotros lo seguimos intentando, fieles a lo que nos gusta.

Por suerte, siempre hay gente que valora unas letras cuidadas y unas melodías originales. Así que tenemos público de todas las edades. En nuestros conciertos puedes toparte con adolescentes de 16 y con seguidores de 65. Es realmente curioso.

¿Cuál es tu tema preferido de tu tercer álbum “El pájaro que trajo el fuego”?
Todas las canciones de este disco tienen algo y ninguna está puesta de relleno. Pero si tuviera que elegir una, quizá sería “Palomitas de caramelo”. Creo que es muy emocionante y las partes instrumentales son tremendamente épicas.

De todos modos, ya tengo la cabeza puesta en las nuevas canciones. Estamos a punto de entrar en el estudio para grabar un EP que saldrá en enero.

En tus videoclips y temas hay muchas referencias a la naturaleza. ¿Es una forma de sentirte unida a tu lugar de origen?
¿En serio? Pues no me había dado cuenta. Al menos, no es algo intencionado, jeje.

Pero sí es cierto que hay una especie de hilo que me une a mi tierra, por muy lejos que esté, y a su naturaleza exuberante. Los veranos en las gargantas naturales de La Vera son parte de la historia de mi vida y por lo tanto, seguro que de alguna forma también están en mis canciones. Prueba de ello es “Serrana de La Vera”, un tema que está basado en una antigua leyenda extremeña.

¿Qué música escuchabas de pequeña? ¿Te influyó para ser la artista que eres ahora?
Sin duda. Yo creo que la música que hemos escuchado tiene mucha culpa de lo que somos ahora. Mi hermano mayor me inculcó la cultura del vinilo.

Nos pasábamos las tardes escuchando a los Beatles, Led Zeppelin, Jimi Hendrix, Janis Joplin…

Eso me marcó mucho y estoy segura de que todas esas influencias estarán, de algún modo, volcadas en lo que hago.

Para terminar, ¿qué artistas aparecen ahora mismo en tu pantalla de inicio de Spotify o Youtube?
Mis playlists son muy eclécticas. Conviven clásicos como Silvio Rodríguez o Chavela Vargas con música americana (Dylan, Neil Young, Wilco) y con cosas más modernas (Devendra Banhart, Father John Misty, Feist, Vampire Weekend, Fleet Foxes…). Al final, más que un estilo en concreto, yo escucho cosas que tengan alma. Canciones que me lleguen y me muevan algo por dentro. De eso trata la música, ¿no?

Compartir

    Artículos relacionados