Hablamos con Tigrillo y Josu Diamond sobre la importancia de la literatura LGTBI+

Gracias a escritores como ellos existe hoy más diversidad y mayor visibilidad que nunca en la literatura LGTBI+ en nuestro país. 

27 octubre 2021 ·
Compartir
escritoreslgtbi_binary

Todo se comenzó a consolidar a partir de mediados de los 2000 con las voces literarias de una generación. La literatura LGTBI+ comenzó su gran ascenso en 2005, junto con la aprobación de la unión civil de personas del mismo sexo, ley que puso de nuevo sobre la mesa la importancia de las voces del colectivo. 

La visibilización de barrios como Chueca también lanzó un gran arco hacía arriba en el interés mediático por la cultura del colectivo LGTBIQ+. Editoriales como Egales, Cómplices o Berkana son puntos de referencia. Que dejan un amplio espacio por y para las voces del colectivo. Y que abarcan todos los géneros conocidos en referencia a su historia, tramas relacionadas o artistas pertenecientes al mismo. La literatura ha tenido siempre un papel fundamental en nuestras vidas, enseñanzas y aprendizajes. Un lugar donde los más jóvenes han podido sentirse identificados, encontrar referentes, empatizar y encontrar similitudes sentimentales con las historias y textos existentes. 

Tigrillo

Escritores como Daniel Valero, más conocido como Tigrillo, han volcado su esfuerzo y su arte en la visibilización y sensibilización en referencia al colectivo. Daniel Valero tiene 27 años. Es periodista y divulgador de temática LGTB en redes sociales. Autor de 'LGTB para principiantes'. 

Hablamos de la importancia de la representación. Encontrar referentes o personas con características parecidas a las nuestras en los medios culturales, especialmente cuando somos jóvenes, va mucho más allá del “sentirnos parte del mundo” (que también). Cuando esas características nuestras son castigadas o penadas por la sociedad y por nuestro alrededor (como pasa con quienes somos disidentes de la masculinidad hegemónica y de la cisheterosexualidad obligatoria), descubrir historias sobre personas que comparten esas características con nosotros y que, pese a ello, consiguen un círculo de cuidados, éxito en lo social o laboral, puede animarnos a vernos como personas válidas y dignas de respeto. Y no como merecedores de burla y desprecio.

No solo eso. La presencia de personajes así también acostumbra a estas características a personas que, de forma general, son educadas en el desprecio a estas. Sacar a quienes llevan estos prejuicios de la ignorancia es de las pocas oportunidades que tenemos de evitar que se conviertan en nuestros agresores. El conocimiento rompe el prejuicio.

Cuando eras pequeño, ¿ encontraste algún referente LGTBI+ en alguno de los libros que leíste?

Absolutamente ninguno. Lo más parecido que tenía era encontrar personajes masculinos que no performasen de forma constante una masculinidad hegemónica. Chicos que fueran tímidos, sensibles, que no fueran violentos. Era lo más parecido que tenía.

La literatura LGTBI+ es esencial para la educación de la gente más joven

¿ Crees que es necesario que la población más joven tenga mas accesibilidad a literatura LGTBI+? ¿ Por qué? 

Sí. El bullying por LGTBIfobia es tremendamente común en colegios, institutos y cualquier espacio de relación entre jóvenes. Los disidentes del sistema sexo-género asumimos desde temprana edad que merecemos el acoso que recibimos. Nos enseñan a callar, a no pedir ayuda. Necesitamos entender que merecemos respeto y una vida digna, y también que hay gente como nosotros, para saber que tendremos a quién acudir. Y necesitamos que los jóvenes que podrían convertirse en futuros agresores normalicen la existencia de personas LGTB. Si no, su desconocimiento sobre nosotros será utilizado por quienes tienen intereses contrarios a nuestros derechos para hacerles creer que deben atacarnos.

Mi infancia habría sido más fácil si hubiera encontrado más referencias LGTBI en el instituto y colegio. Hubiera sentido que no estaba solo, que no merecía los ataques que recibía por ser un “traidor” del sistema. Puede que me hubiera dado fuerzas para buscar a gente como yo.

Josu Diamond

Josu Lorenzo es más conocido como Josu Diamond. Tiene 25 años, es creador de contenido en redes sociales y empresario. Escribe literatura juvenil y también comparte sus opiniones sobre ella en sus cuentas. Para mí es un espejo. Ojalá hubiera tenido referentes LGTBI+ en la literatura cuando era más pequeño; me habría cambiado la vida por completo. Necesitamos tener referentes de todo tipo, y por suerte estamos viendo ese cambio en la literatura desde hace unos años, donde los personajes representan la realidad de una generación que se siente demasiado separada de la sociedad. También hablamos de la referencias LGTBI que encontró Josu en su infancia:

Creo que mi primer recuerdo de un personaje abiertamente LGTBI+ fue en Cazadores de Sombras de Cassandra Clare. Yo tenía apenas 14 años y ver a alguien como Magnus Bane me hizo flipar en colores. Al año siguiente salí del armario, así que creo que es bastante significativo.

Es necesario porque te hace sentirte menos solo, explorar nuevas realidades, encontrar con lo que verdaderamente te sientes identificado como persona… El problema es que por ejemplo en España cuesta un poco más encontrar lecturas LGTBI+ para el público joven, a diferencia de en Estados Unidos. En el tema editorial siempre nos llevan años de ventaja. 

Cuando vi el videoclip de Montero, de Lil Nas X se me saltaron las lágrimas por eso mismo. Si hubiera visto aquello en mi adolescencia habría tenido muchos menos problemas para quererme y entenderme tal y como era. Aunque hubo varias cosas que me hicieron darme cuenta de que lo que yo realmente sentía era válido y que no había una sola forma de vivir y expresarse: Lady Gaga (de la que soy fan desde el 2008), Brendon Urie (que se besaba en el escenario con sus compañeros y hablaba sobre la bisexualidad) y Adam Lambert (maquillado, con mucha pluma, y un talento impresionante sobre el escenario). Esos fueron mis referentes en un primer momento para dar el paso hacia salir del armario, aparte de Magnus Bane en los libros de Cassandra Clare.

Compartir

    Artículos relacionados