"¿Qué coño está pasando?" El documental de Netflix sobre los debates feministas actuales.

“¿Qué co#o está pasando?” una producción dirigida por Rosa María Márquez de la Orden y Marta Teresa Jaenes Barrios, que ha conseguido ser tendencia...

26 diciembre 2019 ·
Compartir
netflix-binary

“¿Qué co#o está pasando?” una producción dirigida por Rosa María Márquez de la Orden y Marta Teresa Jaenes Barrios, que ha conseguido ser tendencia en Netflix.

En este documental dialogan 40 mujeres, algunas con proyección pública y otras no, que nos explican su visión sobre el feminismo. Se trata de un discurso que refleja los mismos conflictos que el movimiento, o la misma diversidad de las propias invitadas.

Se ve a la hora de abordar temas como la pornografía, la prostitución, la gestación subrogada, o el sujeto del feminismo. En este artículo hablamos sobre las principales reflexiones que se plantean las protagonistas acerca de cómo se mantienen las sociedades patriarcales de occidente.

Comienzan hablando de cómo ha cambiado la percepción del movimiento por la sociedad desde que empezó, en el que las mujeres que se declaraban feministas en aquellos tiempos eran pocas, estaban amargadas y, lo más seguro, es que fueran lesbianas.

Ahora mismo, cualquier persona que dice “soy feminista” consigue una contestación de vuelta que dice: “yo también”.

El feminismo ha pasado de estar en la oscuridad absoluta a ser un gran eslogan en las prendas llevadas por grandes modelos. Aquí entra la primera reflexión de las protagonistas, que afirman que el feminismo no es un simple eslogan, es algo mucho más profundo.

Como ya sabemos, el capitalismo no es una estructura rígida, sino que sabe moldearse y crear necesidades aprovechándose incluso de los movimientos sociales que siguen las masas. Las camisetas, los talleres y charlas (a veces realizadas por hombres) para el empoderamiento de la mujer, las camisetas que vemos en H&M, Zara, Bershka, todo ello para sacar beneficios económicos disfrazándose de algo que ni siquiera entienden.

Algunas protagonistas decían que puede ser un buen método estar dentro del sistema para romper con él.

"Si Beyoncé y H&M quieren difundir el mensaje van a llegar a mucha más gente que nosotras."

Tras comentar cómo la publicidad de las grandes marcas o las mujeres famosas ya hablan de feminismo nos damos cuenta de que no estamos profundizando en el machismo, y no es porque ya sepamos qué es.

El machismo tiene cara de hombre que pega a su mujer, únicamente. Pero no hablamos del novio que viola, del jefe que opina sobre el cuerpo de su empleada, del hombre de 60 años del barrio que las mira como un escaner y de vez en cuando suelta una burrada. No hablamos de ellos porque no los identificamos.

 "Todavía no se entiende lo que es el machismo, como para intentar entender qué es el feminismo."

El machismo no tiene discurso, siempre utiliza la violencia simbólica, la ridiculización o los mandatos de silencio. Todo viene de nuestra educación, nada es lo mismo si eres un hombre o una mujer. Están consiguiendo que las niñas y adolescentes tengan un lío tremendo en la cabeza: primero les dicen que pueden conseguir lo que quieran, aunque no sea así, y luego les dicen que todo pasa por su apariencia física y que deben usar su capital erótico para mejorar en su profesión.

 Las niñas conocen el mundo a través de los gustos de los hombres porque el fenómeno de la hipersexualización les convierte en trozos de carne que deben pasar por la mirada y aprobación masculina.

Hay un problema muy grave del que no estábamos hablando, y es que las niñas no tienen referentes, las únicas mujeres a imitar son princesas o reinas. No nos hemos preguntado en toda nuestra etapa educativa cómo es posible que no hayamos leído a mujeres.

Mujeres representadas en los libros de texto de la ESO: 7'5%, menos del 20% de las obras expuestas en los museos españoles son de mujeres.

 Las protagonistas lanzaban una pregunta para intentar dar una respuesta a estos datos: ¿Si salen menos mujeres y hablan menos mujeres, querrá decir que tienen menos cosas que decir o que tienen menos peso en la construcción social? La respuesta nos la podía dar el filósofo Rousseau, al que todas hemos estudiado, que afirmaba: "las mujeres habéis venido al mundo para que nuestra vida sea más agradable".

Lo triste de todo esto, no es que los hombres construyen esta imagen de las mujeres sino que las mujeres también tienen una visión masculina del mundo, cuando una mujer mira a otra mujer también lo hace desde una perspectiva masculina.

Cuando hablan de las relaciones afectivo-sexuales, de la monogamia impuesta, del amor romántico que sienta las bases de estas, vemos la mejor arma del patriarcado.

Las mujeres están más ocupadas intentando que les quepa el pie en el zapato de cristal que en romper el techo de cristal que les va a hacer libres.

 Nos han hecho creer a las mujeres que preferimos quedarnos en casa, que esto es una decisión libre y que el amor es lo más importante que hay en nuestra vida. Los hombres, aunque también caen en los mitos del amor romántico, nunca son los que deciden abandonar sus trabajos, ni sus estudios. Sus proyectos personales y profesionales prevalecen por encima del amor.

Se han hecho estudios de género que confirman que el día más difícil de un hombre es cuando pierde un trabajo y el día más difícil de una mujer es cuando se separa, cuando pierde una relación amorosa. Con esto no decimos que el amor sea malo, el amor es maravilloso, pero cuando pones el sentido de tu vida en otra persona, tú lo has perdido y dependes ya emocionalmente de ella.

 Esto no es un problema individual, no es que las mujeres sean más débiles o no tengan claros sus propósitos, sino que existe toda una estructura social operando para que ellas acaben tomando esas decisiones.

Estos son algunos de los pilares que mantienen a las mentalidades machistas  y contra los que luchan las protagonistas del documental.  También se abordan los temas más polémicos dentro del movimiento, haciendo una discusión entre las defensoras del feminismo liberal y las del feminismo radical. La frase esperanzadora con la que cierran el documental es: el futuro será feminista o no será.

Compartir

Topic ·

Netflix

    Artículos relacionados