Gracias a Mindhunter por darnos a Wendy

La nueva serie de David Fincher no es estrictamente feminista, pero construye personajes femeninos complejos y creíbles. En casi diez horas de metraje, solo...

20 marzo 2018 ·
Compartir
binary-netflix-mindhunter-min

La nueva serie de David Fincher no es estrictamente feminista, pero construye personajes femeninos complejos y creíbles.

En casi diez horas de metraje, solo hay una escena en la que dos mujeres hablan a solas y otra en la que hablan en presencia de un hombre. Sin embargo, Mindhunter presume de unos personajes femeninos tan fuertes que nos llevan a plantearnos si aprobaría un visionado con las gafas violetas.

Según el test de Bechdel una película o una serie es feminista cuando aparecen dos o más personajes femeninos, los cuales. Además, deben interactuar entre ellos sin basar sus conversaciones en hombres o el cuidado de los mismos. Dicho esto, podemos determinar que Mindhunter no pasa este test. Pero tratándose de David Fincher, quien produce y dirige cuatro capítulos de la serie, le damos una oportunidad esperando alguna sorpresa.

Dentro de la ficción no hay miedo a usar la palabra machismo. Wendy se encarga de recordarles a sus compañeros que tienen actitudes normativas y patriarcales. También hay cabida para normalizar el travestismo o la homosexualidad.

Después de unos capítulos protagonizados por dos hombres del FBI. Que intentan analizar las mentes de criminales peligrosos e instruir a otros agentes del cuerpo, sucede lo que marca la diferencia. La incorporación al equipo de la doctora Wendy Car, interpretada por Ana Torv. Se trata de un personaje inteligente, con cierto grado de frialdad, que. Más allá de exponerse como algo negativo, se justifica con su profesionalidad a la hora de trabajar y la necesidad de hacerse respetar en un entorno plagado de hombres. Sin embargo, ella no es sólo eso, sino que tiene matices y es imprescindible en la evolución de él.

Fuente · Netflix

Tanto Debbie como Wendy engullen a sus compañeros y empoderan. Sin ser las protagonistas, ellas ocupan una posición superior a ellos en cuanto a inteligencia y madurez. Incluso los planos suelen favorecerlas mediante la composición y la perspectiva.

Hay que tener en cuenta que la serie está ambientada en los Estados Unidos de los años 70 y está basada en hechos reales.

Lo que podría justificar la escasa presencia femenina dentro del FBI o en cargos de poder. Pese a esto, en varios momentos vemos mujeres que aparecen de forma fugaz desempañando puestos de cierta responsabilidad como la fiscal del estado de Georgia o la pareja de Wendy. profesora en la Universidad.

No sólo podemos identificar feminismo en ellas. Sino que ellos ofrecen una imagen de la masculinidad algo más pulida con respecto a lo que estamos acostumbradas. El trabajo de estos agentes del FBI visibiliza la misoginia arraigada en la sociedad y es que. Se dedican a estudiar el comportamiento de asesinos en serie para clasificarlos y buscar patrones. (De hecho fueron ellos los que acuñaron el término Serial-killer). Pero lo que a simple vista todos tienen en común es que sus víctimas siempre son mujeres.

https://binarymag.es/cine/el-color-de-la-peli-que-estas-viendo-por-streamcloud/

Entrevistando a algunos de los criminales más violentos del país. Los protagonistas escuchan testimonios que podrían herir la sensibilidad de cualquiera, también la de un hombre hetero. Y aunque esto no suele pasar en las películas, aquí sí pasa. Las sesiones con los presos acaban provocándoles cierta inestabilidad emocional. Son discretos. Pero el espectador sí advierte los cambios en sus personalidades. El que visiblemente está más afectado es Bill, quien prometía ser el personaje arrogante y experimentado de la pareja de policías.

Wendy es un personaje con carácter y determinación. No tiene miedo a actuar en base a lo que piensa ni pretende ser lo que las mujeres deben ser según el imaginario masculino.

Dentro de la ficción no hay miedo a usar la palabra machismo. Wendy se encarga de recordarles a sus compañeros que tienen actitudes normativas y patriarcales. También hay cabida para normalizar el travestismo o la homosexualidad. Probablemente el hecho de que Charlize Theron sea productora ejecutiva de la serie haya influido en que el guion sea más inclusivo y feminista.

Fuente · Netflix

Wendy es un personaje con carácter y determinación. No tiene miedo a actuar en base a lo que piensa ni pretende ser lo que las mujeres deben ser según el imaginario masculino. Además, se deshace de estereotipos. Ella no abandona sus empeños laborales por amor sino que hace justo lo contrario.

Todo esto puede derivar en el síndrome ‘Skyler puta’.

Puesto que una mujer que le planta cara y restringe en según qué cuestiones a un hombre no suele agradar a un determinado sector del público. Como nos enseñaron muchos seguidores de Breaking bad.

Mindhunter no es una serie feminista. Nos muestra la violencia más extrema hacia las mujeres pero nunca palpamos el sufrimiento de las víctimas. Es una serie de hombres perfectamente construida, pero esa exactitud hace que conozcamos personajes femeninos reales y complejos. Merece la pena por ellas.

Compartir

Topic ·

hollywood

    Artículos relacionados