Erika Lust nos explica como rodar porno feminista

Erika Lust es una de las directoras pioneras del cine erótico feminista e igualitario en España.

31 mayo 2021 ·
Compartir
erikalust_binary

Todavía me acuerdo cuando termine de ver el primer capítulo de la serie documental “Hot Girls Wanted: Turned On” en donde aparecía Erika Lust. Me acuerdo que la googlee y mire algunos de sus trabajos… Lo que más me llamó la atención fue como me erotizó y excitó eso que estaba viendo, era distinto al porno mainstream que consumía, no se como explicarles muy bien que es lo que me paso. Si puedo decirles que una buena historia suma muchísimo al porno.

Para quienes no saben de quién estoy hablando, Erika Lust es una sueca que vive en Barcelona, es LA directora de cine independiente para adultos más importante. Es pionera en su area. Muchxs lo llaman también porno feminista. Para conocer más sobre el tema charlamos en Binary con ella.

Primero, se preguntaran que diferencia hay entre el cine porno “tradicional” y lo que ella realiza, bueno ella nos contó que “estamos acostumbrades a las películas hechas por hombre blancos, cisgenero y heterosexuales, enfocadas exclusivamente en los genitales y la penetración.” A su vez la mujer es como la estrella de la película. Pero solo está ahí para complacer al hombre, mostrando que el sexo se les hace a ella, y no dejando que participen activamente.

El valor de Erika Lust

Otra cosa que casi no se ve en el porno mainstream es el hecho del consentimiento y comunicación entre las personas involucradas en la escena. Cuestión fundamental de todas las relaciones sexuales. A ver, por lo general es la chica que se le rompió el auto en el medio de la nada, y justo pasa un muchacho superfortachón a solucionar el problema y “rescatarla”. Como agradecimiento la chica le tiene que hacer sexo oral por ser su “príncipe”.

“Con mis películas, quiero retratar sexo realista con una visión cinematográfica. Quiero capturar todo el sentimiento del sexo: la química entre les performers, sus cuerpos tocándose y conociéndose. La evolución de sus sensaciones durante el sexo. Cuando trabajo en una historia, siempre me pregunto: ¿qué despertó el deseo entre estas personas y por qué? ¿Cómo se seducen y cómo se excitan juntes? Creo que una película porno con imágenes hermosas y una trama cautivadora puede ser mucho más sexy y excitante que la mayoría de la pornografía gratuita que puedes encontrar en los sitios de porno gratuitos, que a menudo tienen títulos racistas y misóginos”, nos cuenta Erika.

El sexo real

Una frase que dijo y es perfecta para retratar su trabajo es que el “sexo se rueda en freestyle”. Les performes no se preocupen por la cámara, posando para ella y haciendo posiciones sexuales imposibles, sino que conecten entre ellos y disfruten. “Mi porno se trata de dar valor al placer real de todes les involucrades en el sexo y dejar que el público se identifique con él o se inspire en él. El hecho de que haga mis películas desde una perspectiva femenina no significa que solo haga ‘porno para mujeres’. Quiero mostrar diferentes lados de la sexualidad y de perspectivas cinematográficas, para hacer algo diferente del porno estereotipado producido en masa que puedes encontrar en los sitios de porno gratuitos. Estoy segura de que todo tipo de público puede beneficiarse al ver pornografía hecha a partir de un perspectiva inclusiva.”

No se confundan, no crean que si una mujer esta detrás de las cámaras es porque solamente se dirigirá a una audiencia de mujeres. La verdad que eso no tiene nada que ver. Por ejemplo la audiencia en en XConfessionsLust CinemaElse Cinema y The Store by Erika Lust, tiende a estar compuesta por un 60% de hombres y un 40% de mujeres. También nos contó que hoy en día cada vez más personas buscan y quieren un cine para adultos más realista, inclusivo y original. Basta de genitales chocándose entre sí hasta llegar a la eyaculación del hombre, porque esa es otra cosa… Siempre termina la escena con la eyaculación del hombre, el money shot, como si ese fuera el final del “sexo”.

“Creo que el futuro de la pornografía depende de si hay o no un cambio de simplemente usar los sitios gratuitos, y comenzar a respaldar a compañías más variadas pagando por su contenido. Los usuarios deben ser conscientes de las implicaciones éticas de ver material pirateado. Las narrativas deben cambiar: debemos dejar de mostrar estereotipos de género dañinos y comenzar a representar a hombres y mujeres como colaboradores sexuales igualmente importantes. Les performers deben ser representativos de la verdadera gama de las identidades humanas. En lugar del mismo arquetipo de pornografía blanca y delgada, deberíamos tener una variedad de cuerpos, etnias e identidades, mientras evitamos la fetichización tóxica de las diferencias que prevalece en la pornografía convencional”, nos explicó Erika con respecto a su opinión de la industria.

Consumir con consciencia

En los últimos años, dice Lust, nos hemos vuelto más conscientes de lo que consumismo, y los negocios éticos y sostenibles han experimentado un auge. Está bueno si esa tendencia se traduce en “actitudes de la gente hacia la pornografía y que comiencen a pensar más en las consecuencias de no pagar por ella y no depender de los sitios gratuito”. Actualmente, al ser todo tan gratuito, el dinero para producción es poco, lo que se traduce en una representación pobre de la sexualidad. 

Es importante escuchar a personas como Erika, porque nos guste o no, la pornografía tuvo/tiene un rol importante en nuestra educación sexual. “El porno mainstream se ha convertido en la principal fuente de educación sexual para los más jóvenes. Sabemos que un gran porcentaje de escuelas no ofrece una educación sexual adecuada. En ningún momento de la educación de un niño o niña alguien les enseña sobre el consentimiento, lo cual parece bastante importante, ¿no? ¡Nuestros hijos e hijas no son ajenos al sexo! Se enteran de la sociedad que los rodea y van directamente a Google para encontrar respuestas. Y desafortunadamente, casi cada vez que escribes algo relacionado con el sexo en un motor de búsqueda, serás recibido por algo como PornHub, donde serás bombardeado con mucho sexo degradante que no siempre parece ser consensual”.

Para cerrar, retomando algunas ideas de Erika, me parece importante empezar a pensar lo que consumimos, si hay consentimiento de las partes en la escena, si es algo filtrado, o si los cuerpos, posiciones, medidas se condicen con la realidad o nos generan falsas expectativas. Apoyar a personas como Erika Lust hace que podamos disfrutar del porno de una manera distinta y super erotizante. Háganme caso y miren algo de ella que se van a recontra calentar…

Compartir

    Artículos relacionados