Isabel Diaz-Ayuso la reina del baile saudí

Oda a la igualdad de Díaz-Ayuso El domingo pudimos ver cómo se coronaba a la reina del baile saudí. No había cuenta de Twitter...

15 enero 2020 ·
Compartir
diaz-ayuso-binary

Oda a la igualdad de Díaz-Ayuso

El domingo pudimos ver cómo se coronaba a la reina del baile saudí. No había cuenta de Twitter de dirigente del Partido Popular que no alabara la decisión de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz-Ayuso, de no vestir hiyab (pañuelo que tapa el pelo de la mujer) ni hallaba (túnica larga que tapa el cuerpo de la mujer) durante la entrega de la Supercopa de España, celebrada en Arabia Saudí.

Numerosos usuarios de la red, la definían como un icono feminista y como una representante del “feminismo real” (y no el de “pega” de las malditas feminazis). Y, poniéndole la guinda estaba el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida. Afirmaba en su cuenta que Isabel Díaz-Ayuso “ha hecho más por la libertad de las mujeres que el feminismo de las bonitas y bonitos”, convirtiéndola así en el faro de luz que tanto necesitábamos desde el feminismo.

"Las mujeres extranjeras que entren al país por turismo, están exentas de llevar hiyab o abaya"

Lamentamos traer malas noticias para el feminismo. En Arabia Saudí, las mujeres extranjeras que entren al país por turismo, están exentas de llevar hiyab o abaya desde 2019. La razón de esto no es otra que la búsqueda de una fuente de financiación extra al petróleo.  Trabajan en un  aumento del turismo como nueva fórmula para incrementar la economía del país.

En cualquier caso, las embajadas y delegaciones oficiales de este país, permitían que dentro de estas, se pudiera prescindir de esta prenda. En la última década y tirando de hemeroteca, hemos podido ver a algunas dirigentes políticas como Theresa May, Angela Merkel o Michelle Obama, apareciendo sin el código de vestimenta requerido por el país. Por tanto, Díaz-Ayuso no solo no es el icono feminista que pretende vendernos la derecha española, sino que ni siquiera ha sido la primera.

Pero nuestra presidenta va un paso más allá y  defiende que más que igualdad entre hombres y mujeres, lo que quiso es reivindicar la libertad. Piiiii. Error. Si buscamos la coherencia (y debemos) en el discurso político de nuestros dirigentes, nos vemos obligados a hacer un análisis rápido del gobierno que encabeza Díaz-Ayuso. La Comunidad de Madrid, junto con la alcaldía de la capital, está encabezado por el Partido Popular, pero no permanecerían ahí si no fuera porque tienen dos poderosos socios que les sustentan.

Por un lado, Vox, que se encuentra especialmente en el punto de mira debido a algunas medidas que atentan directamente contra los derechos de la mujer, como la derogación de la Ley de Violencia de Género, o por considerar algunas de las reivindicaciones del colectivo LGTBQi como “imposición ideológica”. Sin dejar de lado a Ciudadanos y su regularización de los vientres de alquiler.

"Arabia Saudí ha pagado 40 millones a la Real Federación Española de Fútbol para disputar la Supercopa de España en este país"

Además, hay otro debate. Arabia Saudí pagó 40 millones a la Real Federación Española de Fútbol para disputar la Supercopa de España en este país. Algo alejadas de esta cifra se encuentran los 33 millones, pero de personas que habitan este país sin rozar ni de lejos los derechos humanos. Y, mucho menos los derechos de la mujer.  Por tanto, Díaz-Ayuso no está luchando por las libertades, por la igualdad ni por el feminismo. No reivindicó los derechos de la mujer, se convirtió en cómplice del régimen saudí sentándose en uno de sus palcos VIP. La única manera de reivindicar es con un total y completo boicot a la Supercopa, no asistiendo. Pero como dice el refrán: “dinero ten y todo te parecerá bien”. Eso sí, no hay que quitarle mérito a Díaz-Ayuso porque se ha ganado el título de reina, pero en esta ocasión, del purplewashing.

Compartir

    Artículos relacionados