Qué bonito independizarse. Sea por el motivo que sea. Echar alas siempre sienta bien. Y si te vas a la capi, pues mejor que mejor. Pero claro, para ser un verdadero príncipe o princesa se necesita un castillo, así que el primer paso para comenzar este maravilloso sueño es encontrar PISO. Qué lástima que, como en todo cuento de hadas, siempre debe haber un malo, y en este caso será el agente inmobiliario.

Pues bien, el Érase una vez comienza en Google. El gran oráculo te ofrecerá páginas que te harán caer en un vicio muy peligroso ya que, a partir de ahora, en cuanto te salte la notificación de un nuevo piso en el móvil, te lanzarás a llamarlo, como el más on fire de los drogadictos llama a su camello un sábado noche.

Empezarás a conocer los entresijos de Fotocasa, Idealista, Habitaclia… y, de repente, hablarás más con agentes inmobiliarios que con tu propia madre.  Así que, ármate de paciencia, porque cada vez que trates de ir a visitar un piso entrarás en la más dura de las competiciones: la de llegar el primero. Así que ya sabes, tonto el último, y lleva siempre la fianza en el bolsillo porsiaca.

Cada vez que trates de ir a visitar un piso entrarás en la más dura de las competiciones: la de llegar el primero

Pero bueno, como se suele decir, hablando en plata: ¿qué pasa con el money? Pues bien, ¡Welcome to the jungle! Todo quisqui va a querer aprovecharse de tu desesperación. Así que a los 250 euros que decías tener de presupuesto en la mejor de tus borracheras. Habrá que sumarle un riñón y medio más solo por reservar.

O bueno, también se puede tener en cuenta la nueva estrategia de algunas startups. Que ofrecen pisos de 3 metros cuadrados por este precio. Opción que, a lo mejor, hay que empezar a barajar. Quizás tener ventanas empiece a ser secundario…

Imaginémonos por un casual que conseguimos la keli deseada. Pues bien, aunque ya es costumbre pedirte casi hasta los análisis de sangre. Siempre tratarán de engañarte a la más mínima.  Es el caso de alquilerseguro.com, quienes tienen un modus operandi muy bien pensado, todo sea dicho. Una vez que enseñan la keli a muchachos desesperados, que por poco se ven viviendo bajo un puente, les piden un depósito de 200 euros para poder reservar el piso.

Lo que estos no saben es que con la reserva pasan dos cosas: 1) Que les hacen pagar 8 euros más por lo que ellos denominan “garantía de devolución de señal” . O, lo que es lo mismo, 8 pavos que no volverán a ver en su vida. Y 2) Que al pagar este dinero aceptan competir en una carrera que ni Fernando Alonso conseguiría ganar. Ya que tienen que luchar contra el resto de pringados. Quienes también se han creído lo de la reserva. Luchar por ver quien es el más rápido en entregar los mil documentos solicitados para alquilar el palacete.

Imaginémonos por un casual que conseguimos la keli deseada. Pues bien, aunque ya es costumbre pedirte casi hasta los análisis de sangre. Siempre tratarán de engañarte a la más mínima.

Pues bien, estoy totalmente convencida de que el winer de los winers no existe, sino que estos mamones se llevan los 8 euros de todos los pobrecicos que pican y a todos les dicen que ha sido otro el ganador. Después de esto dejan la casa en reposo un mes o dos y después la vuelven a enseñar siguiendo el mismo procedimiento. De esta forma no solo consiguen esos 8 euros multiplicados por el número de pobres crédulos que depositan la fianza, sino que también consiguen un montón de documentación que a saber qué hacen con ella. ¡Así que ya sabes! No te fíes ni un pelo

Ahora bien, Madrid es muy guay, eso no lo dudéis. Así que no desesperéis. Todos lo hemos acabado consiguiendo. Mi consejo es que en lugar de invertir vuestro dinero en una inmobiliaria, lo hagáis en salir de fiesta para hacer el mayor número de contactos posible que os puedan ir acogiendo en lo que termina esta pesadilla inmobiliaria. ¡Mucha suerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*