La diseñadora Susana Banana nos viste de "niña dosmilera, cursi y petarda"

The Coolslaw vuelve a parir en forma de colección, esta vez con los nueve looks que desearías haber llevado en tiempos de Lizzie Mcguire. Hablamos con su creadora Susana Banana.

11 octubre 2021 ·
Compartir
susana-banana_binary

Look de la colección Infatuation

Susana García, conocida en redes sociales como Susana Banana, ha vuelto a hacer de las suyas. La diseñadora, estilista y “bad influencer” (como se define ella), sacó la segunda colección de su marca el 16 de septiembre con una campaña de ensueño en la cual la mayoría de los millennials pueden ver reflejada su infancia. 

The Coolslaw fue creada en junio de 2020 de la mano de su primera colección, New Era, un cócktel entre lo ochentero y lo ‘zeta’. Sin duda, la marca de la diseñadora ha sido el resultado de un pálpito que siempre ha llevado dentro: “No me podría imaginar mi vida sin haberme decantado por la moda. No ha habido nunca ningún plan B. No se me viene a la mente ningún referente, más allá de que Raven o Lizzie Mcguire quisieran ser fashion designers por un día y se me quedase grabado.”

Susana Banana “Soy muy caótica. La primera colección era un adelanto de esta.”

La práctica hace al maestro, y aunque desde fuera solo se vean dos colecciones impolutas con mucho potencial, para Susana hay una gran diferencia entre una y otra. “Mis nociones al salir de Diseño eran básicas, por lo que la primera colección era mía -mis diseños, mis telas, mis inspiraciones- pero el hecho de no haberla confeccionada yo misma me hacía sentir que no lo era”. Es por esto, que haber confeccionado Infatuation Collection ha hecho que Susana haya sentido este repertorio mucho más suyo que el anterior, aunque esto haya llevado su tiempo: “Yo soy muy caótica y la movida era que la primera colección era un adelanto de ésta. Pero claro, con un año de diferencia tenía más sentido tratarlas por separado.”

Por otra parte, el proceso creativo y la inspiración de Infatuation es un homenaje por todo lo alto a los años 2000: “muy spice girls, McDonalds, Lindsay Lohan… lo que viene siendo todo lo que ha conformado el escenario de nuestra infancia". Si hay algo que destacar de Infatuation Campaign es la faceta más caótica de Susana. Sin embargo, la ‘obsesión’ por esta campaña ha conseguido que la diseñadora haya creado nueve looks en los cuales el color, los guantes, el lamé y el tweed no han podido faltar para devolver a la calle lo que algún día fue suyo. 

“Infatuation Campaign es un remember a nuestra generación; de niñata dosmilera, cursi y petarda”

Abanderada desde el minuto uno del slow fashion, la creadora de The Coolslaw asume que en España la moda emergente aún no es de interés común: “En otros países el hecho de comprar ropa diferenciada y única que no tienen los demás está muy interiorizado. En cambio, aquí a la gente le da igual ir a un evento y llevar un outfit parecido al de la mayoría”. Con su marca, Susana pretende que la moda sea ‘pausada’, inclusiva y diversa ya que defiende que todo el mundo se pueda sentir cómodo vistiendo sus creaciones. “Yo no tengo las prendas hechas. A mí alguien me dice que tiene una 42 o una 38 y se la hago exclusivamente para que se sienta súper fancy. Así funciona para mí el slow fashion, estando en contacto con la otra persona y sin malgastar nada”.

Un homenaje por todo lo alto a los años 2000.

Y es que, a pesar de todo el ‘caos’ que haya detrás de diseños innegablemente increíbles, Susana sabe siempre cómo hacer que todo lo que toca brille (y sin hablar de tejidos). Sin lugar a duda, la mezcla perfecta entre consciencia y humor. Ella es así, la reina del pop. Una diva que sí tiene nombre, y sobretodo un montón de ilusión. Ella es Susana Banana, el talento más excéntrico reflejado en The Coolslaw, y la obsesión por una colección a la altura de una futura Ego.

Compartir

    Artículos relacionados