Euphoria, la serie que la Generación Z pedía a gritos.

Euphoria, la serie con el titular "30 penes en una misma escena" ha demostrado que es provocadora y directa como ninguna otra. Hace un...

2 septiembre 2019 ·
Compartir
euphoria-hbo-serie-desnudos-droga-polemica-2-1561542290-640x320

Euphoria, la serie con el titular "30 penes en una misma escena" ha demostrado que es provocadora y directa como ninguna otra.

Hace un mes empece la serie de Euphoria. Una más de las 1.000 series teenager que me trago al año, o al menos eso pensé. Ya en los primeros 10 minutos, con la narración de la protagonista Rue (Zendaya) sobre su adicción a las drogas, me dí cuenta de que la había juzgado antes de tiempo.

Euphoria me recuerda a la serie que marco mi adolescencia. Skins era para la Generación Millenial, lo que es Euphoria para la Generación Z. El hecho de que cada capítulo te muestre la historia de cada uno y el momento que marco su vida, nos permite empatizar y profundizar en la complejidad de los personajes.

La controversia que genera en el espectador junto con lo explicita y clara que es con temas como el sexo o las drogas, hacen que la serie sea brillante.

 

Es cruda y cruel como la vida misma, con toques irónicos y desenfadados para suavizar el drama. Te genera miles de emociones en segundos, con rápidos movimientos de cámara y constantes cambios de escena, que lejos de quedar excesivo, te hacen entrar en un estado de tensión y ansiedad, que no te deja despegar los ojos de la pantalla.

A diferencia de otras series, Euphoria no se centra en la rivalidad entre mujeres. Rue, Jules, Maddy, Kat, Cassie y Lexi son personajes complejos y diferentes entre sí, que en lugar de putearse, se echan un cable de vez en cuando. No se centrar en juzgarse las unas a las otras, o al menos la serie no se centra en eso. Al principio todos pensábamos que Maddy, Kat y Cassie iban a ser las nuevas Regina, Janis y Karen a lo Mean Girls, para luego darnos en la cara y mostrarnos que no siempre las tías somos unas cabronas entre nosotras. Aquí el enemigo común es el tío que te jode la vida por ser un psicópata, un superficial o un celoso.

“Euphoria te recuerda que nadie sabe lo que está haciendo, que uno lo hace lo mejor que puede y el resto lo va resolviendo por el camino” Zendaya.

Por no hablar de la estética y el make up de la serie, que crean un producto visual cuidado de principio a fin. El maquillaje es la forma de expresión que codifica como se sienten ellas en cada momento.

El neón de Juls, las lagrimas de purpurina de Rue o la pedrería de Maddy, son formas de expresión que encajan con los sentimientos de cada una de ellas. Verlas sufrir con esos colores fantasía en sus rostros, le da belleza y dramatización a cada escena. También marca la evolución de personajes como Kat, la chica virgen que se convierte en una dominatrix.

Euphoria es una de esas series que te hacen amar y odiar a sus personajes. Te muestra como los adolescentes son el reflejo de una sociedad corrompida por los estigmas sociales, los prejuicios, el mal uso de las redes sociales, la pornografía, las drogas y la violencia. La adolescencia es esa etapa de crecimiento que ensucia nuestro lienzo en blanco, donde aparecen los primeros síntomas de un mundo donde una de cada cuatro personas sufre algún trastorno mental. Si estas buscando una serie que muestre, sin tapujos, el duelo que viven los adolescentes para enfrentarse a estos problemas, está es la serie que estás buscando.

Compartir

Topic ·

amorsexo

    Artículos relacionados