¿Pueden los tatuajes ayudarte con la ansiedad?

La tatuadora Criminal Poke desarrolla un proyecto para calmar la ansiedad con tatuajes.

31 diciembre 2020 ·
Compartir
tatuajes_binary

La tatuadora Criminal Poke (@criminal.poke) es la responsable del proyecto "No pasa nada". Un proyecto de tatuajes terapéuticos que trata de luchar contra el trastorno de ansiedad generalizada. Mediante el recordatorio de que "no pasa nada", todo está bien, la artista trata de ayudar a sus clientes tatuándoselo en la piel. Así, cuándo tengan una crisis, tendrán el recordatorio siempre ahí. Criminal Poke realiza esta acción mensualmente, por un precio simbólico que equivale al coste de los materiales.

Ahora nuestra pregunta es ¿funciona? ¿se puede calmar la ansiedad gracias a los tatuajes? Hemos quedado con Criminal Poke para hablar de salud mental, tatuajes y las conexiones entre ambos mundos.

Nuestra generación, la gente entre 17 y 35 años, somos la que históricamente más problemas de salud mental sufrimos ¿Cuáles crees que son los motivos? 

El mundo en el que nacimos, crecimos y vivimos. El cambio de milenio, el choque tan brutal que tuvimos del papel al código binario. Adaptarse a ese nuevo mundo, de alguna manera. Y las prisas. Que todo hoy en día tiene que ser para antes de ayer.

¿Se habla lo suficiente de ello?

Para mi no. No se habla nada. Por miedo, creo. De cara a la sociedad, lo que pensarán los demás… esto es un gran problema que históricamente ha tenido la humanidad.

¿Cómo solucionar estos problemas? ¿Debemos tomar medidas individuales o por el contrario deberían ser estructurales? 

Primero se debería de tratar de forma individual. Admitiendo que existen las enfermedades mentales. Y que no son problemas, sino enfermedades. No supliendo las carencias con vanidades. En mi opinión, hay que alimentar el alma. Al igual que alimentamos nuestro cuerpo para que funcione bien, o nuestra mente. Construyendo de manera individual, puedes dar lugar a formas colectivas. 

Existen las enfermedades mentales. No son problemas, sino enfermedades.

Los problemas de salud mental ¿son una cosa a tratar desde la esfera política?

Para mi, la política entendida como un pilar social, que hoy en día es algo utópico, tendría que tratarlos. 

¿Cómo te ayudó el mundo del tatuaje a superar el trastorno de ansiedad generalizada? 

Me ayudó, me salvó la vida, y me sigue ayudando. Me concentro en mi trabajo desde que diseño la pieza hasta que está en el cliente. Es relajante, me evade, y en general me ayuda. Cuando está en el cliente, cuando tengo puesta la calca, intento que la pieza quede perfecta. La perfección no existe, pero trato siempre de superarme y crecer. Me evado con ello de mis problemas e intento aprender y mejorar cada día. 

¿Cómo crees que tu propuesta “no pasa nada” puede ayudar a otras personas? ¿Cómo la llevas a la realidad? 

Creo que puede ayudar porque a mi me ha ayudado. Todo empezó un día que me cancelaron una cita por la mañana. Unas semanas atrás, cuando mi psiquiatra me dijo que cuando hablara con mi ansiedad, que hay que afrontarla, entenderla y no tenerle miedo, porque entonces es cuándo el problema se hace grande, me dijo que me repitiera que “no pasa nada”. Y ese día, en el que me cancelaron la cita, se me ocurrió tatuármelo. Y me ayuda. Cuándo hay días que la ansiedad me jode más, veo el tatuaje que llevo en el dedo índice, respiro, me tomo mi tiempo, me tranquilizo… y de algún modo hablo con mi ansiedad y le digo que todo está bien, que me deje trabajar y hacer mi día a día. Luego, pensándolo, ya que me dedico al mundo del tatuaje, igual podría ayudar a otras personas con su problema de ansiedad. Lo llevé a cabo con este objetivo, y actualmente siento mucho apoyo al proyecto. También me mandan mensajes de agradecimiento, diciendo que les ha ayudado, y esto también me ayuda a mi.

Mi psiquiatra me dijo que me repitiera que “no pasa nada”

Estamos viviendo un resurgir del mundo del tatuaje, sobre todo del estilo Ignorant ¿a qué crees que es debido? ¿Es una moda, o crees que tiene que ver con nuevas formas de entender la identidad? 

No me gusta la etiqueta de modas. Es algo personal, propio, algo en mi cabeza. Pero por ello no puedo negar la existencia de que las halla. Creo que estamos en un momento social de una catarsis tremenda. Y la gente se siente libre de expresarse de cualquier modo, libres para ser quienes son… y eso es genial. Esto también se lleva a la piel. El estilo ignorant representa hoy en día a la sociedad, cómo la puede representar un tipo de música, el rap o el trap, una música más callejera… representan la vida que ahora tenemos. Son cosas con las que realmente se identifica. 

Pero no creo que sea algo nuevo, el estilo tradicional americano nació así. Cuando nació, los tatuadores como por ejemplo Sailor Jerry, el tatuador americano más reconocido de todos los tiempos, tatuaba cosas que representaban a sus clientes. Marinos porque eran marineros o mujeres voluptuosas porque tenían una mujer en cada puerto.

El tatuaje estilo Ignorant ¿crees que envejecerá bien? 

Si está bien ejecutado, como cualquier otro tatuaje, si. ¿Por qué no? Ahora las tintas son de muy buena calidad. Al igual que las agujas y máquinas que utilizamos. Por lo que el envejecimiento será mucho mejor que los tatuajes realizados en el pasado. En los que las tintas se extendían por la piel. Considero que va a envejecer bien. 

¿Qué significa para ti tener algo “grabado en la piel”? 

Son recuerdos, trozos de mi vida. Lo que me gusta, gente a la que quiero…

Los tatuajes ignorant representa hoy en día a la sociedad

¿Conoces alguna otra propuesta que utilice tatuajes de manera terapéutica? 

Sólo se de otra propuesta terapéutica, que me parece maravillosa, y es sobre el cáncer de mama.  Son tatuajes realistas en los que se estudia el color de la persona para reconstruir el pezón. Y que estéticamente y cuándo la mujer se mire en el espejo, se vea bien. Me parece un trabajo maravilloso. 

¿Nuestra generación se tatúa más que las anteriores? 

Más que la de nuestros padres o abuelos, en este país, sí. Pero, fuera de él, las cosas siempre fueron a otro ritmo. Aquí tuvimos un parón de 40 años, todo va más lento. Gracias a dios, tenemos documentos gráficos de grandes fotógrafos, y otros anónimos, que nos enseñan que en 1910 la gente en Estados Unidos, la gente iba más tatuada que hoy en día puede ir incluso un tatuador. 

¿Se ha incrementado el número de personas que desean tatuarse después de la crisis del coronavirus? 

La verdad es que sí. Me sorprendió mucho, porque pensé que habría problemas, que la gente iría a otra marcha. Sin embargo, se ha incrementado el número de personas que quieren tatuarse de manera significativa. Mi impresión es que la gente ha empezado a pensar más en el hoy, y no tanto en el mañana. ¿Qué pasará el día de mañana si voy tatuado de cabeza a pies? Pues no pasará nada.

Compartir

    Artículos relacionados