‘Sex Education’ cumple su cometido y educa sin pretensiones

Contra todo pronóstico este género adolescente también puede alcanzar la genialidad. Nunca somos mayores para las series de adolescentes. Personalmente suelen gustarme aunque intente...

30 enero 2019 ·
Compartir
portada sex

Contra todo pronóstico este género adolescente también puede alcanzar la genialidad.

Nunca somos mayores para las series de adolescentes. Personalmente suelen gustarme aunque intente negarlo. El despertar sexual o el desarrollo de la inteligencia emocional. El camino a la madurez, en definitiva, es siempre interesante. Mucho más si se hace con la gracia con la que lo hace ‘Sex Education’.

Esta serie recoge las vivencias de un grupo de jóvenes de instituto. El protagonista, Otis, interpretado por Asa Butterfield, vive con su madre, (Gillian Anderson) quien es terapeuta sexual. Es hijo de sexólogos, por lo que el sexo nunca ha sido un tabú en casa. De hecho, se trata con tanta naturalidad que acaba incomodando a cualquiera.

Como resultado, Otis tiene un gran conocimiento sobre sexualidad. Por lo que, alentado por una compañera (Emma Mackey) decide abrir una consulta en el instituto.

Los alumnos que acuden a Otis tienen dudas sobre sexo, pero, sobre todo necesitan conocerse y escucharse. Presentan problemas de adolescentes, derivados de inseguridades y de la falta de experiencia. En la primera escena de la serie vemos a un chico fingiendo un orgasmo, lo que ya nos advierte que vamos a ver algo, como mínimo, inusual. Hay quien odia su cuerpo o quien siente la presión de cumplir unas expectativas infundadas por el porno. Para todo ello Otis tiene un consejo.

En la primera escena de la serie vemos a un chico fingiendo un orgasmo, lo que ya nos advierte que vamos a ver algo, como mínimo, inusual.

Sex Education Season 1

La serie, lejos de ser un panfleto pedagógico o moralista, trata todos estos temas con frescura y afabilidad. El aborto es uno de los temas que se exponen. Pocas veces en estos formatos vemos que muchas chicas tienen que recurrir a estos procesos, lo hacen en secreto y no reciben ningún tipo de asistencia psicológica. Entran a una clínica u hospital y salen en unas horas como si nada hubiese pasado. Probablemente con un daño que es invisible para el resto.

La serie, lejos de ser un panfleto pedagógico o moralista, trata todos estos temas con frescura y afabilidad.

El punto fuerte de ‘Sex Education’ son los personajes. Todos ellos son complejos, incluso el macarra o el amigo gay, que parecen a priori el apoyo cómico, tienen una historia que les da sentido. Ncuti Gatwa interpreta a ese amigo gay que a lo largo de la serie va desplegándose hasta convertirse en un personaje que te encoge el corazón. Totalmente necesario en una serie destinada a un público joven y no tan joven.

Tenemos dosis de baile de instituto, de amor adolescente y de preocupaciones por la pérdida de la virginidad. Sin embargo, todo ello desprende un encanto absolutamente espontáneo que nos hace olvidar que hemos visto la misma receta decenas de veces.

Compartir

Topic ·

Netflixsexo

    Artículos relacionados