El festival que tienes que ver para entender algo de cine experimental.

Un referente desde hace años para los admiradores del cine de no-ficción. El festival Punto de Vista lleva años otorgando al público español retrospectivas...

12 marzo 2019 ·
Compartir
binary-portada-cine-experimental

Un referente desde hace años para los admiradores del cine de no-ficción.

El festival Punto de Vista lleva años otorgando al público español retrospectivas de los grandes artistas de vanguardia. Es difícil hablar con personas de estos círculos, de entre 30 y 50 años, sin que nombren la retrospectiva a James Benning (2009). “En España va todo muy lento”, dice Pimp Flaco en WATER BOY. Punto de Vista es un referente para superar esta tara nacional.

La edición del festival Punto de Vista 2019 será la primera que Binary podrá cubrir. Mucho entusiasmo por las películas de Ute Aurand, siendo una fuera de competición. Cineasta ya aventajada, la cinta recoge fragmentos grabados durante veinte años. A falta de ver las dos que presenta, se recomienda la asistencia a ambos filmes.

Ute Aurand atiende a una belleza inmediata, de mirada nostálgica y naif; siempre a 16mm. Una ocasión única viniendo de un corto previo de Robert Beavers. Cineasta experimental, muy asociado a Markopoulos, también de edad avanzada. La mezcla de ambas obras resulta una de las muy esperadas proyecciones del festival.

La última obra de Robert Todd, recién fallecido el año pasado, así como de Nick Collins. El segundo un breve viaje mediterráneo dividido en dos partes, a modo de cuaderno. El primero un cortometraje, en principio sólo disponibles para quienes conociesen a su hijo. Su recién suicidio animó a la familia a exhibirlo y poder colgarlo en su canal de Vimeo. Pese a lo dramático que tiñe este último dato, con alegría iremos a ver su película. De recientes retrospectivas (ella en 2017, él por Mubi este mismo año): Nazlı Dinçel y Kevin Jerome Everson. Ella, joven cineasta turca afincada en Estados Unidos; él, artista multidisciplinar y afromericano. Kevin Jerome Everson presenta la primera parte de una trilogía sobre eclipses, rodándose en 2019 la tercera y última parte en Chile.

La última obra de Robert Todd, recién fallecido el año pasado, así como de Nick Collins. El segundo un breve viaje mediterráneo dividido en dos partes, a modo de cuaderno.

La obra de Dinçel pondrá en duda el lengüaje cinematográfico una vez más. Entre performance y video educativo en esta ocasión. Tiene en su página web un manifiesto, para aquellos que quieran más información sobre Nazli.

Sobre la Selección Oficial del festival añadir dos obras que sí pudimos ver, Altiplano de Malena Szlam y Words, Planets de Laida Lertxundi. La primera una exploración del paisaje californiano. De montaje veloz y exploración de las superposiciones. Reflexión sobre el espacio (y la naturaleza, como ya hizo en Lunar Almanac). Sobre Words, Planets, Laida Lertxundi y su capacidad de crear ambientes íntimos. Una vez más, sobre la apropiación de materiales proveniente de otros autores (y muchas disciplinas). Sobre la maternidad y el lengüaje, con ese título tan evocador (la relación entre palabras y planetas). Dos piezas indispensables de los últimos años.

Altiplano de Malena Szlam y Words. La primera una exploración del paisaje californiano.

De montaje veloz y exploración de las superposiciones. Reflexión sobre el espacio (y la naturaleza, como ya hizo en Lunar Almanac).

Por último, alegrarnos como es habitual en este festival por sus retrospectivas. En este caso, por la de Jonathan Schwartz, cineasta de lo infantil, con o sin niños. Por segunda vez este año, teñido de su muerte cercana y prematura. Avisar, también, de los dos programas dedicados a Guy Sherwin, quien anduvo por España hace poco (en Xcéntric). Ambos cineastas proponen dos de las experiencias más únicas del festival. Los festivales ayudan a tener una visión del panorama contemporáneo, las retrospectivas de la obra individual de un autor.

Compartir

Topic ·

madrid

    Artículos relacionados