Las películas donde no pasa nada, son culpa de Raymond Carver.

¿Nunca te ha dado la sensación de salir del cine o ver una película en casa y pensar "No ha pasado absolutamente nada"? Hemos...

5 noviembre 2018 ·
Compartir
Binary-portada-lost-in-translation

¿Nunca te ha dado la sensación de salir del cine o ver una película en casa y pensar "No ha pasado absolutamente nada"? Hemos encontrado al culpable.

Raymond Carver (1939-1988) fue un escritor de relatos muy influyente, siendo de los escritores más reconocidos de Estados Unidos. Y aunque no lo parezca tiene mucho que ver con las películas.

En sus relatos vemos algo muy peculiar y es que en ninguno de ellos nos cuenta hechos en sí. Son vivencias en momentos aleatorios donde los personajes no están desarrollando nada grandioso o espectacular."De qué hablamos cuando hablamos de amor", "¿Quieres hacer el favor de callarte, por favor?" o "Catedral" son libros imprescindibles dentro de la biografía del escritor.

Para Raymond Carver la cotidianidad es lo más importante de un ser humano, ya que en los detalles pequeños es donde se muestra forma de ser más autentica y pura.

Lo más común en las novelas es viajar con el o la protagonista, viviendo sus experiencias y resaltando los hechos más relevantes de su vida. En las novelas siempre vemos una notable diferencia, ya sea temporal o personal. Los personajes evolucionan. Además suelen empezar con hechos relevantes, ya sea un viaje, una muerte o incluso una mudanza. En este caso Carver se centra en lo más minucioso, en lo menos relevante. Nos cuenta lo que se produce desde un hecho relevante en una vida a otro. Es un escritor de la cotidianidad menos interesante.

Esto se ha trasladado en las películas y es que esta forma de contar un fragmento de vida de los personajes se ha convertido en todo un reclamo. Aquí van unos ejemplos.

A Ghost Story

Quizás sea la película más millennial de la lista. "A Ghost Story" es la adaptación audiovisual de la novela gráfica "Aquí" de Michael McGuire. Aunque por el título parezca una película de terror, es todo lo contrario. Una película sin grandes acontecimientos y donde se ensalza las actividades rutinarias. En ella se trata la cuestión del tiempo y de la muerte desde la perspectiva de una pareja que acaba de mudarse a una casa.

In the Mood for love

Si el amor no consumado tuviera que ser una película sería esta. Una historia que vive en silencio mientras estos dos no-amantes se cruzan entre los pasillos y escaleras de un vecindario. Una película que se cuestiona también la perspectiva del tiempo y la importancia de los eventos que trascurren en la vida. Una delicia del director Wong Kar-Wai.

Reservoid Dogs

Si tuviéramos que contar la historia de un robo seguramente no la contaríamos como Tarantino lo hizo en esta película. Diálogos sobre canciones de Madonna, personajes ajenos y conversaciones que poco tendrán que ver con la trama inicial. Una película donde apenas hay acción a pesar de encontrarnos con una banda de seis criminales.

Los 400 golpes

Truffaut sabía retratar a la perfección, gracias a la nouvelle vague, el costumbrismo más detallado. En está película vemos a un enfant terrible en toda regla. Antoine Doniel es un adolescente que no recibe ningún apoyo familiar y tampoco aceptación de sus amigos, canalizando todo su odio e ira en desarrollar conductas delictivas. Personaje que inspiró a otros como el protagonista de "Submarine" o al propio Xavier Dolan.

Girl

La más reciente de la lista. Trata las adversidades de una chica trans que quiere ser bailarina de ballet. Lo usual en este tipo de películas es centrarse en la evolución del personaje, acompañándoles en sus decisiones , en este caso ya nos encontramos con una chica que está empezando a hormonarse. No nos cuenta su pasado ni su futuro, solamente estamos presenciando un pequeño fragmento de su vida.

La trilogía de la incomunicación de Antonioni

Si tuviera que destacar una película de la trilogía me quedaría con la última "El Eclipse" (totalmente recomendables "La aventura" o "La noche). Aunque estemos hablando de una trilogía, lo único que se comparte son sentimientos de los diferentes personajes, ni los escenarios ni los protagonistas se repiten. En ella volvemos a presenciar un amor no consumado (se repite bastante en la lista) donde realmente no pasa nada. Solo seguimos a los personajes en su cotidianidad, sumergidos en una inmensa tristeza.

Welcome to the dollhouse

En las películas adolescentes siempre vemos evoluciones y cambios externos. Ejemplos perfectos de estos cambios son "Mean Girls" o "Clueless". Sin embargo esta obra maestra de Todd Solonz no hay ninguna evolución en el personaje principal. La chica loser es al principio y al final del largometraje.

https://www.youtube.com/watch?v=ByfrikzjQfY

Frances Ha

Esta película cumple con todos los chiclés indies y además de parecer que no pasa nada. La película inicia con el sentimiento de desorientación de Frances, una bailarina de 30 años que no sabe cómo gestionar ni su presente ni su futuro. Cuando acabas la película te invade la sensación de haber presenciado en un pequeño detalle insignificante de una vida que podría ser la tuya.

Lost in Translation

No podía faltar en la lista. Esta película está repleta de momentos muy íntimos gracias a la soledad en la que viven los protagonistas. Sofía Coppola retrata dos almas solitarias que conviven en un hotel de Tokio. Uno de los personajes principales es un actor de éxito viviendo una crisis de identidad y el otro se encuentra en una situación similar tras haberse casado y graduado. Una gozada visual entre tanto sentimiento melancólico.

Y es que podemos encontrar miles de ejemplos en el cine de historias costumbristas donde no ocurren grandes hazañas. Quizás estemos cansados de los héroes que lo cambian todo y queramos personajes estancados, perdidos en escenas tradicionales.

 

 

Compartir

    Artículos relacionados